El único imputado por el brutal homicidio a una mujer de 79 años, cargó las culpas a su socio delictual

Estuvo en el momento de los hechos, pero dijo no haberse involucrado. Se trata del único imputado por la muerte a una mujer de 79 años que vivía en calle Alfonsina Storni del barrio Docente. El crimen ocurrió el año pasado.

Luego de abstenerse a declarar el primer día del juicio, el único imputado por el caso del homicidio de Liliana Graciela Baca, ocurrido el 11 de Junio del año pasado, ofreció su versión de los hechos ante los jueces de la Segunda Cámara del Crimen, que siguen adelante este debate que concluirá, según se estima, entre lunes y martes de la próxima semana.

Ramón Betelino Riquero (40), nacido en Malargüe pero domiciliado en San Rafael, está acusado del delito de «homicidio agravado por haber sido cometido con ensañamiento y abuso sexual con acceso carnal».

Este miércoles, sin embargo, el imputado cargó todas las culpas contra otra persona –quien se encuentra prófugo de la Justicia-, y se defendió diciendo que él efectivamente había acompañado al autor del crimen, pero que no había intervenido en la acción.

Indicó que el hombre con quien estuvo en la casa de la víctima se comportó de tal manera que tuvo “miedo” de intervenir, y que sólo miró cómo acontecían los hechos. Pero Riquero fue una y otra vez interrumpido por el Tribunal –integrado por Raúl Rodríguez (presidente), Jorge Yapur, y Aroldo Gorri-, que pidió que aclarara sus relatos ya que el imputado incurrió en contradicciones y en confusos relatos.

Víctor Giambastiani, el Fiscal, interpela al imputado.

Tal lo expresa la requisitoria Fiscal de elevación a Juicio, Riquero habría ido en compañía de otros sujetos al domicilio de la señora Baca, en calle Alfonsina Storni 546 del barrio Docente. Allí, por razones confusas, habrían comenzado a agredir a la mujer, dándole golpes de puño en distintas partes del cuerpo, especialmente en el rostro y en la región torácica, lo que le provocaron fracturas costales múltiples.

Luego, el ahora imputado y el otro u otros hombres, habrían atado las manos de la mujer por detrás del cuerpo, y para acallarla y reducirla aún más, el acusado y sus socios delictuales le taparon la nariz y la boca, presionando esa región, ocasionándole lesiones, y en definitiva, estas maniobra habrían dado muerte a la víctima. Luego, habrían abusado sexualmente de la mujer, que fue accedida por vía vaginal.

Pero Riquero, este miércoles, le dijo a los Jueces que él no había participado directamente de los hechos que causaron la muerte de la señora Baca, y que no se animó a “meterse”, por miedo a que también él fuera golpeado por el otro hombre, que estaba fuera de sí.

Se estima que los alegatos se pronuncien el próximo lunes, y que el mismo día o el martes 20, se dicte la sentencia.

Opiniones (0)
21 de agosto de 2017 | 12:58
1
ERROR
21 de agosto de 2017 | 12:58
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes