Deportes

En Primera División cada vez son más fuertes los locales

Equipos que se hacen fuertes como locales gracias a planteos ambiciosos y elencos que cada vez muestran mayor mezquindad a la hora de ir a jugar como visitantes, pueden ser dos de los motivos que generaron que en el arranque del Torneo Clausura se haya registrado la mayor cantidad de victorias del anfitrión.


   En ese sentido, en tres fechas jugadas hubo 20 victorias del  local, apenas cuatro empates y 6 triunfos del huésped, en una estadística que toma en cuenta los torneos que se jugaron a partir
del Campeonato de 1985/1986, luego de haberse suprimidos los Metropolitanos y los Nacionales.
  

Desde esa fecha hasta la actualidad, este número de halagos (60 por ciento) es el mayor que pudo registrarse, y el que más  se le acercó fue el correspondiente al Torneo Clausura 2006, con 18 (54 por ciento).
  

Asimismo, la pobre cosecha de empates en este comienzo de certamen (4, lo que significa un 12 por ciento) tampoco se había dado jamás, ya que el número más cercano fue el del Clausura
2002, con 5 (15 por ciento).
  

En tanto, las seis victorias de los visitantes es la tercera peor marca, ya que en el Clausura 2006, Apertura 1991 y el Campeonato 1989/1990 hubo cuatro triunfos del visitante y en el
Apertura 2004 y en las temporadas 1986/1987 y 1987/1988, se
registraron 5.
  

Los números pueden resultar caprichosos, pero los esquemas amarretes que hoy implementan hasta ciertos equipos grandes, con el fin de salir a no perder, generan que los locales tengan un 
protagonismo superior y consigan mayor cantidad de victorias.
  

En este Clausura, los únicos visitantes que ganaron fueron  Newell´s y San Martín de San Juan ante San Lorenzo (2-0 y 1-0), Estudiantes ante Gimnasia y Esgrima de Jujuy (2-0), Vélez frente
a Olimpo (2-0), Huracán frente a Tigre (2-1) y Boca frente a San Martín de San Juan (2-0).
   En tanto, los cuatro empates fueron el 1-1 entre Racing y Olimpo, el mismo resultado entre Rosario Central y Boca y 0-0 en los encuentros Newell´s-River y Racing-Gimnasia y Esgrima de Jujuy. 
  

Además, estas grandes producciones de equipos que juegan como locales están sustentadas en las rachas positivas que tienen algunos de ellos en esa condición y en las negativas que registran cuando salen de su casa.
  

Por ejemplo, Argentinos lleva 8 victorias consecutivas como anfitrión, pero acumula tres empates y tres caídas como visitante, mientras que Arsenal lleva cinco triunfos seguidos como local y suma seis sin ganar como huésped (tres empates y tres derrotas).


Además, Lanús acumula trece triunfos y seis empates, Boca y Estudiantes llevan once halagos y siete pardas, Huracán seis victorias y una igualdad, Banfield, cuatro halagos y un empate, Newell´s registra tres triunfos y dos igualdades y Central suma dos y dos.
  

Hasta Tigre, que regresó a Primera División el año pasado, también se hace fuerte en Victoria, ya que llevaba ocho triunfos y un empate hasta que el sábado perdió casi sobre la hora con
Huracán.
  

Cada vez es más difícil jugar como visitante y eso lo pueden comprobar los clubes denominados Grandes, que antes tenían la obligación de jugar de la misma manera en todas las canchas y obtener siempre resultados positivos, pero en la actualidad parece que no es tan así.
  

Independiente acumula dos empates y cinco traspiés como huésped, River y San Lorenzo tienen una igualdad y dos derrotas y Racing lleva dos caídas consecutivas en esa condición. Incluso Boca tenía una racha similar a la del elenco Millonario y el
Azulgrana hasta que venció a San Martín en San Juan.
  

El conjunto de Núñez también había cosechado una pobre producción fuera de su casa, entre el Clausura y el Apertura 2007,con cuatro empates y la misma cantidad de derrotas, hasta que la
rompió frente a Gimnasia y Esgrima (La Plata).
  

Así que las épocas han cambiado y todos aquellos equipos que buscan sumar puntos, parece que tendrán que meter todas sus fichas a efectuarlo como local, o al menos deberán cambiar
ciertos esquemas amarretes, que presuntamente se preparan sólo para no perder y en casi todos los casos sale mal.
  

Lo cierto es que hoy en día parece caer la famosa media inglesa a la que varias formaciones apuntan, ya que sumar un punto fuera de casa parace una misión casi imposible.
En Imágenes