El posgrado, la posguerra, la posdata y el postítulo

¿De dónde proviene ‘post-‘? ¿Es lícito simplificarlo y llegar a ‘pos-‘? La lingüista Nené Ramallo nos explica los criterios para el uso correcto de este prefijo: el del del respeto al uso constante y el del criterio fonológico de adecuación entre la pronunciación y la escritura.

Cuando éramos pequeños y nos enseñaban a escribir cartas, aprendíamos que, para agregar algún dato importante que habíamos omitido, existía la “postdata” y nos costaba pronunciar y escribir ese grupo de tres consonantes.

Mucho después, se pusieron de moda otras palabras con dificultades similares: se comenzó a hablar, de manera recurrente, de los postgrados y de las postitulaciones, del postmodernismo y de la postguerra.

Sin embargo,  en la pronunciación no éramos fieles a la escritura pues decíamos y escuchábamos decir el prefijo ‘pos-‘ sin la ‘t’ final. Algo similar habíamos tratado en la nota anterior, con respecto a ‘trans-‘ y ‘tras-‘.

¿De dónde proviene ‘post-‘? ¿Es lícito simplificarlo y llegar a ‘pos-‘?

El prefijo ‘post-‘ proviene del latín, lengua en la que significaba “detrás de” o “después de”. Como tal, puede unirse a términos que comiencen con consonante (‘postgrado’, ‘postmoderno’, ‘postverbal’, por ejemplo) o con vocal (‘postelectoral’, ‘postoperatorio’, ‘postindustrial’, entre otros). En todos los casos, es muy sencillo inferir el significado de los términos resultantes al sumar el valor del prefijo “después de” al de la palabra base.

Sin embargo, el ritmo rápido que imprimimos a nuestra expresión oral cotidiana unido a la dificultad articulatoria que presenta el grupo –st- como cierre silábico, han traído como resultado la simplificación oral y escrita de ‘post-‘ en ‘pos-‘. 

La Academia, consciente de ese cambio impuesto desde la oralidad, recomienda emplear con preferencia la forma ‘pos-‘ en la escritura de todas las palabras que contengan este prefijo:  ‘posdata’, ‘posmoderno’, ‘posparto’, ‘posverbal’, ‘poselectoral’, ‘posoperatorio’. Sin embargo, hace la aclaración de la validez de las dos formas en la grafía y hace la salvedad de la conservación de la ‘t’ en la escritura, para aquellos casos de palabras que comienzan con ‘s’, para evitar la secuencia gráfica de ‘ss’, ajena al español. Entonces, tendremos “postsimbolismo’, ‘postsoviético’ y ‘postsocialismo’.

En cambio, la simplificación de ‘post-‘ en ‘pos-‘ vendrá sola si la palabra base comienza con ‘t’, precisamente para evitar la secuencia gráfica de ‘tt’, también ajena al español: ‘postemporada’, ‘postónico’, ‘postítulo’ y ‘postraumático’.

Tanto en la nota anterior como en esta, hemos podido advertir que las Academias de lengua española dispersas por el mundo han consensuado estos cambios tomando como base dos criterios importantes: el criterio de respeto al uso constante y el criterio fonológico de adecuación entre la pronunciación y la escritura.

Fuente consultada: Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española (2010). Ortografía de la lengua española. Madrid: Espasa.

* Nené Ramallo es la directora del Departamento de Letras, de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNCuyo; es lingüista, especialista en dialectología.

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (2)
5 de Diciembre de 2016|05:47
3
ERROR
5 de Diciembre de 2016|05:47
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Mientras sigan apareciendo las interesantes notas de la Prof. Nené Ramallo, seguiré con mi fidelidad a MDZ y también con mi gratitud a ella y al Diario, por permitir que los lectores mejoremos en los usos de nuestra amada lengua castellana.
    2
  2. YO YA COMENTÉ ESTA NOTA, PERO PARECE QUE A MDZ NO LE INTERESA... ¡QUÉ LÁSTIMA! LO SIENTO MUCHO MDZ, PERO A PARTIR DE HOY, YA NO ME INTERESA MÁS TU DIARIO.
    1
En Imágenes
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
28 de Noviembre de 2016
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016