"Elecciones primarias", una versión de la historia

La primera novela de Silvia Hopenhayn, conocida periodista cultural, explora la década del setenta desde la mirada de una niña que se busca a sí misma. Fue "la posibilidad de escribir sobre algo perdido, como un territorio impredecible", explica.

La voz de una niña puede ser la fortaleza en la que asentarse para entender algunas cosas. O, mejor, mirarlas desde otro punto de vista, desde inocencias que, vistas en profundidad, no son tales.

Eso es lo que logra Silvia Hopenhayn con su nueva novela, Elecciones primarias (Alfaguara), en la que la protagonista, narradora en primera persona, recupera su voz (su sentir, su percepción, su estar ante el mundo) de alumna de escuela primaria en la década del setenta.

Las dudas, los dolores, los otros, lo que se lee entre líneas en las escasas (y particulares) líneas que una prepúber puede capturar de su entorno es lo que esta niña irá reinterpretando, en la búsqueda de una personalidad que comienza a entrar en crisis de la mano de los quiebres que la invaden desde adentro y desde afuera, porque a su inminente paso a la pubertad lo complementa la violencia de un país que, junto con ella, comenzará a perder sangre.

Hopenhayn obvia en esta novela los signos de puntuación al interior de las oraciones, con lo que genera una velocidad que requiere de la complicidad del lector, además de la obligación de este de conspirar con esa voz de niña, esos sonidos caóticos que buscan la forma de convertirse en ideas, en una persona, en un alguien entre tantos otros.

En comunicación con MDZ +Cultura, Silvia Hopenhayn explicó, respecto de recurrir a la voz de una niña, que con Elecciones primarias, sin tratarse de hechos vividos o reales, lo que halló fue “la posibilidad de escribir sobre algo perdido, como un territorio impredecible, porque uno no puede decidir encontrar algo perdido, olvidado”.

“A pesar de olvidado, a pesar de ser una especie de página arrancada, hay que invertarla, entonces, la posibilidad de ficción aparece cuando nosotros no podemos recordar nada, y las situaciones se producen en un territorio nuevo, desconocido”, agrega.

La dictadura vista desde la perspectiva de un niño es algo que ya ha sido explorado, pero sigue siendo un territorio poco visitado. Sobre el punto de vista por el que optó, Hopenhayn aseguró: “Lo que sí me gustó mucho al momento de la escritura fue cierta impunidad para narrar una época que está muy narrada desde la militancia, es decir, desde el colegio secundario en adelante, el padecimiento cuando uno lo entiende, en cambio, ser niño en una época tan cruenta es no entender y, al mismo tiempo, percibir muchas cosas”.

Elecciones primarias es una novela en la que la visión desde la infancia no tamiza temas, y ese es otro de los aspectos que la hacen una gran obra.

Alejandro Frias

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó10/10
Opiniones (0)
5 de Diciembre de 2016|08:03
1
ERROR
5 de Diciembre de 2016|08:03
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016