Deportes

La iglesia se enfrenta con Colón por la remoción de la Virgen

El retiro de una imagen de la Virgen de Guadalupe, entronizada en el estadio del elenco de Santa Fe, ocurrido el 7 de septiembre, provocó hoy la convocatoria a "un acto de desagravio" por parte del arzobispo local, José María Arancedo.

El retiro de una imagen de la Virgen de Guadalupe entronizada en el estadio de Colón de Santa Fe, ocurrido el 7 de septiembre, provocó hoy la convocatoria a "un acto de desagravio" por parte del arzobispo local, José María Arancedo.
   
El episodio fue tomando ribetes novelescos día tras día, con la búsqueda de "responsables" y lo que luego se convirtió en el centro de los análisis: las posibles motivaciones del "sacrilegio".
   
El arzobispo de la Arquidiócesis local, mediante un comunicado, le dio hoy jerarquía de hecho trascendental al retiro de la imagen de Nuestra Señora de Guadalupe, entronizada en el estadio Brigadier López el 12 de diciembre de 2001. 
   

La Virgen de Guadalupe de la canche de Colón.

La Virgen fue donada por el director técnico uruguayo Jorge Fossati, hoy en el Al-Shabab de Arabia Saudita, y entronizada por el entonces arzobispo Edgardo Storni, posteriormente obligado a renunciar a raíz de denuncias por abuso sexual contra seminaristas.
   
La cuestión del retiro de la imagen motivó comentarios de la más variada índole, entre los que destacó desde el inicio el que daba cuenta que la Virgen le traía mala suerte a Colón, hecho que fue relacionado con la derrota en el clásico ante Unión de la cuarta fecha.
  
El tema tuvo una escalada insólita en los medios de comunicación, ámbito en el que el futbolista Ariel Garcé llegó a ser tildado de poco menos que un sacrílego por su supuesta responsabilidad en la toma de la decisión.
   
También se ganó un lugar en el amplio centimetraje que la "noticia" y sus derivaciones merecieron la participación de un "brujo" no vidente de una localidad cercana, quien habría aconsejado la remoción de la imagen debido a que "le hicieron un trabajo" y por lo tanto era negativa para los intereses de Colón.
   
Ganó protagonismo en el caso, entre otros, el cura Axel Arguinchona, un conocido simpatizante "sabalero" que asumió como una afrenta a la Iglesia y a sus fieles el desplazamiento de la imagen.
   
Autoridades de Colón se vieron forzados bien pronto a aclarar que la Virgen fue retirada para ser restaurada en Buenos Aires, e incluso los jugadores emitieron un comunicado pidiendo disculpas por no haber avisado de su intención, aunque aclararon que su devoción por la madre de Cristo es firme.
   
El estupor también tuvo su lugar en esta historia ante el trascendido que indicó que la imagen fue destruida a golpes y reducida a polvo en la morada del brujo ciego, algo que no se pudo comprobar pese a los ingentes esfuerzos de parte del periodismo vernáculo.
   
Banderas que exigían el regreso de la Virgen poblaron la platea Este del Cementerio de los Elefantes, y una de ellas le recordó a Garcé que "gracias a ella" el futbolista nacido en Tandil viajó al Mundial de Sudáfrica.
   
Más allá de lo sabrosa que resultó la novela, de la supuesta influencia de la Virgen en los resultados negativos de Colón y de la respetable devoción de los santafesinos por Nuestra Señora de Guadalupe, el comunicado de Monseñor Arancedo le dio hoy rango institucional a la saga.
   
Arancedo remarcó que "no ha sido posible encontrarla ni conocer el lugar donde se la estaría restaurando" y se hizo eco de "comentarios y noticias" que "hacen referencia a que la venerada Imagen estaría destruida".
   
El arzobispo consideró que "no se comprendió lo que se hizo, ni las consecuencias de lo realizado", aunque dijo reconocer "el arrepentimiento y pedido de disculpas del plantel y cuerpo técnico".
   
"La gravedad objetiva de este hecho, nos obliga a un necesario y justo acto de desagravio. No dudamos que Ella, como Madre de todos, sabrá perdonar el error de quienes lo hayan cometido o permitido. A nosotros nos toca testimoniar nuestro amor y reparar el debido respeto y la auténtica devoción que merece la Imagen de Nuestra Señora de Guadalupe", añade el texto.
   
La convocatoria al "acto de desagravio" se realizará el próximo 16 de octubre a las 19.30 en la celebración de la Santa Misa que realizará Arancedo en la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe.

Opiniones (0)
22 de octubre de 2017 | 09:19
1
ERROR
22 de octubre de 2017 | 09:19
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Wildlife Photographer of the Year 2017
    18 de Octubre de 2017
    Wildlife Photographer of the Year 2017
    Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
    17 de Octubre de 2017
    "Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México