Los transexuales que esperan nuevo DNI: su "día a día"

Cuentan el drama de sobrellevar una identidad distinta.Esperan a que la nueva ley le reconozca su nueva identidad en el documento

Mientras el Congreso debate el proyecto de Ley de Identidad de Género que otorgará el derecho a tramitar el DNI con una nueva identidad –además de permitir el cambio de sexo con una intervención quirúrgica con o sin previo tratamiento médico– PERFIL conversó con personas trans, representantes de la lucha por la ley.

Uno de ellos es Alejandro Iglesias, el participante del reality Gran Hermano, que concitó la atención de la sociedad, instaló la temática y logró mayor visibilidad de los transexuales, travestis y demás. Alejandro nació mujer, pero psicológicamente siempre se sintió hombre. Desde que tuvo conciencia, comenzó a construir la imagen que el espejo no le devolvía. Modificó su vestimenta, se cortó el pelo, hasta se inyectó hormonas para lucir como hombre.

Nació como Silvia, pero de chico lo llamaban Ivi y luego, en su adolescencia, eligió el nombre Alejandro. “Mi sueño es poder terminar con mis operaciones para lograr la reasignación de género”, asegura y explica que la operación de cambio de sexo consta de tres etapas: “Primero, la extracción de las glándulas mamarias, después el vaciamiento de los órganos femeninos y, finalmente, la colocación de una prótesis.

Tuve que recurrir a la Justicia para que constataran que no es un capricho, sino una necesidad”. Para realizarse las otras dos operaciones necesita casi US$ 10 mil, destinados en su mayor parte a la prótesis. “No sé si alguna vez llegaré a juntar ese dinero”, se lamentó.

Comprometido con la Asociación Travestis, Transexuales y Transgéneros de la Argentina y la Red de Intersexuales, Transexuales y Transgéneros Argentinos, Alejandro batalla por la ley. “Es un derecho humano que tengamos la identidad reflejada en un DNI”, afirmó.

Diego Watkins tiene 18 años y gracias al destape de Alejandro en los medios, logró que su familia lo comprendiera. “Siempre me sentí otra persona. Mis papás nunca me reprimieron pero recién ahora pueden ayudarme con más seguridad sobre lo que quiero para mi vida. Me llevaron a médicos y empecé el tratamiento hormonal. Con el nuevo DNI espero empezar una vida sin tantos impedimentos; trabajar y estudiar sin explicar nada”, aseguró.

www.perfil.com
Opiniones (0)
18 de agosto de 2017 | 02:07
1
ERROR
18 de agosto de 2017 | 02:07
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial