Mussolini y los chinos en la Italia fascista

"Ciento dieciséis chinos y algunos más", del francés Thomas Heams-Ogus, es una novela asombrosa en la que la historia y la literatura se conjugan casi naturalmente, sin esfuerzo. Una bella meditación sobre quienes generan las guerras y quienes las padecen.

Ciento dieciséis chinos y algunos más es la primera novela del francés Thomas Heams-Ogus, publicada por Manantial para su colección de narrativa, que recupera una parte de la historia de la Europa de la Segunda Guerra Mundial que vaya a saber por qué occidentales motivos quedó oculta, subyacente, por debajo de otros miles de relatos.

En 1941, el fascismo decidió que los chinos residentes en Italia significaban un potencial peligro, así que optó por reunirlos a todos y confinarlos en la zona de los Abruzos.

Más de un centenar de chinos fueron trasladados a una cárcel de “muros que salían de las entrañas de la tierra, muros de nada, si no de renunciamientos, invisibles y monstruosos, muros de verdad, de terror controlado y, si se los transgredía, de violencia”, como magistralmente describe Heams-Ogus ese encierro sin paredes al que son sometidos tan peligrosos extranjeros.

Mussolini halla en este método la mejor manera de vaciar a estos chinos, porque no se trata sólo de un destierro, la acción va mucho más allá, a la quita de sentido de la vida misma. Confinar a los chinos (lo mismo que hará con judíos y gitanos, cada uno a su tiempo) les arrebata el deseo, y con ello todas las libertades.

Con una escritura que por momentos linda lo poético, Heams-Ogus logra transmitir el vacío y la desesperación de esos migrantes que nada tienen que ver con la guerra y a los que sólo condena su origen.

La barbarie del silencio, del callar las voces y los espíritus, lleva a los chinos a la desesperación y, consecuentemente, a reconstruir sus futuros desde la acción.

La primera novela de Thomas Heams-Ogus llega con la promesa de la aparición de un nuevo grande para las letras, porque su estilo conjuga belleza y fortaleza, logrando transmitir, en su primera novela, gracias a un ritmo cuidadosamente elaborado, los pesares de los condenados, el miedo, la soledad y el deseo de que esa tortura sin paredes ni golpes termine.

La de Heams-Ogus puede orientarse hacia otra forma de transmitir la historia, porque se mete con mucho más que los hechos. Va directo al espíritu humano, al que representan los chinos y al que subyace en el fascismo, al de quienes generan guerras y al de quienes las padecen.

Ciento dieciséis chinos y algunos más es una novela asombrosa en la que la historia y la literatura se conjugan casi naturalmente, sin esfuerzo. Una obra con la que el lector se sorprenderá.

Alejandro Frias

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
5 de Diciembre de 2016|01:15
1
ERROR
5 de Diciembre de 2016|01:15
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016