Tres mil adolescentes no estudian ni trabajan en Mendoza

Es un dato relevado por el Ministerio de Desarrollo Humano, Familia y Comunidad. Desde esta cartera, quieren impulsar un programa de becas para que estos jóvenes de entre 14 y 24 años regresen al sistema educativo convencional.

Según se prevé, la instrumentación estará a cargo de la  Dirección General de Escuelas.

Tres mil chicos de entre 14 y 24 años no están dentro del sistema educativo. El problema es dónde están y a qué se dedican. Porque se estima que tampoco trabajan, aquellos que ya están en edad de poder hacerlo.

Por esto, y apuntando a que se incorporen a la escuela, el Ministerio de Desarrollo Humano, Familia y Comunidad ha pensado en otorgar un sistema de becas que contemplen una serie de gastos que estos jóvenes no pueden afrontar.

Silvia Ruggieri, la ministra del área, explicó que todavía no ha definido un monto para la ayuda escolar, pero está pensada que sea suficiente como para afrontar gastos de pasajes de colectivo, útiles escolares y vestimenta para concurrir a la escuela.

En cuanto al financiamiento, la funcionaria aclaró que será aportado por Nación, y que el monto no ha sido acordado.

La idea es fortalecer el nivel medio, una asignatura pendiente de la gestión de Emma Cunnietti frente a la Dirección General de Escuelas.

Es sabido que en Mendoza, el mayor problema educativo es la falta de terminalidad de los chicos que conforman la matrícula secundaria. Pero además, lo que se busca es que los adolescentes encuentren la contención que les brinda la escuela.

Hace algunos días, un informe del Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología de la Nación, sacó a la luz la preocupante situación de la provincia en este aspecto. Es que Mendoza figura entre las ocho provincias en las que más cayó la inscripción de alumnos en el nivel secundario, entre el 2002 y el 2006.

La deserción de los alumnos en la Provincia, fue in crescendo. En cuatro años dejaron el colegio unos 1.824 chicos, lo que equivale a una caída del 1,5% en la matrícula.

La provincia que lidera la pérdida de alumnos secundarios es Buenos Aires, que en cuatro años sufrió una baja del 10,3%, unos 113.613 alumnos en total.

La cara inversa de esta preocupante situación es Tucumán, que en este periodo triplicó sus inscripciones en el nivel medio, previo haber tomado la decisión de construir escuelas e invertir en la capacitación de los educadores.
Opiniones (6)
19 de septiembre de 2017 | 14:53
7
ERROR
19 de septiembre de 2017 | 14:53
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Si, tenemos que nivelar hacia arriba, no queda otra. Hay verdaderos ejemplos en el universo de estudiantes y ejemplos de padres tambien.
    6
  2. Coincido con la opinión de Fernando Martínez acerca de que seguimos incentivando la vagancia. A estos chiquitos pareciera que siempre hay que motivarlos para que hagan lo único que tienen que hacer por lo menos hasta los 18 años que es asistir a la escuela. ¿Y hasta cuando vamos a importar modelos de sistemas educativos españoles que allá no han dado resultados y que insisten en implementar aquí por vaya a saber qué negociados?.Ahhhh, no se olviden los que quieren darles becas porque "no pueden afrontar estos gastos para asistir a la escuela", de incluir un ítem para pagarles el celular a estos chiquitos,miren que si no se van a traumatizar!!! Por favor,estoy harta de que fomenten la vagancia,cada vez nos hunden más!!!!
    5
  3. Para involucrarse en un tema que requiere tanto esfuerzo y dedicación es necesario tener motivaciones y no hacer las cosas por obligación. ¿Dónde está la zanahoria? Cuál sería la motivación a la que recurrirían estos y otros alumnos? ¿Le cambia la vida a la gente el tener un título secundario? ¿Para qué le serviría si este no va acompañado de una real y rentable salida laboral?. Hace 20 años o más con un título sencundario y un par de cursos (dactilografía, etc) uno conseguía ingresar a un banco y garantizarse una determinada y ascendente calidad de vida. Hace 30 años por casi el mismo esfuerzo que demanda un secundario de hoy uno lograba al finalizarlo el título de maestro... Hoy solo sirve para ser cajero de un supermercado o empleado de comercio, con sueldos magros y con la ya instalada inestabilidad laboral... Es imprescindible que el colegio sirva para algo más de ser un paso intermedio con la universidad. Volvamos a los oficios que no estan haciendo falta a todos y siempre han sido un muy buen recurso económico.
    4
  4. http://www.mec.es/educa/jsp/plantilla.jsp?id=32&area=formacion-profesional
    3
  5. En España. hay un ciclo obligatorio que es la eso, seria el mismo que de argentina, hasta tercer año, luego le dan la opcion de formacion en el mismo colegio secundario en cuestiones de formacion laboral como electricista, reparacion de ordenadores, instalacion de redes, sonido, carpinteria,etc, bueno esos modulos son mas de 100 y se instalan en cada municipio en funcion de la demanda. Para los que terminaron el bachillerato tambien hay modulos de formacion superior de un año y medio como programador, experto en redes, turismo,etc. Pero me pregunto cuanta gente en argentina vive de subvenciones, planes no-trabajar,etc, que pueden haber generado una cultura del "no hacer nada, total lo mismo me pagan"; producto supongo del clientelismo político, y la peor demagogia. Creo que alfonsin fue el primero con las cajas de pan.
    2
  6. quisiera saber si realmente existen becas para aquellos chicos de padres trabajores-humildes, y que sus chicos son verdaderos ejemplo en la escuela como en su comunidad?. Seguramente que no, para ellos no existe. Por el contrario seguimos asistiendo a este tipo de personas, que no les intereza nada, y que el dia de mañana cuando no tengan trabajo van a golpear las puertas por más asistencialismo, y asi toda su vida. ¿No hay otra forma de incentivarlos que no sea con dinero? Basta de planes sociales. Busquemos ideas intelegentes, que seguramente las tiene que haber.
    1
En Imágenes