"Villa 4.0", una casa que aprende de la naturaleza

Se trata de la cuarta remodelación de un bungalow de 1967 -de ahí el 4.0-, situado en las afueras de la ciudad holandesa de Hilversum. Los propietarios querían una vivienda más sostenible de lo que había sido hasta entonces. Así, las paredes exteriores, los tejados y ventanas se aislaron térmicamente. Para las habitaciones se eligieron suelos de bambú. Además, la iluminación interior es a base de LED, una tecnología que dura más y consume menos.

Cuando los propietarios de Villa 4.0 volvieron a tierra después de un amplio periplo navegando por todo el mundo que comenzó en 2007, tuvieron una cosa clara: su nuevo hogar, ya en tierra, debía ser sobre todo sostenible. La vida a bordo les había enseñado a generar su propia electricidad, potabilizar el agua, separar y reciclar cada producto y, desde luego, a aprovechar al máximo los vientos. Esta rehabilitación, firmada por Dick Van Gameren, cumple todos sus deseos.


Con todo este bagaje, el cliente afrontó la cuarta remodelación de este bungalow que data de 1967 (de ahí el nombre de Villa 4.0), situado en las afueras de la ciudad holandesa de Hilversum. Para llevarla a cabo, encargó al estudio holandés Dick van Gameren Architecten el diseño de lo que sería una vivienda más sostenible de lo que había sido hasta entonces. La casa, además, debía recuperar la relación perdida con el paisaje a través de anteriores rehabilitaciones.



Tomando la estructura original, las paredes exteriores y los tejados se aislaron térmicamente y se incorporaron ventanas también aislantes. Las paredes de la zona central de la casa se echaron abajo para crear una nueva sala que se abre al resto de estancias.


Además, para recuperar el paisaje e integrarlo en el interior, se sustituyeron los extremos de un amplio pasillo que recorría toda la vivienda con grandes ventanales de cristal, lo que además aporta una abundante entrada de luz natural durante todo el día.



Los propietarios querían un diseño interior atemporal. Así, para las habitaciones se eligió un suelo de cemento, un material duradero y de fácil mantenimiento, que combina bien con los muros exteriores. Las juntas siguen la dirección de las paredes hasta perderse en caminos de hormigón por el jardín, lo que intensifica el diálogo del interior con el paisaje.



El color y la iluminación son otros de los elementos para armonizar interior y exterior. Priman los colores naturales, lo que añade atemporalidad al proyecto. Un sofá tapizado con lana de fieltro natural en el salón y las sillas del comedor, junto a la cocina, ponen el contrapunto de color. Las cortinas, por su parte, reproducen los tonos de la naturaleza.



La cocina incluye también una estufa ecológica de madera de alta eficiencia, capaz de climatizar toda la casa durante 24 horas tras dos sesiones de trabajo de 90 minutos. Para las habitaciones, que se encuentran situadas en un bloque hexagonal en uno de los extremos, se eligieron suelos de bambú, una planta que crece con gran rapidez, como alternativa más sostenible a la madera tradicional.



Además, toda la iluminación interior es a base de LED, una tecnología que dura aproximadamente 50 veces más que la incandescente y consume un 90% menos de electricidad.

Ficha técnica:

Arquitecto: Dick van Gameren Architecten

Año: 2011

Ubicación: Hilversum (Holanda)

Diseño interior: Iding Interior Design

Paisajismo: Michael van Gessel Landscapes













Opiniones (1)
22 de agosto de 2017 | 19:04
2
ERROR
22 de agosto de 2017 | 19:04
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Muestrenlas!!!
    1
En Imágenes