La generación de una nueva línea, motivo de festejo

De la mano de su creador, Gaspar Roby, Bodega Navarro Correas presentó en sociedad sus nuevos vinos: Reserva Selección de Parcelas. Un almuerzo gourmet y una jornada de tertulia entre periodistas y profesionales del mundo del vino fue la forma elegida para celebrarlo. En la nota, todas las fotos.

Fieles a su espíritu inquieto, los enólogos y el equipo de viñedos de Bodega Navarro Correas unieron su talento a la combinación equilibrada de uvas cuidadosamente seleccionadas –procedentes de las mejores parcelas entre más de 60 viñedos- para obtener una especie única: Bodega Navarro Correas Reserva Selección de Parcelas.

Las uvas provenientes de Agrelo (Luján de Cuyo), Los Árboles (Tunuyán), La Consulta (San Carlos) y Gualtallary (Tupungato) -estas tres últimas, ubicadas en la región Valle de Uco- expresan la excelencia de cada terroir  para encontrar el punto de perfección en el estilo buscado.

Gaspar Roby explicó las características de los distintos terroirs:

En Agrelo, Luján de Cuyo, el suelo con capas no compactas y de textura franco limosa que permite un profundo desarrollo de las raíces, combinado con la amplitud térmica de 15,4°C, permite buena madurez fenólica, delicadeza, sutileza y la expresión de los caracteres primarios del varietal que resultan en estructura y sabores frutados, elegantes y sutiles.

Gaspar Roby explicó con precisión las características de cada nuevo vino en la degustación.

En Los Árboles, la buena porosidad de los suelos aluviales con gravilla de la zona de Tunuyán y un clima ideal por sus amplitudes térmicas diarias, configuran un entorno ideal para el desarrollo de notas florales, frutales y minerales, mayor concentración y untuosidad. Los suelos homogéneos, compuestos por una primera capa arenosa a franco arenosa y luego alto contenido de piedras, característicos de La Consulta, en San Carlos, producen buena madurez tánica y alta intensidad colorante para que prevalezcan los aromas florales y el sabor de las frutas rojas maduras y dulces.

Por último, en Gualtallary, Tupungato, la buena permeabilidad del suelo genera un ambiente de estrés hídrico casi permanente de la planta, lo que genera una mayor concentración de los compuestos fenólicos y aporta características enológicas de alta intensidad colorante, muy buena estructura, aromas especiados, alta densidad, untuosos y gran extracto.

El arte del assemblage de estas parcelas resulta en un vino único, complejo y equilibrado, para cada variedad de esta nueva línea.

En Imágenes