Deportes

Ortega, el ídolo que esperaban los hinchas de River

El Burrito volvió con todo. Fue una de las figuras del equipo de Passarella y convirtió el gol del empate contra San Lorenzo. Asegura que está dejando atrás la adicción al alcohol y que quiere volver a ser protagonista. Mirá el video del gol al Cuervo.

Lo que le faltó a Ariel Ortega desde su regreso a River Plate, el club de sus amores, fue lograr la continuidad necesaria por sus ya conocidos problemas con el alcohol. Por eso es que se dieron muchas vueltas, pero todas con una curiosidad: el ídolo millonario siempre retornó con goles bajo la manga.

En el empate en uno por el debut de River en el Apertura frente a San Lorenzo, para sorpresa de muchos, Ortega arrancó entre los titulares, jugó casi todo el encuentro de manera aceptable y hasta se dio el lujo de marcar la igualdad.

Fue con una de sus especialidades, el penal, para generar el delirio y la ovación del público millonario que se presentó en el Nuevo Gasómetro, el mismo que siempre estalla cuando el 10 de la banda deleita a su hinchas; algo que sólo los diferentes pueden lograr con ese vínculo de amor incondicional eterno.

En el clásico contra el último campeón, el “Burrito” volvió a las canchas y al gol tras 76 días fuera de la primera de River y con una internación de por medio. Su último partido había sido el pasado 4 de junio, en la derrota del club de Núñez por 1 a 0 contra Godoy Cruz de Mendoza, en el estadio de Vélez por la decimoséptima fecha del Clausura 2007.

"En el segundo tiempo pude tener más contacto con la pelota y  eso me permitió entenderme mejor con mis compañeros. Estoy feliz  por haber anotado el gol del empate y por el recibimiento de la gente. Tenía muchas ganas de jugar y sabía que en cualquier momento iba a hacerlo como titular", declaró conforme el jujeño luego del encuentro.

Otro de sus regresos, y muy recordado por cierto, fue en el partido con Quilmes por la sexta fecha del campeonato pasado, cuando el equipo de Daniel Passarella ganó por 1 a 0 con un polémico gol de Ortega con la mano, cuando el partido se moría. Otra vez la vigencia y la cuota de gol, con una pizca de picardía, estuvieron presentes.

Más atrás en el tiempo, en el debut de River en el Torneo de Verano, y tras haber tenido que esperar 55 días para verlo otra vez con la camiseta millonaria, el delantero volvió con todo. Anotó uno de los goles (de penal) en la victoria por 2 a 0 frente a Racing en Mar del Plata y se mostró con muchas ganas y buen nivel. Pero nuevamente sería una frustración por sus prontos problemas de adicción al alcohol.

El momento más recordado y emotivo fue en su regreso ante San Lorenzo en el Monumental, aquel lluvioso domingo del Apertura 2006 que terminó con todo un estadio coreando su apellido. Corría la fecha 14 y el crack, que no jugaba desde la fecha 9, retornaba ante su gente y en un clásico. Ese día Ortega marcó un gol de esos para guardar en el cajón de los recuerdos, una obra de arte digna de su jerarquía, cuando se la picó a Sebastián Saja para estampar el cuarto de su equipo, que luego terminaría en un contundente 5-0.

Frustraciones y regresos. Tristezas y algunas alegrías. De eso se trata  la actualidad y el último paso por River de Ariel Arnaldo Ortega, un genio del fútbol que esperemos, de una vez por todas, pueda salir adelante y seguir deleitando como siempre lo hizo a todos los amantes del buen fútbol.

En Imágenes
15 fotos de la selección del año de National Geographic
8 de Diciembre de 2016
15 fotos de la selección del año de National Geographic