Las expectativas de Paco Pérez en su viaje con Cristina

El candidato del peronismo para suceder a Celso Jaque viajará a la Asamblea de la ONU como parte de la delegación de la Presidenta. Las "razones estratégicas" que el propio Paco Pérez ve como una oportunidad para Mendoza. Y las otras razones: la construcción de una relación con la mandataria en un planeta en el que no siempre son gentiles con los visitantes.

Todo ha sido muy vertiginoso en la vida política de Francisco "Paco" Pérez, el candidato a gobernador del Frente para la Victoria y, por eso, vive de sorpresa en sorpresa y lo comunica de esa misma manera: como si se tratase de cuestiones no calculadas, pero que hacen, en definitiva, que la vida le sonría.

Le tocó ser ministro de la provincia en un área clave, como es la de las obras públicas (a la que bautizaron como "de Infraestructura") justo en medio de un período de grandes inversiones desde el principal centro de distribución de ese tipo de decisiones, como es el gobierno nacional.

Allí entabló una relación impecable con "el que corta el bacalao", Julio de Vido, titular de Planificación de la Nación pero, además de eso -que cuenta, claro, pero no tanto como "lo otro"- la mano derecha de Néstor Kirchner y, a pesar de la inicialy antigua resistencia de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, el eje de las grandes decisiones de su gobierno.

Paco Pérez solo con este último dato, se lanzó a conquistar la provincia. "Voy a ser gobernador", dijo cuando nadie siquiera sospechaba que podía figurar en la grilla. Algo sabía, lo movilizaba, sospechaba o quería con pasión. Y lo consiguió.

Ahora un no calculado viaje a Nueva York lo llevará a una posibilidad todavía más importante: conquistar a la Presidenta.

En el Planeta K nada es sencillo: la verticalidad es máxima y es la razón suprema de la superviviencia política. Una charla con jòvenes militantes K mendocinos ´define así a este sistema perverso para los ajenos, pero comprensible para los acólitos: "Es peronismo en estado puro, tal como lo calculó el General en su Proyecto Nacional y en La Comunidad Organizada", dicen.

Paco Pérez no va a conquistar el mundo en el viaje presidencial que se inicia este lunes. Más que la oportunidad de estar en la Asamblea de la ONU, lo que Pérez valora, entonces, es el viaje, el proceso, la posibilidad de interactuar con la Presidenta (y de caerle en gracia) y no el nudo del trayecto.

Por eso, en esta cadena de sorpresas con que lo ha premiado la vida en los últimos 4 años, recibir una llamada desde la Casa Rosada para subirlo a un avión por que sí, porque está dentro de la discrecionalidad de la Primera Magistrada hacerlo, lo conmovió a él y a quienes lo rodean.

Así y todo, Pérez sostiene que "hay que discutir las cuestiones estratégicas" y no los detalles que, en su entorno, huelen a "mala leche", como lo son los planteos del radicalismo en torno a que el candidato del oficialismo "está escondido" o hasta las republicanas preguntas que cualquiera puede hacerse, del estilo de "¿en carácter de qué un candidato de un partido integra una delegación oficial argentina?" o "¿quién pagará los gastos que su presencia ene sa misión generen?".

Molestan tanto las preguntas porque el peronismo está tan vivo hacia adentro que el barullo existente impide escuchar lo que se dice afuera sobre ellos, lo que le preguntan y lo que se opina. Tras las elecciones primarias, además, la discusión interna ha elevado tanto su volumen que disminuye cualquier voz que surja desde círculos ajenos a la lógica de la alianza gobernante a la que llamamos "kirchnerismo".

Con estos indicios que nos acercan someramente al funcionamiento del Planeta K, dos ejes le dibujan una sonrisa a Pérez:

1- Ser parte del grupo íntimo de la Presidenta y poder "venderlo" hacia afuera, con una Cristina ganadora en todas partes, y poder entablar una relación directa que le puede servir si es elegido Gobernador.

2- Las razones "estratégicas" formales del viaje: los temas de la agenda de la ONU, tales como la erradicación de la pobreza, el abordaje de la sequía y la desertificación, y el contro de enfermedades no transmisibles.

Pérez se ausentará de una provincia que está recorriendo por primera vez como político, aunque él insista en ya conoce los más de 350 distritos que componen la geografía mendocina, luego de haber plantado un pavimento, un semáforó, un sifón, una cloaca en cada uno de ellos.

Le deja la pista libre al radical Iglesias por unos días, quien -por su carácter de ex gobernador- tiene más resueltas las cuestiones que le puedan dar cuerpo de "gestor con mundo" y, por ello, va de lleno a la campaña proselitista en su recta final.

Pero Paco tiene a Cristina y Cristina tiene el poder para mostrarlo a su lado y junto a figuras de relieve internacional, barnizándolo de mundo y eso, en las actuales circunstancias, vale -como dicen los conductores de la campaña del FpV mendocino- tanto como el oro.
Opiniones (0)
19 de agosto de 2017 | 08:30
1
ERROR
19 de agosto de 2017 | 08:30
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial