Pelo sano y fuerte con productos naturales

Con rulos, lacio, rubio, morocho o pelirrojo. Largo o corto. No importa cómo sea tu pelo, es el marco de la cara y todos queremos que esté sano y fuerte, y por lo tanto, lindo. Te damos algunos consejos simples para cuidarlo y también un tratamiento a base de aceites para fortalecer y suavizar la piel que recubre nuestra cabeza, el cuero cabelludo.

En esta oportunidad, vamos a prestarle atención al marco de la cara: el pelo y la piel que recubre nuestra cabeza, el cuero cabelludo.

Con rulos, lacio, rubio, morocho o pelirrojo. No importa cómo sea tu pelo, todos queremos que éste esté sano y fuerte, y por lo tanto, lindo.

Acá van algunos trucos para que hagás vos mismo.

Para cuidar el cuero cabelludo

Necesitás:

- Una cucharadita de aceite de almendras.
- Media cucharadita del aceite esencial que más te guste.
- Tres cucharaditas de crema para el cuerpo -cualquiera que tengas a mano-.

Para llevar a cabo este tratamiento, primero tenés que calentar ligeramente el aceite de almendras y, posteriormente, mezclarlo con los ingredientes restantes.


Una vez lista la preparación, debe ser aplicada -con el pelo seco- sobre el cuero cabelludo.

Masajeá con los dedos para aumentar la circulación y dejá que actúe durante 20 minutos.

Finalmente, lavate el pelo como de costumbre.

La frecuencia de aplicación de este tratamiento variará dependiendo la evolución que veas en tu pelo. Si éste se te pone fácilmente grasoso, la aplicación tendrá que hacerse más espaciada en el tiempo.


Perejil y menta para cuidar tu pelo

Lo que tenés que hacer es hervir un puñado de perejil en un litro de agua, hasta que quede sólo un cuarto del agua.

Luego, dejamos que se enfríe el líquido. Lo colamos y lo colocamos dentro de un rociador.

Después de lavarte el pelo, y una vez que éste esté bien seco, aplicás el concentrado de perejil en todo tu pelo. Dejá que actúe y luego, si querés, podés lavártelo nuevamente.

Esto lo podés hacer dos veces por semana.


Por otro lado, la menta puede ayudarnos a combatir la caspa y la grasitud del pelo. La preparación es la misma que la anterior -la del agua de perejil-, sólo que su aplicación debe llevarse a cabo en el enjuague del shampoo.

Una vez aplicado, debés masajear el cuero cabelludo y el pelo en todo su largo. Finalmente, lo enjuagás.


Además, recordá que:

- Siempre que estés expuesto al sol, es recomendable usar shampoo o productos que lo protejan.
- Las puntas florecidas es mejor cortarlas, porque siguen abriéndose.
- Si comés sano, tu pelo estará fuerte y con brillo.
- No abuses del uso de secadores ni planchitas de pelo.
Opiniones (1)
20 de agosto de 2017 | 17:15
2
ERROR
20 de agosto de 2017 | 17:15
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. xq no tenemos la opción de comentar en la sección "sociales"?
    1
En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial