Dos alumnos premiados

Pablo Iriarte y Guillermo Pereyra fueron nuevamente premiados por su novedoso y económico invento, un sistema de control de riego, que ya había sido galardonado el año pasad y que inlcuyó algunos detalles

Pablo Iriarte y Guillermo Pereyra fueron nuevamente premiados por su novedoso y económico invento, un sistema de control de riego, que ya había sido galardonado el año pasado pero que en esta ocasión ha sido notablemente mejorado por estos dos alumnos de la Escuela de Agricultura quienes le agregaron sensores que ayudan a medir la cantidad de agua que se volcó y si necesita más o menos líquido.

“La escasez de agua para riego fue la principal excusa para hacer este dispositivo que además es muy efectivo, los productores se muestran muy interesados y además la idea es concientizarlos del cuidado del agua”, comentó Pablo Iriarte, uno de los alumnos que diseñó el proyecto en conjunto con Guillermo Pereyra y su Profesora Patricia Rodríguez, con este invento obtuvieron el 100% de la puntuación durante el la Feria de Ciencias Nacionales, además recibieron el Premio Junior del Agua.

Si bien este dispositivo fue creado y probado el año pasado, ahora presenta algunas mejoras como sensores que sirven para medir la cantidad de agua y otros factores que ayudan a mejorar el riego en la zona agrícola, “Nosotros hemos tomado el proyecto del año pasado y lo hemos mejorado, le agregamos un sensor que ayudará a determinar distintos índices que le permitan optimizar el riego” dijo Patricia Rodríguez, la profesora a cargo de este proyecto que fue reconocido por el INTI y por otras entidades.

Los jóvenes ya han colocado estos dispositivos en varias fincas de la zona y los productores parecen estar más que satisfechos con el trabajo realizado, “Instalamos el dispositivo y vamos después de 24 o 48 horas y determinamos la cantidad de agua que hubo” dijo Pereyra quién agregó que una vez medidas las cantidades de agua, se le dan algunos consejos a los productores con el fin de aprovechar al máximo el recurso hídrico que tanto escasea en la región.

Lo más novedoso de este aparato es el precio, sólo cuesta cinco pesos y se puede construir únicamente con una botella de gaseosa vacía, tierra y un palito que sirva de medida, “El aparato se entierra en la finca a cierta profundidad, luego del riego miden la cantidad de agua y determinan a qué profundidad llegó el agua, depende si se excedió o no hay que regar más o menos” dijeron los chicos.
Opiniones (0)
24 de octubre de 2017 | 04:54
1
ERROR
24 de octubre de 2017 | 04:54
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Elecciones legislativas 2017
    23 de Octubre de 2017
    Elecciones legislativas 2017
    Wildlife Photographer of the Year 2017
    18 de Octubre de 2017
    Wildlife Photographer of the Year 2017