Deportes

El deporte mendocino está en crisis y necesita actores inteligentes

Si se hace un pormenorizado análisis del deporte local, nos encontramos con una realidad que preocupa. Las malas políticas, los malos dirigentes y la crisis económica ha puesto al deporte mendocino en terapia intensiva. Tendremos que trabajar duramente para cambiar la historia.

Desde tiempos inmemoriales, el deporte es y ha sido un instrumento fundamental y esencial dentro de la vida comunitaria. Parte importante del desarrollo y crecimiento personal, algunas civilizaciones lo destacaban en el mismo orden de importancia que le daban a las letras y a las ciencias.

Las sociedades modernas, sin importar sus regímenes políticos ni su ideología, también consideran al deporte como un hecho fundamental, tomemos como ejemplo la necesidad imperiosa del régimen nazi de mostrar la grandeza de su raza a través de la grandeza de sus atletas en los Juegos Olímpicos de Berlín en 1936, o la contienda bipolar EEUU -Rusia que durante los años de la guerra fría parecía trasladarse a los campos olímpicos con un enfrentamiento marcado entre las superpotencias.

Más allá de la importancia que se le ha dado en estos aspectos, lo cierto es que el deporte, por encima de todas las cualidades que tiene en su faz profesional y “espectáculo”, conlleva una serie de valores que lo hacen necesario para el desarrollo armónico de una sociedad, y de aquellos que la integran.

En estos términos, es claro que la práctica deportiva trae aparejados un sinnúmero de beneficios para aquellos que la realizan. Enumeraremos sólo algunos, a modo de ilustración:

Cooperación, (trabajar junto con otras personas para lograr un mismo fin),  comunicación (habilidad de transmitir conocimientos, ideas o emociones a otras personas y de escuchar y comprender las suyas), respeto por las reglas, (el deporte nos enseña hasta qué punto el respeto a unas normas previamente pactadas nos beneficia),  solución de problemas, (al competir con otros jugadores aprendemos a desarrollar estrategias, que dentro de los límites establecidos por las normas, nos permiten lograr nuestro objetivo), entendimiento, (un deportista tiene que estar atento a las situaciones y a las personas que le rodean, y adaptarse a ellas o fracasará en sus objetivos),  conexión con otros y confianza en los demás,  liderazgo y trabajo en equipo, (un verdadero líder escucha a los miembros de su grupo y logra establecer soluciones que beneficien a la mayoría o que al menos no perjudiquen a nadie) , respeto a los demás y a uno mismo (en el deporte todo rival es importante y cualquier compañero de juego puede ser decisivo para ganar), valor del esfuerzo y la disciplina, (tener unas buenas condiciones físicas o una habilidad especial no es suficiente para triunfar), cómo ganar sin vanagloriarse de los logros, cómo perder sin que se vaya la vida en ello, juego limpio, compartir, autoestima y seguridad (el deporte hace sentirnos mejor con nosotros mismos, más seguros y con más confianza para afrontar situaciones nuevas).

De todo lo dicho hasta ahora, se desprende entonces que el deporte no sólo es vital para el desarrollo de las personas, sino que es altamente necesario para el desarrollo de las sociedades, más aún si estas están sumidas en condiciones de necesidad y marginación.

Ahora, la pregunta cae de madura. ¿Estamos en Mendoza trabajando en pos de un deporte calificado, que permita que se cumplan todas estas premisas que hemos enunciado?

La respuesta también cae de madura. No.

Podemos decir que estamos ante una situación de extrema gravedad.
 
Merced a las nuevas tecnologías y al avance en los medios de comunicación, hoy el deporte está fuertemente globalizado, y si median los agentes suficientes, está al alcance de cualquier ciudadano del mundo. Si damos esto por sentado, y analizamos el presente del deporte local, es entonces que debemos hacer una mirada seria y profunda sobre la realidad del deporte mendocino.

Podríamos decir que hoy, el deporte mendocino está en terapia intensiva.

Ahora bien, siguiendo a Jorge Antonio Muñoz en su artículo “Definición de deporte”, entendemos que hay 5 tipos de deporte: Deporte de Alto Rendimiento, Deporte Profesional, Deporte Formativo, Deporte para Todos, y Deporte como Instrumento.

A los fines de no mezclar los campos, vamos a analizar sólo algunos de los tipos de deportes, dejando para otro análisis posterior el deporte formativo y el deporte social, y centraremos la mirada en aquellos deportes “espectáculo”, de alto rendimiento y profesionales. 

La crisis económica en la que estuvo sumida la Argentina en los últimos años, hizo mella en las instituciones deportivas de toda índole, que no pudieron hacer frente a los problemas suscitados por dicha crisis y se dedicaron más a administrar pobres recursos que a buscar la forma de generarlos por otra vía. Cuando la crisis empezó a aflojar, muchos dirigentes no estuvieron a la altura de las circunstancias, y prefirieron quedarse en la posición adoptada, y no cambiar en busca de nuevas perspectivas.

Y este puede ser otro de los puntos causantes de la situación en la que se encuentra el deporte mendocino. Los dirigentes. Con escasas excepciones, aquellos que dirigen las instituciones en nuestra provincia no tienen la capacidad de gestión que deberían tener para ocupar esos cargos. Muchas veces, a la incapacidad se le suma una desidia de magnitudes increíbles y la idea de perpetuidad en algunos, lo que dificulta procesos de cambio. Esta situación en donde imperan los dirigentes que se perpetúan en el poder, que no están capacitados para la tarea, que llevan a los clubes y a las instituciones  a ser caldo de cultivo de peleas que nada aportan y que sólo sirven para mantenerlos en los cargos, que tiene como único objetivo el de ser dirigentes, que se sirven de los deportistas y que no hacen nada para conseguir recursos genuinos y sólo viven  de los subsidios que el Estado les brinda, no es la ideal para instituciones que tendrían que tener entre sus objetivos los que mencionamos al principio de esta nota. 

Alguno dirá al leer esto que es una teoría altamente apocalíptica y tirabombas, pero lo cierto es que los números y las estadísticas (contra los que no se puede combatir) nos dan cierta razón en esto que se plantea.

Vamos a ellos entonces.

A pocos meses del comienzo de los Juegos Olímpicos nuestra provincia aún no tiene ni un sólo deportista que haya confirmado su participación. A esta altura, podríamos decir que quienes más chances tienen son Silvina D’Elía, que puede integrar el seleccionado de hockey femenino, Las Leonas, y  Maximiliano Martínez y Horacio Sicilia integrantes de un vapuleado 4 sin timonel que ha hecho historia en el remo argentino, y que hoy por hoy está siendo sometido a presiones y bajezas que lo único que hacen es entorpecer la tarea de preparación para el preolímpico de Polonia. (Esto será motivo de otra nota, en la que daremos todos los detalles).

El fútbol de Mendoza, aún siendo uno de los deportes con más alto grado de profesionalismo, no ha podido insertarse en el contexto nacional con la fuerza que debería tener. La llegada de Godoy Cruz a primera división parecía que le iba a dar un fuerte respaldo a esta actividad, pero el sueño duró sólo una temporada. El “Tomba” e Independiente Rivadavia se mantienen con altibajos en la B Nacional, y han logrado, entre otras cosas, una importante convocatoria de público. Pero en un escenario como el mendocino, donde hace no muchos años el fútbol era fuerte en cuanto a hinchas, equipos, estadios, etc, que sólo dos equipos estén en esas condiciones es preocupante. Y no hablamos en esta nota de “pasión futbolera” sino de realidades claras. Otros grandes de antaño, quizá con la misma cantidad de fieles seguidores que persisten en mantener la mística del fútbol, están hoy sumidos en una debacle casi sin retorno. Los clubes que militan en los nacionales y en el torneo del Interior, se ven en figurillas para poder parar un equipo digno cada fin de semana, y los que no llegaron a esas instancias, deben pelear en un campeonato de entrecasa que no ofrece ya ningún atractivo ni para los simpatizantes.

Por el lado del Estado, poco y nada. Si bien se ha recuperado el Malvinas Argentinas para que algunos equipos jueguen allí sus partidos, el nivel de decadencia que tiene esa mole de cemento es alarmante, sobre todo cuando no se lo remienda para recibir al fútbol grande de verano. En cuanto a recursos, sólo algunos clubes pueden tener acceso a publicidad oficial o a subsidios.

En el básquet, las cosas no parecen estar muy lejos de este panorama. Anzorena está en la Liga Nacional B, con un presente errático, aunque con mucha fuerza de voluntad por parte de sus dirigentes y jugadores, y el apoyo que reciben es escaso. De Paolis/Godoy Cruz, el campeón de la temporada pasada, tiene por esa razón una plaza en la Liga Nacional C, al igual que el equipo que surja de un triangular que se realizará próximamente. Hoy por hoy, se podría decir que la única buena noticia que tiene el básquet mendocino es la realización del 74º Campeonato Argentino de Mayores, que con la ayuda del Estado, (al menos en eso se habían comprometido las anteriores autoridades) se realizará en nuestra provincia a mediados de junio de este año. Pero las cosas deben mejorar y mucho. Anzorena sufrió para poder encontrar estadio donde jugar la Liga, y la sorpresa mayor fue que no pudieron jugar en el Vicente Polimeni, recientemente construido… porque las jirafas están mal hechas.

Otro de los deportes que en los últimos tiempos viene ocupando un lugar importante en las preferencias de los mendocinos es el Hóckey sobre césped, que son junto con el Hóckey patín, el vóley y el rugby, los más “populares” dentro de los deportes amateur.

Pero esta disciplina tampoco escapa a las generales de la problemática, y muchos clubes, salvo algunas excepciones que vale tener en cuenta, no tienen armados cuadros de profesionales que entrenen a los jugadores, no tienen una infraestructura apta para el desarrollo pleno del deporte, no cuentan con los recursos materiales para los entrenamientos, y las falencias al fin y al cabo terminan mellando el ánimo de aquellos que se acercan para la práctica activa. Hay que mencionar como dato válido el esfuerzo de algunos clubes en poner pisos sintéticos, lo cual mejora la práctica de esta disciplina. Acá hay que hacer un pequeño paréntesis, para mencionar el apoyo del estado en la construcción de un estadio provincial de Hóckey, pero nuevamente las falencias quedan a la vista cuando nos enteramos que el piso del mencionado estadio se hunde, porque aparentemente habría sido construido sobre un lugar poblado de pozos sépticos.

El análisis lo hacemos extensivo al rugby, sin detenernos demasiado porque este deporte ya ha sido analizado en profundidad en estas páginas, pero bien vale recordar algunos puntos.

El rugby mendocino parece inserto en una crisis más dirigencial que deportiva, los malos resultados de la selección mendocina, las condiciones paupérrimas en las que viajaron los jugadores a la gira por el noroeste, las discrepancias y las peleas dentro de la Unión Mendocina, la falta de criterios claros a la hora de definir estrategias económicas, la carencia de grupos interdisciplinarios puestos al servicio de los jugadores para los entrenamientos, las disputas de poder entre los dirigentes, están a la orden del día, y no parece haber por el momento ningún atisbo de solución. En tanto, Mendoza comienza su participación en el Argentino y no con muy buenas expectativas.

Podríamos seguir enumerando muchos ejemplos. El atletismo mendocino casi no existe, no hay pistas para esta disciplina, no hay entrenadores, no hay entidades que lo difundan, entonces es lógico que no haya representantes mendocinos en la alta competencia.

En natación, si bien la provincia ha tenido muy buenos representantes en los torneos nacionales e internacionales en los últimos tiempos, no se espera en el corto plazo que algunas de las muy buenas figuras que están surgiendo pueda llegar a los primeros planos internacionales.

No tomamos en esta nota como referentes a todos aquellos deportistas que por su propio esfuerzo, casi sin recursos, buscan la posibilidad de mejorar en su rendimiento. Es más creemos que las instituciones y el gobierno deberían preocuparse de suministrar a estos deportistas con un alto grado de proyección, becas o condiciones dignas para que puedan dedicarse de lleno a la práctica del deporte, y no tener que quitarle horas a los entrenamientos para salir a busca el sustento o el apoyo por otro lado.

Lo cierto es que no quisiéramos quedarnos sólo en la crítica sino que nos gustaría que entre todos empezáramos a buscar soluciones a esta crisis en la que estamos inmersos.

Creemos que al problema hay que atacarlo por varios lados.

En primer lugar, por la formación de nuevos dirigentes que tengan visiones distintas. Que no piensen en perpetuarse en el poder, que estén capacitados para las tareas que realicen, o que se capaciten para ellas, que no busquen en la división y en la pelea interna en “modus operandi” de su gestión, tengan como objetivo el trabajo a favor de la comunidad que los contiene y elige, y no el de ser eternamente dirigente, que no se sirvan de los deportistas para sus propósitos, que se preocupen por gestionar recursos económicos, y no sólo por vivir de la dádiva que el estado puede darle en forma de subsidios, y que por último, no tomen a los deportistas como presa de trofeo.

También creemos que se necesitan jóvenes deportistas que se hagan valer como tales, que no estén ausentes de los problemas y que no acepten el “verticalismo” institucional ni por desidia ni por temor a los aprietes dirigenciales. Que participen en la toma de decisiones y no reclamen pequeñas ventajas sino condiciones dignas para la práctica de la disciplina en la que se desarrollan.

Por parte del estado, hay mucho que apoyar, y poco es lo que se ha hecho. Para el desarrollo del deporte en general y en especial para la alta competencia, es necesario que el estado se comprometa con recursos genuinos, y no con magras becas de mantenimiento. Infraestructura, capacitación, entrenadores aptos, becas, etc, son algunos de los puntos en los que la nueva gestión deberá trabajar muy duro si es que quiere revertir la pálida imagen de las conducciones anteriores.

Debemos ser optimistas y tener esperanzas en que la nueva Secretaria, Beatriz Barbera, por sus antecedentes como deportista y trabajadora del deporte social, tenga una mirada distinta y logre solucionar algunas de las muchas falencias que tiene el deporte mendocino. 

Es trascendental la participación de toda la comunidad en este proceso de cambio que el deporte necesita. Es el ciudadano común el que tiene que exigir un cambio de 180 grados para que todo cambie. Desde su participación en las instituciones, eligiendo dirigentes capaces, desde su participación como espectador de espectáculos deportivos, desde su participación como ciudadano de un estado que debe establecer condiciones equitativas para la práctica deportiva.

Toda persona amante de la actividad deportiva, sin intereses mezquinos y dotada de capacidad, puede y debe inmiscuirse en la actividad deportiva, y seguramente este va a ser el inicio de la recuperación de un largo derrotero de caída al que debemos ponerle fin entre todos.

No nos olvidamos de los empresarios que quieran comprometerse en este proceso de cambio. Ellos son necesarios para lograr mejoras. Deben mancomunar esfuerzos con el estado y los dirigentes y participar activamente en este proceso de cambio.

Para el final dejamos el agradecimiento a todos aquellos clubes e instituciones que a pesar de las crisis y de las falencias aún continúan en el empeño de hacer las cosas de la mejor manera. A aquellos que sin aparecer en las grandes marquesinas son los referentes de lo que acá solicitamos.

Mendoza debe recuperar su prestigio deportivo, hay material humano suficiente para ello. Sólo falta que los personalistas, los que buscan su propio interés y no el de toda la comunidad, que es en definitiva la que se favorece con estas soluciones, den un inteligente y desinteresado paso al costado.
Opiniones (16)
10 de Diciembre de 2016|21:39
17
ERROR
10 de Diciembre de 2016|21:39
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. comparto en parte, a ivo perabo y a matias jalaf no los nombre porq simplemnte no han ganado nada importante, ni siquiera han hecho podio en sus respectivas categorias, si bien jalaf tuvo buena participacion en el tc pista mouras, no es una categoria de vanguiardia, antes q ellos valoro mas lo q hizo el alvearense pablo carreras por ej, peleando puestos de punta en las clase 2 del tn llegando incluso a subir al podio antes q juanjo lopez... el futsal es un desastre en todo el pais, y para q te interiorices hay dos asociaciones de futbol de salion, una liderada por afa y otra no, el mundial fue de futbol de salon de 2da. el equipo al q hice referencia es san martin de san juan con su publicidad de san juan minero, esta a las claras q su campaña en la primera esta 100% solventada pñor el gobierno y las empresas q se llevan todo y dejan un desastre ambiental... sin mencionar lo dudoso q fue el partuido del ascenso con huracan
    16
  2. He leido con atención cada una de las opiniones y se puede o no coincidir con la nota y los foristas. Mi opinión es la siguiente: 1º La Ley de Deportes de Mendoza tiene previsto de donde se deben obtener los recursos para apoyar a las instituciones y a sus deportistas. Pero pasa como en la mayoría de sus Artículos, no se cumple con al LEY. Mendoza no cuenta, como San Juan por ejemplo, con una Ley de desgravación impositiva, lo que lleva a que los empresarios no apoyen en la medida de sus posibilidades, ya que es poco lo que obtienen a cabio. Desde el Estado seguimos sufriendo lo de siempre, no hay una política deportiva nacional y en la provincia tampoco, y encima cada funcionario que asume borra todo lo hecho por el anterior, sin importar si dio resultado o no. No comparto la opinión de que en Mendoza no hay buenos Directores Técnicos y Preparadores Físicos, ya que tenemos muy especializados, capacitados y competentes.
    15
  3. Yo creo que godoy cruz demostro que fue y sigue siendo el unico preparado para jugar en primera, se imaginan a los pechos esos ayudados por vila si les regalaran un ascenso a primera y viene boca que harian cuando haga un gol boca? irian todos con la camiseta de boca y el gorrito de la empresa? como hicieron cuando nosotros estabamos en primera, me entienden , los tombinos somos los unicos que somos hinchas del Tomba por encima de los porteños y es un orgullo, los demas, sobre todo los "hijos nuestros" todavia estan en la etapa de ser hinchas de boca si hasta le copian el nombre de la hinchada pobres giles, es una verguenza para mendoza no les parece? Aguante el TOMBA, el unico representante del futbol de mendoza
    14
  4. Respecto a una parte de la nota que dice: "El %u201CTomba%u201D e Independiente Rivadavia se mantienen con altibajos en la B Nacional, y han logrado, entre otras cosas, una importante convocatoria de público..." Soy Hincha de Godoy Cruz y después de estar en éste torneo en 3ª posición a pocos puntos del líder, no creo que la palabara "ALTIBAJOS" corresponda para nuestro caso. El Tomba viene haciendo buena campaña y por ahora esta en puestos de promoción a la primera división del futbol argentino, lo cual invita a apoyarlo en lo que resta de la campaña. Mendoza está obligada a tener una plaza en 1ª división del futbol, que es lejos el deporte que más agrada a los argentinos. Y el haber descendido el año pasado, no queda duda que es producto del promedio de descenso que sólo favorece a los grandes equipos de Bs. As. Gracias y aguante el TOMBA.
    13
  5. tenés razón en algunos puntos, pero si mirás un poco más allá del futbol y del automovilismo, te faltó nombrar a Matías Jalaff e Ivo Perabó por ejemplo, hay muchísimos deportes en los cuales la provincia ha desaparecido, en ciclismo se corre la vuelta de Mendoza con un caos total en la organización, la gana un mendocino; Ignacio Gili que fue representante olímpico en Sidney '00 y todos los mendocinos corren en contra de él, en voley tuvimos 2 jugadores en selección, pero Regatas no pudo por falta de presupuesto para poder mantener un plantel acorde al TNA, y no porque los chicos mendocinos no sirvieran sino porque nuestra competencia es mala, en futsal se hizo el mundial acá y había 4 jugadores mendocinos, te pido que vayas a ver un partido de la liga local, dá lástima, y así en todos los deportes, no hay desarrollo local, no hay estímulos en "la fábrica" o sea los colegios; no hay detección de talentos porque no tenemos donde buscarlos porque no se estimula en el lugar adecuado "la fábrica" hay un montón de cosas para mejorar y creo que la nota apunta a eso; una pregunta ¿a que equipo te referís cuando hablas de la apología? disculpá mi desconocimiento, no soy amante del futbol
    12
  6. Leyendo el foro me doy cuenta que la edad de los que opinan es fundamental en el análisis que hacen. Los más jóvenes creen que esto que se vive en deporte es bueno, pero no tienen toda la información para opinar, sólo comparan con su historia y no con la verdadera historia del deporte mendocino. Para los que han despertado a la vida en los 90 y 2000 seguro que verán esto que nos pasa como algo bueno, pero para los que tenemos un poco más de edad o para los que investigan un poco, esto es paupérrimo. Se trata de la historia y a los más jóvenes no les interesa saber lo que pasó ni lo que pasa en otras regiones del mundo, sólo les interesa el hoy y el aquí. Así será imposible crecer. Hay que ser más críticos con la realidad e investigar un poco más para tener la opción de exigir una mejor vida y crecer.
    11
  7. esta bn q el tomba juegue mal pero tampoco es para una crisis jeje aguante la lepra tomba deja de hacer amistades....nunca hicimos amistades.....aguante la lepra solo lepra
    10
  8. que sabe este tipo? es periodista????? dejate de joder mendoza esta en un boom deportivo, que se vaya a ver la vuelta ciclistica de mendoza
    9
  9. 2 (dos) equipos de fútbol en la B nacional, 2 (dos) en el Argenino A, muchos (demasiados) en el Argentino B... Sin mencionar que por primera vez hubo un equipo menmdocino en primera división desde que se implementaron los torneos cortos, institución que descendió por el injusto promedio. En materia de automovilismo, mendoza posee pilotos inmersos en las distintas categorías de la Argentina: López acaba de ganar la primera fecha de la clase 2 del TN en San Rafael, por ejemplo. Tal vez no seas amante del boxeo, pero rebecco fue campeón del mundo hasta hace poco, y no de una de las tantas entidades de fantasía, sino de la AMB. Además hay un montón de gimnasios en la pcia que sirven no sólo para que los jóvenes se desarrollen profesionalemente, a su vez son una de las principales contenciones con las que los adolescentes se encuentran, junto a los innumerables clubes de fútbol activos en Mendoza. ¿Vos proponés con el ejemplo de Berlín 36 que paguemos un ascenso? ¿te gustaría que terminemos como los del norte con un panorama tristísimo en materia deportiva pero q tiene un equipo en primera con una indignante apología en contra de la vida misma en el pecho de sus casacas? agradecería una respuesta. Atte
    8
  10. Década del 60 Palmira era la capital nacional del atletismo, Maipú haciá historia en softbol, en voley estábamos entre los 3 primeros, ciclismo con el negro Contreras, boxeo con Nicolino, etc. ¿que pasó después? muy simple hubo algunos "genios" que salieron a decir que en las horas de educación física no se debía enseñar deporte, que el deporte de competencia se debía hacer en los clubes, donde ellos eran "entrenadores" entonces mataron al deporte escolar, hoy en día un chico de cualquier colegio mendocino adolece de problemas motores, coordinación y habilidad, no saben pararse, caminar, patear, atrapar, no hay estímulos para realizar actividades básicas, ya que "el chico debe elegir que actividad realizar" (Blazquez Sanchez) entonces prefiere jugar a la pelota o pasarse el día con la play station, por si fuera poco, con la ley de "deseducación federal" inventada por la desinteligencia menemista, el número de horas de Educación física fue reducido y se llegó a pretender eliminar la materia, todo ello con docentes que trabajan "por lo que les pagan" o sea la ley del menor esfuerzo, hace que luego a los que siguen algún deporte, no porque álgún profesor de educación física le haya visto talento sino porque el papá lo lleva o acompaña a algún amigo, siguen profundizando las falencias al haber personas (muchos profesores de educación física) que no les enseñan, ¿hay solución? SIIII, primero, volver a implementar las horas de educación física en los colegios con más estímulos, hoy 2 veces por semana antes 3, segundo volver a colocar las "horas coprogramáticas" en donde se les enseñaba a los chicos los distintos deportes y de ahí que vayan a los clubes, tercero copiar a Australia con respecto a lo que se enseña en dicha materia, en aquel país el deporte por excelencia es el rugby, pues es el deporte que no se da en los colegios, acá también tendría que sacarse de la enseñanza la práctica de fútbol, en cualquier expresión, cuarto obligar a los docentes a especializarse muy seriamente para enseñar deporte, pero principalmente Atletismo, pues entre los malos conceptos que existen y se transmite está el que "un deportista no tiene que ser atleta para practicar un depote" nada más errado pues los mejores deportistas a nivel mundial son muy buenos atletas en todo sentido. Podría seguir pero creo que dá para más Eduardo Calderón Técnico Superior en Preparación Física
    7
En Imágenes
15 fotos de la selección del año de National Geographic
8 de Diciembre de 2016
15 fotos de la selección del año de National Geographic