La hora del té

El té y sus múltiples variedades son la nueva compañía no sólo de las mediatardes en Mendoza, sino también de desayunos y almuerzos frugales y, sobre todo, de una costumbre, la de detenernos a disfrutarlo en su diversidad, en su cómplice misticismo, en su sutil ritual. Acercate a esta bebida ancestral y su ceremonia de la mano de un nuevo emprendimiento. También, en la edición N°80 de la revista Club House.

“El té es un medio que ayuda al hombre a volver a sus raíces”, decía hace trece siglos un poeta chino, aludiendo a la cualidad mística, sagrada y medicinal que en oriente se le concede. No todas las infusiones son tés, aunque se las llame así. El verdadero té solo crece en lugares específicos y tiene su origen en las hojas de un arbusto llamado camelia sinensis. Más de 20.000 variedades distintas se pueden elaborar, dependiendo del procesamiento y del grado de oxidación que se le confiera a las hojas.

Si le somos fieles a la historia, desde el comienzo hasta el siglo XVII, el té fue únicamente chino y verde. Marco Polo trajo a Occidente su milenaria cultura y el exotismo de las casas de té que visitó en la China, pero no fue hasta comienzos del siglo XVII, cuando Occidente comenzó a prestarle atención y la aristocracia europea adoptó su costumbre.

De la mano de Tea and Company nos acercamos a esta bebida ancestral y su ceremonia para incorporarla, por múltiples razones, a nuestra vida cotidiana si es que no lo hemos hecho aún, para lo cual su propietaria y apasionada conocedora, Silvina Fortuny le ha dedicado estudios como sommellier especializada, egresada de la Escuela Argentina de Té en Rosario. Ella sugiere “acompañar las distintas variedades de té con productos no invasivos en sabor para que no opaquen su delicadeza. La experiencia genuina es tomarlos sin endulzar, pero si el azúcar permite que ingreses al mundo del té, bienvenida sea!

Maridajes con Té

A los platos salados el té verde les sienta muy bien. Si bien los orientales no conciben los blends, que surgieron en busca de un acercamiento al paladar occidental, esta es una variedad muy buena para blendear con frutos, especias y productos de lo más variados. Probé un blend de té verde de enruladas hebras jalonadas por pedacitos de piña, mango, papaya, vainilla y maderitas de sándalo. Sutil y delicado al paladar más rotundo y expresivo en
aromas tropicales.

Un desayuno diferente. Los té negros son ideales para la mañana por sus propiedades estimulantes, porque tienen un contenido mayor de cafeína que el resto, aunque en proporción poseen la mitad que una taza de café, lo cual los hace más saludables. De mayor densidad y cuerpo, entre las distintas variedades, es la mejor aliada de la pastelería.

Para acompañar con un copón de frutas, yogurt natural casero y granola de la casa, se sugiere el Chai de la India que es la bebida de bienvenida y está blendeado con especias como la canela, cardamomo, jengibre y clavo de olor. Tiene la particularidad de que se puede tomar con leche.

También se puede optar por el típico desayuno americano con huevos, panceta y frutas.

El té azul o “oolong”, proveniente de China y Taiwán, es un té digestivo dueño de una herencia familiar en donde se enseña a los niños a cultivar, podar y cosechar las hojas como parte de su tradición. Se lo llama azúl porque está entre el verde y el negro. Este té es también un buen partenaire de los platos salados.

“Se ofrecen los famosos blends de Mery Kramer, originales de China, Japón, Sri Lanka y Kenia blendeados por la experta con productos europeos y de Argentina. Se pueden encontrar desde zarzamoras de la Patagonia hasta rosas paquistaníes, pasando por naranjas y limones del mediterráneo”.

En la compañía de Té, el servicio o ceremonia es ineludible. Se realiza en compañía de un reloj de arena que marca los dos minutos justos para que las hebras se maceren con el agua mientras se realizan suaves movimientos circulares con la tetera. La ceremonia dicta servir el té en cuencos pequeños porque conservan mejor los sabores y perfumes, sin embargo, para quienes no están habituados se ofrecen las tradicionales tazas.

La ceremonia del té en almuerzos y after office

Scons calentitos con queso crema y memelada de té , muffins de arandanos, pera, chocolate, budines de limón y amapola o de zanahoria y jengibre, cookies y tortas individuales como pie de limon, crumble de manzana, lingote de chocolate y naranja, cheese cake de frutos rojos y la clásica chocotorta son algunas de las opciones.

Para el almuerzo y after, tartines, ensaladas, woks, rolls y sándwiches en figaza arabe, integral, pan de campo o saborizados a elección.

Teteras para todos los gustos. Las “kiushu” japonesas, antecedentes de las primeras y originales, con el asa lateral; las nobles teteras de hierro que, junto a las de porcelana, son las más duraderas. Están las importadas de la china y las de terracota, muy sensuales porque a través de sus poros absorben los sabores, conviene utilizar en ellas una misma variedad de té y no lavarlas con detergentes. Las de vidrio no conservan los aromas y sabores pero si permiten el placer de observar una roseta o “flowering tea”, un pequeño capullo que se abre a medida que sus hebras van transformando el agua en té.
Opiniones (0)
24 de octubre de 2017 | 09:08
1
ERROR
24 de octubre de 2017 | 09:08
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Elecciones legislativas 2017
    23 de Octubre de 2017
    Elecciones legislativas 2017
    Wildlife Photographer of the Year 2017
    18 de Octubre de 2017
    Wildlife Photographer of the Year 2017