Cómo les fue a Los Pumas en los mundiales

El paso de Los Pumas por los Mundiales fue de menor a mayor, con un pequeño tropiezo en el de Australia 2003 que, no obstante, sirvió para tomar impulso y acceder al histórico y difícil de igualar tercer puesto en Francia 2007

Al primer Mundial, disputado en Nueva Zelanda (donde jugaron sus tres partidos Los Pumas) y Australia, los argentinos llegaron con la convicción de que arribar a los cuartos de final era, prácticamente, un mero trámite.

Se sabía de antemano que vencer a los All Blacks en su tierra era una misión prácticamente imposible, más allá del buen empate que se había conseguido en la cancha de Ferro en 1985 en el que sería el único partido sin derrotas ante los “hombres de negro” hasta el momento.

Pero Fiji e Italia parecían adversarios muy accesibles. En la cancha la historia fue bien diferente, sobre todo ante los isleños.

Con un equipo en el que faltaban varios históricos en puestos clave, que inesperadamente no habían sido convocados por los entrenadores Héctor Silva y Angel Guastella, Los Pumas debutaron en la madrugada argentina del 24 de mayo.

Y lo que se imaginaba como cómodo éxito, terminó en paliza de los fijianos, que se impusieron por 28-9 en el Rugby Park de Hamilton. Después vendría un ajustado triunfo ante Italia por 25-16 con un memorable try del “Aguja” Gómez y las ilusiones de clasificar a cuartos de final renacieron.

Era necesario marcar cuatro tries a los All Blacks para superar a italianos y fijianos en un desempate por el segundo puesto, pero Los Pumas apenas pudieron marcar uno en la derrota por 46-15 y volvieron antes de tiempo a casa.

El paso por los certámenes de 1991, en Gales, y 1995, en Sudáfrica, no fue mejor. Quizá se creció en el juego, pero los resultados no se dieron y el representativo nacional quedó eliminado con tres caídas al hilo.

Australia, Gales y Samoa fueron los verdugos en el 91, en tanto que Inglaterra, Samoa e Italia lo fueron en Sudáfrica, en el primer torneo ecuménico que contó con los Springboks en su mixture tras la muerte del apartheid.

La primera alegría para Los Pumas tuvo lugar en la Copa del Mundo de 1999. El equipo no había llegado de la mejor manera, ya que tras una dura derrota ante Gales en Ferro, había dejado de entrenar al equipo José Luis Imhoff, y al poco tiempo, José Javier Fernández y Héctor Méndez, quienes se había hecho cargo del equipo, también renunciaron.

A poco del inicio del certamen fue nombrado como entrenador el neocelandés Alex Wyllie y las expectativas de hacer un buen papel parecían remotas. Pero los conflictos externos terminaron por unir al grupo, que tras dos Mundiales sin éxitos volvió al triunfo y además cruzó por primera vez la fase inicial.
Una derrota ante Gales, el anfitrión, en el partido inaugural generó malos augurios, pero un gran triunfo ante Samoa terminó de encaminar a los rugbiers argentinos, que demolieron a Japón y luego superaron a Irlanda en un partido inolvidable, con un formidable try de Diego Albanese y heroicos 8 minutos de descuento defendiendo en las últimas cinco yardas para eliminar al "Equipo del Trébol" en Lens.

Por eso la posterior derrota ante Francia en cuartos de final fue menos dolorosa. Algo había empezado a cambiar en el rugby argentino.

La llegada como entrenador de Marcelo Loffreda fue auspiciosa, ya que el equipo, entre 2000 y 2003, cumplió excelentes partidos, venciendo en varias oportunidades a Francia y arañando éxitos ante los All Blacks y las otras dos potencias del hemisferio sur.

 
Sin embargo, en Australia no se pudo ratificar ese buen momento. Después de tres lógicos resultados (caída ante el local y cómodos triunfos ante Namibia y Rumania), el plantel viajó a Adelaida para enfrentar a Irlanda en el partido que definiría su futuro.

Y tras un primer tiempo en el que no se supieron capitalizar varias oportunidades propicias y un segundo tiempo equilibrado, Los Pumas cayeron 16-15 y quedaron afuera en medio de rumores que hablaban de un plantel fragmentado.

Los líderes de ese grupo se reunieron en Europa a fin de año y decidieron unirse para dejar otra imagen en 2007 en París.La UAR tuvo el tino para ratificarle la confianza a Marcelo Loffreda y cuatro años más tarde se vieron los resultados.

En esa Copa del Mundo se vio lo mejor de Los Pumas, con un Juan Martín Hernández brindando sus mejores partidos con la camiseta celeste y blanca, y con un equipo que no tuvo fisuras. Sólo cayó ante Sudáfrica, que luego sería campeón del mundo.

Pero le ganó dos veces a Francia, en París, la misma cantidad de triunfos que se habían logrado ante los galos como visitantes hasta ese instante de la historia. Y además se sacó de encima a rivales molestos como Irlanda y Escocia. Fue una hazaña difícil de
igualar.

Varios integrantes de ese equipo intentarán repetir la historia cuatro años más tarde. Pero esta vez los nombres son otros y el camino parece mucho más complicado.

Opiniones (0)
18 de agosto de 2017 | 04:23
1
ERROR
18 de agosto de 2017 | 04:23
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial