Loft con arquitectura de esquinas suaves

Esta antigua azotea de 220m2 se convirtió, luego de una importante reforma, en una vivienda de dos plantas con la sala de estar y dormitorios en el nivel inferior y una suite para invitados en el superior. Para potenciar la fluidez entre espacios, los arquitectos optaron por redondear algunas de las esquinas, para suavizar paredes y habitaciones. Gracias a esto, los bordes "desaparecen".

A principos de 2010, Lenka Křemenova y David Maštálka, integrantes del estudio A1 Architects, recibieron el encargo de rediseñar un loft en la ciudad de Praga. Acostumbrados a trabajos a pequeña escala, un espacio diáfano y sin divisiones les suponía un auténtico reto.

Tras la reforma, este antiguo ático de 220 m2 pasó a convertirse en una vivienda de dos plantas con la sala de estar y dormitorios en el nivel inferior y una suite para invitados en el superior.


Los arquitectos se fijaron en esa común idea de los lofts “sin divisiones”. Aunque contaron con algunas excepciones: por ejemplo, las habitaciones sí ocuparían un espacio privado. El resto de áreas comunes están conectadas dentro de un espacio fluido.



En la entrada se dispusieron varios armarios- vestidor que permiten aprovechar al máximo el espacio. Le siguen el estar, la cocina y el comedor. Para poder potenciar esa fluidez entre espacios, los arquitectos optaron por redondear algunas de las esquinas, para suavizar paredes y estancias. “Gracias a estos rincones uno se mueve con libertad, de alguna forma los bordes de las paredes desaparecen”, explican los arquitectos.



La escalera que sube a la segunda planta, en la que se integraron la chimenea y la biblioteca, también está realizada en formas redondeadas. La barandilla es una fina red de acero inoxidable.

Junto a los espacios comunes en la planta inferior hay tres dormitorios, una sala de estudio así como espacios de almacenamiento, la mayoría integrados en la propia construcción.



La elección de los materiales en el proyecto de esta vivienda fue exhaustiva. Su denominador común es la neutralidad y naturalidad. La mayoría de piezas de madera se hicieron a medida y baldosas beige de gran formato se utilizaron en los suelos de la planta baja para potenciar la idea de continuidad.


En la mayoría de casos se mantuvieron los antiguos pilares estructurales de madera.  En la cocina, el granito negro combina con el mármol brillante de las paredes y ambos contrastan con la mesa del comedor, realizada en madera de nogal sin tratar. La transición a la zona de estar se hace a través de una pared redondeada y enlucida en gris.



Opiniones (0)
23 de agosto de 2017 | 10:55
1
ERROR
23 de agosto de 2017 | 10:55
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Incidentes en la movilización de la CGT.
    23 de Agosto de 2017
    Incidentes en la movilización de la CGT.