Padres denuncian a "cazatalentos" por vivir una "pesadilla" en Barcelona

El chico de 11 años viajó con su familia para jugar en las inferiores del Espanyol de Barcelona. Pero sus padres no pudieron asentarse económicamente porque, denuncian, que las promesas de los empresarios cazatalentos nunca se cumplieron.

Un matrimonio cordobés denunció haber sufrido una "pesadilla" en España durante varios meses, tras ser engañados por los representantes de su hijo mayor, considerado como un incipiente "crack" de fútbol de sólo 11 años, que lo llevaron a jugar en las inferiores del Espanyol de Barcelona.

El chico, llamado Laureano, oriundo de la localidad de Pozo del Molle, llegó a firmar contrato por cuatro años con el club catalán y fue tentado para jugar en la selección infantil española, oferta que desechó para cumplir su sueño de vestir en alguna oportunidad la albiceleste.

No obstante, la familia debió retornar a Córdoba por las penurias económicas que sufrió.

Según Walter Ludueña, padre del chico, le habían ofrecido una casa amueblada y un trabajo por 1.200 euros, pero el hombre recibió un contrato de 750 euros, cuando debía pagar 900 de la misma moneda por la casa, por lo que la situación tuvo que ser remediada por el Espanyol.

"El club se portó bien, cumplió con todo. Ellos nos ayudaban", sostuvo el hombre en declaraciones al diario La Voz del Interior

La historia había comenzado en febrero del año pasado cuando el chico, de un singular talento para convertir goles, fue tentado, a través de empresarios "cazatalentos", para realizar pruebas en Real Madrid, Barcelona y Espanyol, mientras rechazaba ofertas para incorporarse a algunos de los grandes de Buenos Aires, como Boca y River.

Tras un viaje a Barcelona del padre del chico y un empresario, el menor recibió una oferta formal del Espanyol y viajó junto a otro chico de su edad, Gastón, que es oriundo de Villa del Rosario.

Dos meses más tarde, con la promesa de un buen pasar bajo el brazo formulada por el empresario y otro representante, los padres del chico, junto con su hermanito de 5 años y una beba de un año y medio, partieron a España.

El primer inconveniente surgió apenas pisaron suelo español, ya que fueron demorados durante cuatro horas por autoridades de Migraciones españolas.

Las autoridades locales argumentaron que la demora se debió a que "los representantes no aportaron los papeles a tiempo".

Una vez que lograron establecerse en Barcelona, las cosas le fueron bien al chico en el plano futbolístico, ya que convirtió once goles en igual cantidad de partidos y fue convocado a un amistoso de la selección infantil española en las Islas Canarias, al que no accedió por miedo a no poder jugar nunca en un combinado
argentino.

Sin embargo, la familia no pudo afirmarse económicamente y la estadía en España se hizo insostenible.

En un primer momento, cuando intentó rescindir el contrato y volver a la Argentina, en el Espanyol le pidieron 50 mil euros para hacerlo.

Para Walter Ludueña, la objeción surgió porque los empresarios le dijeron al club que la familia volvía porque Boca había ofrecido 750 mil dólares por los derechos sobre el chico.

La situación se destrabó y ahora, Laureano volvió a jugar en el club Fundación Pozo del Molle y su progenitor pide que "cualquier padre que reciba una oferta por su hijo, que lo piense y consulte muy bien".
Opiniones (0)
23 de octubre de 2017 | 02:12
1
ERROR
23 de octubre de 2017 | 02:12
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Wildlife Photographer of the Year 2017
    18 de Octubre de 2017
    Wildlife Photographer of the Year 2017
    Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
    17 de Octubre de 2017
    "Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México