Adiós Sui Generis, un 5 de setiembre de 1975

Charly Garcia y Nito Mestre y la montaña de recuerdos que significan los años 70 en la Argentina. Una recorrida por la música y el recuerdo de un recital, que en su momento, fue la suma de todos los éxitos, en el Luna.Compartí el video


Sui Generis surge de la fusión de dos bandas acústicas juveniles, que se hacían escuchar en los colegios de Caballito. Mientras cursaba la escuela secundaria, Charly García conoció a Carlos Alberto Mestre, «Nito». Junto a él y a Carlos Piegari, Beto Rodríguez, Juan Belia y Alejandro Correa formó Sui Generis, que, tras sufrir varias deserciones por diversos motivos (y en vísperas de un recital), quedó convertido en un dúo.

Nito Mestre recuerda esos momentos previos al show: «Pensamos que era el final de un sueño, pero estábamos obligados a subir al escenario. Ya nos habíamos gastado la plata en cerveza y no podíamos devolver el cachet del que nos contrató. Entonces juntamos coraje y salimos, él con la guitarra criolla y yo con mi flautita. Yo estaba muerto de miedo, pero Charly me daba ánimo. No sé cómo pasó, pero a la gente le encantó».

Tras grabar "Vida" (1972) al estilo folk norteamericano (muy de moda en esa época), el grupo comenzó a crecer en popularidad. Con un piano -«a la Elton John», como más tarde reconocería el propio Charly -, una flauta y una temática muy influenciada por Bob Dylan, trascendieron las fronteras de los rockeros, para instalarse como representantes de un grupo más amplio de la juventud. Su segundo disco, "Confesiones de Invierno" (1973), tenía un mejor sonido y más justeza instrumental, pero mantenía el estilo característico del grupo. Sui Generis ya estaba consolidado.

El 1974, para el tercero de sus discos, "Pequeñas Anécdotas sobre las Instituciones", Sui Generis se transforma en un cuarteto eléctrico, ya que se suman Rinaldo Rafanelli y Juan Rodríguez, en el bajo y la batería, respectivamente. Este profundo cambio - impulsado por el hastiado García - desconcertó al público y frenó un poco el increíble éxito del grupo. De todas formas, se rescatan temas como "Las Increíbles Aventuras del Señor Tijeras" y "Pequeñas Delicias de la Vida Conyugal".

El cuarto disco de Sui Generis se iba a llamar "Ha Sido" y sería básicamente instrumental, razón por la cual Mestre perdió interés. El desgaste, la censura, las interminables giras y la diferencia de gustos entre Nito y García llevaron a disolver la agrupación. Como broche de oro realizaron dos presentaciones en el Luna Park, el 5 de setiembre de 1975, con un lleno total y gente que quedó afuera. Un éxito inesperado hasta para ellos. Las 11 mil localidades puestas en venta se agotaron dos semanas antes del show. Decidieron agregar tres mil entradas más, que también desaparecieron de las boleterías rápidamente. Así se agregó una segunda función para la misma noche. En total: 25.600 espectadores. El recital se denominó "Adiós Sui Generis" y fue acompañado de un álbum doble y una película documental, ambos con el nombre del concierto.

Rasguña las piedras, un símbolo

"Rasguña las Piedras" es una canción escrita por Charly García e interpretada por Sui Generis. Fue incluido en el álbum Confesiones de Invierno como el quinto tema.

Fue elegida la vigésimo segunda mejor canción del rock argentino y la decimocuarta del Rock Latino. Fue grabada en Adiós Sui Géneris, Parte II. Más adelante, en el año 2001, fue registrada por Charly en el disco Si - Detrás de las paredes del reencuentro de la banda, con la participación de Gustavo Cerati en guitarras y voces. En el año 2002 la revista Rolling Stone y la cadena MTV la consideraron como la tercera mejor canción de todos los tiempos del rock argentino.

Hay muchas versiones sobre su significado:

Una versión dice que habla sobre una novia que tuvo Charly que estaba "muerta" (estado catatónico) y la enterraron. Tiempo más tarde tuvieron que exhumar el cuerpo y al abrir el cajón encontraron que estaba todo rasguñado. Es decir la enterraron con vida.

Otra versión habla de que se trata de un himno hacia el golpe militar del 76 en Argentina. La historia de muertos, desaparecidos y detenidos en centros clandestinos, donde eran encerrados en celdas de aislamiento, con las manos atadas y los ojos vendados, escuchando hora tras hora como eran torturados los demás. Sin embargo, esta canción fue compuesta un par de años antes del golpe. Fue incluída en una película testimonial, "La noche de los Lápices" y quizás ese es el origen de esta versión que citamos)

Otra es la historia de amor entre un chico y una chica, en la cual la chica fue aplastada por un muro, y el protagonista narra lo que sucede y su impotencia por no poder salvarla. Ella rasguña las piedras para salir, él escucha e intenta hacer algo, pero no puede.

Lo cierto es que se aclaró todo en una entrevista a Charly García realizada por Felipe Bianchi en 1993:

— Por última vez. ¿Es cierto que escribiste “Rasguña las piedras” en homenaje a una novia que tenía catalepsia? —

No tengo la menor idea de a quién se le ocurrió eso. De verdad. Incluso hay más versiones. También dicen que la muerta era mi hermana. ¡Boludeces! Es un mito. Ni catalepsia ni nada. La canción es pura fantasía poética y la hice un día cualquiera. Estaba viviendo con María Rosa Yorio en una pensión y ella fue a comprar papas o algo así. Cuando volvió, la canción estaba lista".

Sea como fuere, "Rasguña las piedras" es un símbolo nacional...... disfrutalo aqui:







 

Opiniones (0)
22 de agosto de 2017 | 01:08
1
ERROR
22 de agosto de 2017 | 01:08
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes