Fiesta Punto a Punto: toda la moda y las perlitas más irreverentes

Mirá los atuendos más destacados y votá en las dos encuestas que te proponemos. ¿Hubo cleptómanos? ¿Acosadores? ¿Viejos verdes? Las promotoras hot, el empresario que da un supersalto, las maleducadas, los babosos, las hirientes... ¡Entrá y enterate!

Además de la nota social propiamente dicha, la moda y el look son dos temas salientes de la fiesta Punto a Punto. Los ojos de todos están puestos en ver qué se ponen los demás, y hay muchas energías en aparecer impactante, elegante... y así opacar "al de al lado".

MDZ Sociales eligió a doce mujeres y las catalogó como las más glamorosas de la velada. Todas son ganadoras a nuestros ojos, porque nos parecieron las más lindas... pero te proponemos que hagas click en nuestra galería de fotos, estudies sus outfits y luego votes en esta encuesta:

El Mendoza Plaza Shopping organizó, como todos los años, el concurso al mejor vestido y la mejor vestida. Algunos de los finalistas fueron los siguientes:

Ludmila Llaver, Laura Meluff, Julieta Avila e Ivana Calerani.

Facundo Rossi, Esteban Quintana, Cristian Socias y Leandro Romero.

Los ganadores del certamen finalmente fueron Nicolás Angelini, sommelier de Bodega Zuccardi, que  ganó una orden de compra de Prototype de $700, y Verónica Rodríguez, visitadora médica de Ethicus, que se llevó a su casa un tapado de Jazmín Chebar.

Nicolás Angelini y Verónica Rodríguez, los afortunados ganadores.

Más dimes y diretes

El mejor stand. Fue elegido por las invitadas mujeres como el más creativo y adorable. Es que los chicos de D´Elite hacían un súper service que incluía cambio de look express: peinado, manos y maquillaje. Y como si esto fuera poco, la que tenía ganas podía tomar un masaje de 15 minutos.

Otro enigmático. Uno de los comentarios fuertes de la noche que corrió entre los empresarios más destacados fue que un productor de eventos y espectáculos –se trata de uno de los más conocidos y el único del rubro que se vio participando en la fiesta- se habría asociado con una compañía americana y otra europea y estaría comenzando a organizar shows en todo el mercado de habla hispana de América y también en España.

Las perlas negras. En la celebración de Punto a Punto también pasaron cosas un poquito embarazosas. De esas que nos dan vergüenza ajena, o tal vez un poquito de calor… y que, por sobre todas las cosas, son las que “muestran la hilacha”.

Algunos hicieron la vista gorda… pero MDZ Sociales, ya se sabe, no tiene pelos en la lengua:  

Tropicales y codiciados. Todos se mataban por tomarse un cóctel en el stand de OSDE. Algunos se abrían paso, empujones de por medio. Otros, más vivarachos, se colaban en la fila.

Garroneros. Nos llegó la información de siempre. Año tras año sucede, y esta vez no fue la excepción: más de uno, para no pagar la suscripción a la revista, rogó por una "invitación especial". 

También se notó que algunos empresarios responsables de stands invitaron a toda la familia, haciéndolos pasar como "promotor/a" o "supervisor/a".

Maleducadas. Pudimos ver a las promotoras de cierta bodega abalanzarse estrepitosamente sobre un stand para llevarse esmalte para uñas gratis.

Cleptomanía. Pudimos contar a más de cinco invitados que salieron del salón con la copa en el bolsillo. ¿Habrán creído que era un souvenir?

Un babero por allí. Fue la frase que se escuchó a muchas de las damas presentes. “¡Después de viejos, babosos!”, repetían.

“Hagan un ejercicio”, propuso una de las invitadas a MDZ Sociales. “Andá al stand donde está el juego del corchito. Fijate cuántos señores miran 'atentamente' como las chicas de cortos vestidos tiran el corcho. Te apuesto a que son más de diez, y hay recambio y todo”. Menos mal que no apostamos. Cuando fuimos, contamos a quince.

Retoque para ellos. Pudo notarse que varios abrazaron la etapa de la metrosexualidad. De lejos se notaban las refrescaditas. Bótox, colágeno en la cara y notorias lipoaspiraciones masculinas salieron a relucir.

Mujeres asesinas. Es que ellas usaron sus lenguas cual filosas navajas para herir de muerte a las de su propio gremio. Las chicas tiraron a matar hacia sus compañeras de género. ¿Algunos comentarios? “Me parece que casi todas se olvidaron que iban a una fiesta: poca producción, totalmente informales y con muy poca onda”, dijo una.

“Mirá las promotoras del conocido concesionario… ¡se olvidaron de ponerse corpiño!”, apuntó otra.

Charla de dos: “Se vino el calorcito, y muchas se vinieron sin medias, ¿viste?”, dijo una. “Sí, lástima que muchas se olvidaron de depilarse”, retrucó la otra.

“Che, algunas se tomaron muy en serio el tema de la superposición de ropa… ¡Se tiraron el guardarropa encima y con muy mal gusto!”, exclamó una mientras se servía una copita de champán.

“Yo les daría un consejo a varias: piernas al aire sin nada de gym, no da. ¡A tonificar, chicas!”, aconsejó otra.

El que pegó… fue el alcohol. Promediando la velada, se empezó a notar que varios habían caído bajo los efectos del elixir de Baco. ¡Es que se habían tomado hasta el agua de los centros de mesa!

Mientras unos desesperados por ganar el iPad de Mc Donald's se zarpaban un poquito manoteando la pechera de alguna fémina “para dar vuelta la tarjeta identificatoria”, otros danzaban con una guirnalda de flores -que entregaba Interturis- encasquetada en la cabeza.

En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial