Deportes

La influencia maorí en los All Black y el rugby neocelandés

Cuando el rugby fue llevado por los colonos británicos a Nueva Zelanda se convirtió en un medio ideal de expresión para el pueblo maorí, la población indígena del país, que ha dado muchos jugadores a los All Blacks y que incluso tiene una selección autóctona.

Algunos historiadores mantienen que tras una fuerte represión de los colonizadores británicos en 1840 en que muchos maoríes murieron, los lugareños trasladaron su fiereza al deporte del balón ovalado.

Un buen exponente de la unión entre los maoríes y el rugby neocelandés lo muestra el hecho de que los All Blacks, la selección del país, al comenzar sus partidos, cantan y bailan el haka maorí, su grito de guerra.

En 1872, One Wirihana, el primer jugador maorí conocido, participó en un partido en la ciudad de Whanganui.

En el glorioso equipo neocelandés que realizó una gira triunfal por las Islas Británicas en 1888-89, Tom Ellison introdujo el haka y la camiseta negra con la hoja gris en el pecho. Desde entonces la cultura maorí ha ocupado un lugar privilegiado en los All Blacks.

Aquel equipo, llamado el 'Native' Team, que jugó 108 partidos en Nueva Zelanda, Australia y Gran Bretaña, ganando la mayoría de ellos, introdujo el Haka el 3 de octubre de 1888 en un partido contra el Surrey inglés.

El 'Native' Team iba a ser maorí en su 100% pero al final entraron cuatro jugadores blancos en la gira.

El 21 de mayo de 1910, el primer New Zealand Maori Team tuvo su bautizo en Rotorua contra la selección de aquella región neozelandes, ganando por 25-5.

El equipo maorí más legendario es el que hizo una gira en 1926 y 1927, que duró siete meses, por Australia, Ceylán, Francia, Gales y Canadá, jugando 38 partidos, ganando 29, perdiendo 7 y empatando 2. Su mejor jugador, el full-back George Nepia, no hizo el viaje al perder el barco en Wellington.

Entre los jugadores maoríes legendarios destacan el full-back George Nepia, que jugó 46 partidos con los All Blacks de 1924 a 1930, el centro Sid Going, que jugó 86 encuentros con Nueva Zelanda y el antiguo capitán de la selección, Tane Norton, que fue 61 veces internacional, y después fue presidente de la New Zealand Rugby Union.

El New Zealand Maori Team, que en mayo de 2010 cumplió su centenario, disputó 26 partidos entre 1994 yd 2004, incluyendo victorias sobre Inglaterra, Argentina, Escocia y Fiyi.

Ese equipo 100% maorí se impuso en 2008 en la Pacific Nations Cup, en la que participaron también Fiyi, Japón, Samoa, Tonga y Australia A. El New Zealand Maori Team sustituyó a los Junior All Blacks en aquella edición y terminaron como campeones invictos.

Con motivo del centenario del primer equipo maorí de Nueva Zelanda, el ministro sudafricano de Deportes, Makhenkesi Stofile, envió una carta pidiendo perdón a este pueblo aborigen, por haberles prohibido participar en partidos en el país de los Springboks durante el período del 'Apartheid'.

El sistema del 'Apartheid' sudafricano prohibía que los blancos y los negros jugaran en un mismo campo y para no irritar a sus anfitriones, Nueva Zelanda decidió no incluir a jugadores maoríes en tres ocasiones en las que jugó en aquel país, en 1928, 1949 y 1960.
En aquella época, enfrentarse a los 'Springboks' era el máximo honor para la selección del país, los 'All-Black'.

En 1970, los jugadores maoríes Sid Going, 'Buff' Milner y Blair Furlong fueron seleccionados por los All Blacks y rompieron esa regla en otra gira.
Bruce Hemara, exjugador All Black y ex capitán de la selección maorí, piensa que su raza está hecha para el rugby.

"El jugador maorí es instintivo, agresivo, bastante guerrero, pero también le gusta el juego abierto. Creo que nuestros rasgos distintivos dibujarían a un jugador agresivo, que se entrega en lo físico pero que también gusta del juego abierto", afirma.
Opiniones (0)
7 de Diciembre de 2016|17:18
1
ERROR
7 de Diciembre de 2016|17:18
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes