Cinco verdades sobre vivienda que nadie va a decir

Todos prometen entregar una casa y qué bueno sería que cumplieran. Pero ¿hasta qué punto cualquiera de los candidatos con chances a ser gobernador va a poder cumplir frente a un déficit habitacional que supera las 81.000 viviendas en Mendoza?

Mientras los candidatos a gobernador en Mendoza siguen explotando el gusto morboso por la demagogia y la necesidad descarnada del electorado por acceder a una vivienda digna, aun a riesgo de reeditar la ya nefasta promesa de Jaque de bajar el delito un 30% en los primeros seis meses de gobierno, ¿te has preguntado hasta qué punto van a poder hacer lo que están prometiendo? ¿Es posible desde el Estado provincial salir a ofrecer una casa para todos en una provincia con un déficit habitacional al 2010 de 81.666 casas?, según revela un estudio del Ieral - Fundación Mediterránea en base a datos del Indec.

Y frente a esta pregunta, en esta nota te damos cinco razones por las que los candidatos deberían ser mucho más cuidadosos a la hora de prometer cosas que difícilmente van a poder cumplir:

1- Mendoza tiene déficit y no financia obra pública.
El presupuesto provincial 2011 aprobado por la Legislatura prevé ingresos totales por $10.171,46 millones y gastos por $10.614,12 millones. En un primer análisis, las cuentas provinciales cerrarán con un rojo de $442,66 millones para todo el 2011. Si la provincia tuviera superávit o bien ahorros genuinos generados en los años de crecimiento récord que viene mostrando el país, tal vez podría destinar más dinero a la construcción de viviendas. Pero esto no es posible.

Pero aun gastando de más y con déficit, la provincia tampoco destina recursos para obra pública de ningún tipo. Del total de erogaciones previstas en la Ley de Presupuesto, $9.110,33 millones son gastos corrientes (salarios, insumos, servicios) y sólo $1.503.79 millones son gastos de capital (obras, infraestructura, maquinarias, equipos), lo que equivale sólo al 14% del total de erogaciones.

Y ni siquiera de este escaso 14% del total de gastos en capital va algo a obra pública, ya que el grueso ($1.102,83 millones) se va en “trabajos públicos”. Esto marca que casi todo el presupuesto disponible para inversión o gastos en capital de la provincia se va en presupuesto para reparaciones, arreglos o mantenimiento.

2- Fondos de infraestructura sin fondos.
Pero no desesperen, Mendoza tiene un Fondo para la Infraestructura Provincial (FIP). Aunque para una provincia con un presupuesto total que supera los $10.000 millones, hablar de un FIP de $158,87 millones puede hasta causar risa, pero es la triste realidad. Si se analiza la Ley de Presupuesto de Mendoza para el 2011, el FIP prevé erogaciones totales por $158,87 millones. Y de ese total, otra vez, $117,46 millones se van en “trabajos públicos”. El FIP equivale al 1,5% del Presupuesto total de gastos, y al igual que con el Presupuesto, se va casi exclusivamente en obras de mantenimiento y trabajos de reparación o arreglos.

3- ¿Cómo construye viviendas Mendoza?
Según datos al 2006, último presupuesto devengado e informado en la página web oficial del Instituto Provincial de Vivienda (IPV), en todo ese año el organismo gastó $197.065.650. De ese total, el 16% venía del Fonavi (fondo que se nutre de un impuesto nacional a los combustibles), el 50% de Planes Federales que maneja (y lo sigue haciendo) a discreción el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, el 20% de aportes provinciales, el 2% de “otros ingresos” y el 15% de dinero proveniente del cobro de las cuotas de las viviendas ya entregadas. Esto indica que ya en el 2006 sólo el 20%  ($2 de cada $10 gastados en viviendas) de los fondos gastados por el IPV eran aportados por el Estado provincial. Ese año se entregaron 2.920 viviendas. Con este esquema de gastos y recursos, está claro que quien define cuántas casas se hacen en Mendoza no es el gobernador sino el funcionario de turno en el Ministerio de Planificación Federal.

4- Ajuste, más impuestos o dependencia.
Sin recursos propios genuinos como para financiar un plan de viviendas a la escala de lo que se viene prometiendo en campaña (se habla ya de 12.000, 13.000 y hasta más viviendas para un gobierno que sólo durará cuatro años), sea quien sea el gobernador que gane en octubre va a estar condenado a una mayor dependencia con la Nación para que le bajen más recursos, cosa que hasta ahora no ha sucedido, o bien generar recursos propios. Pero para hacerlo, con un presupuesto con déficit como el de Mendoza, quedan dos opciones: reasignar partidas dentro de un esquema de gastos donde la mayoría del dinero se va en el pago de salarios (cosa difícil si las hay) o subir impuestos para habilitar más recursos. Pero este camino difícil no lo es mucho más que tratar de conseguir más recursos desde la Nación.


Según un estudio del Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (Ieral), de la Fundación Mediterránea, sobre “Problemas habitacionales e inversión en viviendas sociales en Argentina”, a cargo de los economistas Marcelo Capello y Gabriela Galassi, el reparto de fondos no sólo se ha hecho más y más discrecional, sino que la brecha entre ganadores y perdedores cada vez es más evidente.

Tomando datos del 2010, mientras que Mendoza recibió en todo ese año fondos para viviendas por el equivalente a $96,7 por habitante, La Pampa obtuvo $795, Tierra del Fuego $725,9, Río Negro $422,3 y La Rioja $416,8 (ver gráfico). Igual, podría haber sido peor, ya que San Luis, por ejemplo, recibió $0,7, Corrientes $11,8 y Santa Fe $12,1.

5- Endeudamiento caro y escaso.
Otra opción para financiar planes de viviendas en Mendoza, al menos en función de las promesas esgrimidas en campaña por los candidatos, es la de endeudarse. Que el Estado salga a pedir prestado dinero en el exterior para financiar planes de vivienda en la provincia. Es una posibilidad, aunque para nada libre de inconvenientes ni barata de conseguir. Basta recordar las ofertas que ha recibido el Gobierno de distintos bancos internacionales para cerrar la toma de un crédito en dólares por el equivalente a $431 millones para cancelar deudas que viene arrastrando la gestión Jaque.

Si bien las ofertas presentadas varían en cuanto a la forma en la que se estructurará la tasa de interés, los plazos y las condiciones para la entrega del crédito, se sabe que los bancos que se presentaron son Goldman Sachs Argentina, Crédit Suisse, BNP Paribas Buenos Aires y Deutsche Bank SA. En cuanto a las tasas de interés ofertadas, los bancos proponen cobrarle a Mendoza entre el 7,5% y el 12% anual en dólares, dependiendo de cómo se estructure la operación, el plazo y cuánto prima de riesgo se incluye. Como se ve, en un mundo con tasas de referencia en casi cero (la de la Reserva Federal está en 0,25% anual en dólares), Mendoza tiene que pagar hasta 12% para endeudarse. El crédito es escaso y muy costoso

Opiniones (0)
24 de octubre de 2017 | 06:03
1
ERROR
24 de octubre de 2017 | 06:03
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Elecciones legislativas 2017
    23 de Octubre de 2017
    Elecciones legislativas 2017
    Wildlife Photographer of the Year 2017
    18 de Octubre de 2017
    Wildlife Photographer of the Year 2017