Deportes

Los Pumas se preparan: tres generaciones con el mismo objetivo

En el grupo de 30 jugadores, cada uno sabe bien dónde ubicarse. Durante los días previos al partido del sábado ante Inglaterra, los jugadores argentinos mostraron qué función cumplen, no sólo dentro del campo de juego.

El seleccionado argentino de rugby se encuentra exactamente donde se siente más cómodo. La historia es testigo de que cada vez que Argentina estuvo debajo en las apuestas frente a un rival de fuste, fue cuando mostró sus mejores argumentos.

Seguramente los dirigidos por Santiago Phelan estarían más tranquilos, si hubieran encontrado las respuestas que buscaban en la gira previa por el Reino Unido, o si contaran con todas sus figuras, bien asentadas en sus puestos. La realidad indica que eso no ocurrió, y aunque esto enciende una luz de alerta, sería un error pensar que esta situación los hace más vulnerables.

Tres generaciones, una mística

En el grupo de 30 jugadores, cada uno sabe bien donde ubicarse. Durante los días previos al partido del sábado ante Inglaterra, los jugadores argentinos mostraron que función cumplen, no solo dentro del campo de juego.

Por un lado están los más grandes, con experiencia en partidos internacionales y próximos a retirarse. El discurso de ellos es muy claro, sin darle lugar a ambigüedades y con una inflexibilidad que convence a todas las partes interesadas. Ledesma, Contepomi y Roncero son algunos de los encargados de transmitir la mística del equipo que consiguió el bronce en Francia, aunque puertas afuera de la concentración argentina, eso forma parte del pasado y allí debe quedar.

Luego sigue otro grupo, de jugadores que tienen experiencia internacional, pero que por su edad, van a ser los inmediatos continuadores de la herencia que recibieron hace cuatro años, cuando eran los más jóvenes. Allí están Leguizamón, Tiesi, Albacete o Agulla, que funcionan de “puente” entre los más veteranos y los más novatos. Su discurso es el mismo que el de los más experimentados, pero saben que no cargan con la responsabilidad de conducir el grupo.

Por último, llegan las nuevas generaciones. Figallo, Imhoff, Gosio o Senatore, son solo algunos de los muchos nuevos jugadores que tiene el plantel. Para ellos, la sola experiencia de estar en Nueva Zelanda, ya es un valor sustancial que marcará a fuego sus vidas. Los jóvenes tratan de no decir ni hacer nada fuera de lugar, pero su alegría por lo que están viviendo aflora en cada gesto.

Para los más experimentados, la situación de Argentina a horas de un debut mundialista no los asusta. Saben que muchas de sus debilidades, como la falta de competencia. Pero también saben, que una vez que entran a la cancha, solo son 15 jugadores frente a otros 15, con nada por perder y mucho por ganar.
¿Qué sentís?
0%Satisfacción0%Esperanza0%Bronca0%Tristeza0%Incertidumbre0%Indiferencia
Opiniones (0)
7 de Diciembre de 2016|05:49
1
ERROR
7 de Diciembre de 2016|05:49
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes