La aventura de subir, de trepar, de caminar

Los integrantes del Club Andino Sosneado se proponen incentivar la camaradería y la solidaridad, a partir de un deporte que conlleva el ejercicio de la adrenalina. El andinismo es, también, una forma de vida. Compartimos el relato de la salida mensual de los deportistas

La mañana del sábado 24 de septiembre se presentó sin nubes y con el aire fresco típico de primavera, lo que hacía suponer que ese fin de semana sería ideal para cumplir con los objetivos planteados por el club, hacer cumbre en los cerros Adolfo Calle y Stepanek, ambos de la zona Vallecitos, y que forman parte del Cordón del Plata.

El punto de reunión para la partida fue en la rotonda oeste de la ciudad de San Rafael, y cerca de las 09:00 hs ya estaban casi todos los miembros que serían de la partida, se alistaron los últimos detalles y se partió hacia la zona de Vallecitos, haciendo dos paradas técnicas en el camino, teniendo en la última la hermosa vista del lago y dique Potrerillos, desde donde seguimos ya con rumbo oeste, hacia el centro de esqui Vallecitos.

Una vez en el lugar, (2950 a 3000 msnm) se descargaron los equipos de los distintos vehículos que conformaban la caravana, se revisaron las condiciones de las mochilas, se reunió al grupo y se impartieron las primeras instrucciones para lo que sería nuestra primera marcha de “porteo” hacia el campamento base, distante a 50 minutos de caminata, en un lugar conocido como “Veguitas Superior”.

La marcha transcurrió de manera normal, dando lugar a que los más nóveles de los 35 miembros pudieran experimentar lo que es transportar una mochila con carga completa, ganando experiencia sobre el comportamiento del propio cuerpo y su reacción cuando es sometido a marcha con sobrepeso, en pendiente pronunciada.  
 
Pasado el medio día se llegó a Veguitas Superior, se procedió a buscar los mejores lugares para el armado de las carpas, evaluando orientación, condiciones del piso y proximidad a cursos de agua, se tuvo presente al anclado de las carpas dada la condición levemente ventosa que imperaba y como prevención para la noche, finalmente vino el esperado  almuerzo.

En horas de la tarde y mientras se disfrutaba del impresionante marco natural, rodeados por algunos de los cerros mas imponentes que conforman el Cordón del Plata, se convocó a reunión de grupo, y mientras se comenzaba una ronda de mate gigante, (hidratación permanente!), se trataron temas propios de un campamento base, zonas de sanitarios, zonas de deposito de basura, bandas de radio a utilizar para comunicación, cantidad de equipo para el día siguiente, horario de partida y demás instrucciones de rigor.


El resto de la tarde transcurrió de forma amena entre charlas, alistamiento de equipo y preparación de la cena, los más inquietos fueron hasta un mirador próximo a ver las luces de las poblaciones que se divisaban en la llanura, mientras otros quedaban maravillados por la inmensidad del cielo estrellado y a las 22:00 hs todo el mundo estaba durmiendo.


Algunas rafagas de viento intenso hicieron que los encargados del grupo se levantaran en medio de la noche a revisar la situación de los equipos que habían quedado fuera de las carpas, procediendo a depositar piedras encima de los mismos y chequear el estado general de las carpas. El resto de la noche transcurrió con normalidad.

A las 04:30 hs empezaron a sonar los despertadores, comenzando las tareas de preparación de desayunos, carga de agua, distribución de refrigerios y control de carpas, ya que quedarían a merced del viento todo el día. Luego de las  instrucciones finales, y todavía en la oscuridad de la noche, a las 06:10 hs se hizo el conteo de los miembros del grupo y se comenzó la marcha.

Primer parada luego de 50 minutos, y ya con las tenues luces del amanecer que permitió el apagado de las linternas, hidratamos nuevamente y los mas acalorados pudieron quitarse alguna prenda, mismo procedimiento se repitio dos veces mas en tanto seguíamos ganando altura, dando lugar a sacar los anteojos para sol y también a la aplicación de cremas protectoras debido a la intensa radiación solar que se registra en la altura.
 
Al llegar a una pequeña explanada, cercanos ya a los 4000 msnm, y cerca de las 10:50 hs, se hizo una parada de unos 20 minutos, en donde los guías  propusieron al grupo algunas consignas, dado que en la formación de montañeros se busca desarrollar siempre un criterio objetivo de autoevalución al afrontar distintas clases de riesgos según la propia capacidad, las condiciones del escenario, del grupo, del clima y de la condicion física y mental al momento de decidir, es por esto que se pidió que cada uno libremente eligiera entre escalar el cerro Adolfo Calle (4210 msnm) o el cerro Stepanek (4180 msnm), o incluso ambos, se explicaron las distintas características de ascenso que requerían cada uno y se dejó que se formaran libremente  los distintos grupos, luego se distribuyeron los guías y se comenzaron los ascensos.

(un merecido descanso)


El primer grupo hizo cumbre sobre el Adolfo Calle a las 12:25 hs, en tanto el segundo grupo logró cumbre en el Stepanek alrededor de las 13:15 hs, este último grupo permaneció en cumbre hasta la llegada de quienes decidieron hacer las dos cumbres. El grupo que venía del Adolfo Calle entonces se dividió en dos, quienes retornaban a campo base y quienes intentarían las dos cumbres, este último grupo debió descender buscando no perder demasiada altura, tratando de que su marcha siguiera una cota lo mas horizontal posible, hasta una vega grande entre las dos cumbres conocida como “la canchita” o “Cancha de futbol”, retomando luego nuevamente la subida hacia el Stepanek, consiguiendo cumbre sobre las 14:00 hs ante los gritos de entusiasmo y apoyo de los que estaban allí esperándolos. 

Luego de las festejos, el entusiasmo general, las fotos y las felicitaciones se procedió a dejar los testimonios de cumbre y aprovechar para en un momento de silencio contemplar el entorno y que cada uno haga su vivencia personal, y como viene siendo costumbre en el CAS agradecer y dedicar ese momento de felicidad intensa después del esfuerzo a quien uno quiera, a la montaña, a los familiares, o a los amigos.

Como es sabido “la cumbre se hace cuando uno llega a casa”.. así que media hora después se inició el descenso de este último grupo, siguiendo una vía a través de rocas grandes que proponían escalones altos, soportando por momentos intensas ráfagas de viento sobre  el costado mas expuesto del cono de cumbre, y después de una pequeña travesía nos dirigimos hacia un acarreo que en aproximadamente dos horas y media nos dejo en las cercanías del campamento base.

Se armaron las carpas y mochilas nuevamente, y luego de  50 minutos mas de marcha se llegó a Vallecitos, luego de dejar las mochilas en los vehículos y a manera de cierre se entregaron a cada uno de los participantes un “mosquetón” que es el símbolo de unión entre la gente de montaña, luego de bromas y despedidas se abordaron los vehículos ya con rumbo a San Rafael, dando por finalizada la salida.

Cabe destacar que dentro del grupo se encontraban el miembro mas chico (12 años) y la de mayor edad (64); ambos lograron cumbre!!!!

------------------------------------------------------------------------

Este lunes, a las 21, en la calle Entre Rios 1146, los integrantes del Clbu AQndino Sosneado se reunirán para comenzar a organizar la próxima salida, que significará llegar al Aconcagua.

Opiniones (0)
16 de diciembre de 2017 | 12:30
1
ERROR
16 de diciembre de 2017 | 12:30
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho