Poblá tu jardín de plantas nuevas

La primavera es la época del año ideal para que pongas a punto tu terraza, jardín, patio o balcón; las plantas crecen con fuerza y las flores comienzan a asomarse tornando los ambientes más alegres y acogedores. Para explotar esto al máximo, te damos algunos tips que te van a ayudar a hacer plantines nuevos con tus propias manos.

Cuatro son las formas en que podés hacer plantines nuevos con tus propias manos: mediante semillas, por división de matas, por gajos o por acodos. A continuación te contamos de qué se trata cada una de ellas.

Esperamos que estos métodos te den nuevas ideas para mejorar tu espacio verde, por más pequeño que éste sea.

Usando semillas


La reproducción sexual de las plantas se da mediante el uso de semillas.

Para llevar a cabo este método no hace falta más que una maceta o espacio con tierra, y las semillas de aquella planta que queramos que crezca.

Esta es época de plantar tomates (redondos o cherry), zapallitos, pepinos, ajíes, lechugas (las variedades de verano), acelgas, remolachas, rúculas, rabanitos, zanahorias, radichetas, escarolas, melones e incluso ¡sandías!

Además, podés buscar semillas de plantas ornamentales. ¡Manos a la obra!

Reproducción por división de matas


Este método consiste en separar las matas de una planta frondosa para reducirla y obtener así nuevas plantas. Para hacer esto, la planta original debe llevar plantada unos dos o tres años.

Es importante asegurarse de que cada nueva planta cuente con un trozo de raíz y hojas. Una vez separada la nueva mata, se debe cortar dos tercios de su follaje para evitar la evapotranspiración.

Por último, la nueva mata se planta en tierra.

Este método no sólo permite generar plantas nuevas, sino que las ayuda a crecer con fuerza e incluso a florecer más.

Reproducción por gajos


Esta popular técnica asexual de reproducción que se realiza en otoño y primavera, debe aplicarse partiendo de plantas sanas y fuertes.

Para llevarla a cabo, es necesario cortar el gajo en forma recta debajo de un nudo foliar. Siempre hay que hacerlo en la parte verde de la rama en cuestión (evitar partes leñosas)

Cada gajo debe tener más de dos nudos. Se deben retirar de los dos primeros (incluyendo el que irá bajo tierra) las hojas basales para evitar la pérdida de agua por evaporación. Además, se recomienda también cortar las hojas superiores del gajo.

Finalmente el gajo se planta.

Se recomienda que los cortes se hagan por la mañana, que es cuando la planta está más turgente y, para acelerar el proceso de crecimiento, se puede aplicar hormona de enraizamiento.

Reproducción por acodos


Este método consiste en la formación de raíces antes de la separación de la planta madre. En esta oportunidad aprenderemos a reproducir plantas mediante acodos subterráneos, que son los más fáciles de lograr (también existen los aéreos).

Los acodos subterráneos se dan cuando una planta echa raíces a lo largo de sus tallos. Para realizarlos se debe hacer un surco de 10 cm de profundidad al lado de planta que se quiere multiplicar.

Luego, se deben retirar las hojas del tallo dejando unos 15 cm desde la punta sin deshojar.

En tercer lugar, hay que cortar ligeramente la parte que irá enterrada y colocar allí hormona de enraizamiento y cubrir con tierra mejorada.
Opiniones (0)
18 de agosto de 2017 | 17:20
1
ERROR
18 de agosto de 2017 | 17:20
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial