Deportes

MDZ en Nueva Zelanda: un día con los All Blacks

La tarde estaba muy tranquila en Wellington, hasta que el día explotó con la presencia de los jugadores de Nueva Zelanda en el fan zone, más de 3.000 personas disfrutaron de la tarde junto a sus ídolos.

La zona de hinchas del Mundial de Nueva Zelanda vivió su tarde de gloria. La selección local, los All Blacks, pasó por el lugar destinado a los seguidores. Fanáticos de todo el mundo disfrutaron de una tarde con los jugadores más conocidos del rugby mundial.

Un complejo cargado de magia y preparado para todas las edades estuvo muy bien supervisado con una gran organización, hubo juegos didácticos de todo tipo, mayormente inflables, música en vivo, comidas, helados y el plato fuerte: la llegada esperada del colectivo con los integrantes del equipo de rugby de Nueva Zelanda, sin dudas, las máximas estrellas del país.

Uno a uno fueron bajando los All Blacks del transporte oficial que los trajo hasta el predio central del Waitangui Park, en pleno centro de Wellington, y cada uno de los integrantes del seleccionado local fueron presentados a viva voz y recibidos con muchísimo cariño por los presentes, la mayoría kiwis, pero también varios espectadores de otras naciones.

Sin duda, la ovación de la platea femenina se la llevaron Daniel Carter y Sony Bill Williams. Con sólo un poco menos de intensidad, Conrad Smith y  Richard Kahui también levantaron suspiros y gritos, cada uno tuvo su momento, y los fanáticos del negro y blanco deliraron con sus ídolos.

La tarde fue llegando a su fin, se transformó rápidamente en noche (en Nueva Zelanda, a partir de las 18 ya se dice son las 6 de la noche), los jugadores, antes de irse se tomaron el tiempo de despedirse pateando pelotas para el público antes de subir a su colectivo que los llevó de regreso a su hotel.

Simples, grandes, adjetivos válidos para remarcar la buena voluntad de esas grandes figuras, así cada uno de los habitantes de estas agradables islas y los foráneos también tuvieron su momento de gloria al estar cerca de quienes los representan en la Copa del Mundo y, por qué no, en la vida con estos grandes ejemplos de humildad y cariño.

Así se vivió un magnífico día con los hombres de negro, que más que intimidar con su poderoso Haka o sus impactantes presentaciones dentro de la cancha, dejaron en claro que antes que nada se brindan ante su gente cuando son requeridos.
Opiniones (0)
19 de septiembre de 2017 | 11:43
1
ERROR
19 de septiembre de 2017 | 11:43
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes