Deportes

Enfado en Daca por el alto precio de entradas para el Argentina-Nigeria

Los aficionados al fútbol de Bangladés, uno de los países más pobres del mundo, reaccionaron con enfado al precio mínimo, de 100 dólares (unos 70 euros), de las entradas para el partido amistoso internacional del martes en Daca entre la Argentina de la estrella Lionel Messi y Nigeria."Es un precio ridículo. No quieren que los aficionados al fútbol vean el partido de Messi. Sólo gano 8.000 takas al mes (unos 75 euros mensuales). ¿Cómo puedo pagar la entrada?", se interrogó en declaraciones a la AFP Rajib Ahmed.


"Ahorré algo de dinero para ver la sesión de entrenamiento de este lunes. Me costó 1.000 takas, lo que ya es demasiado. Sólo quiero ver a Messi jugar. Es el mejor jugador del mundo", abundó.

La selección argentina, que cuenta con un gran número de seguidores en Bangladés desde los años ochenta, se pondrá a prueba ante Nigeria en el segundo partido con Alejandro Sabella como entrenador, después de haber ganado 1-0 en su debut a Venezuela en Calcuta (India) la semana pasada.

Como muchos bengalíes, Rajib adora a la selección de Argentina, un sentimiento arraigado en el glorioso de la albiceleste.

"Nuestra familia es hincha desde los días de gloria de (Diego) Maradona," señaló. "Habríamos comprado entradas para el partido (del martes) si hubieran bajado los precios, tal vez hasta los 2.000 takas", adujo, coincidiendo con otro compatriota suyo, Daud Hossain, de 55 años.

"Quería ver el partido, pero tuve que abandonar la idea", dijo a Hossain a la AFP. "En lugar de eso compré dos entradas para ver la sesión de entrenamiento, para mi hijo y para mi sobrina. Los organizadores están recaudando dinero de nuestros bolsillos para sus arcas", añadió.

Pese al gran fervor que despierta Argentina, sólo se han vendido la mitad de las entradas hasta ahora para el que será el duelo futbolístico más importante que haya recibido Daca, la capital del país.

La pasión por el fútbol en Bangladés es muy grande, pese a que el equipo nacional sólo ocupa la posición 139 en el ránking mundial de la Federación Internacional (FIFA) y a que el cricket es el deporte dominador en términos de popularidad.

Durante la pasada edición del Mundial, en Sudáfrica-2010, este país asiático se cubrió con banderas de Argentina y de Brasil, y los hinchas adoptaron las selecciones de esos países como propias, defendiéndolas con lealtad.

De ahí que de la llegada de la albiceleste, liderada por Messi, se espere que genere un gran seguimiento e interés en el país, de 150 millones de personas.

Aunque el elevado coste de las entradas y los gastos asumidos con las festividades del final de ramadán de la semana pasada podrían traer consigo que el recinto que recibirá el amistoso, el Estadio Nacional Bangabandhu, con capacidad para 24.000, quede lejos de llenarse.

La federación del país asiático apuntó haberse gastado unos cuatro millones de dólares (2,8 millones de euros) para hacer que juegue Argentina en su territorio.

"Si uno quiere ver a Messi jugar, eso tiene un precio", dijo a la AFP el presidente del comité organizador del duelo de la federación, Anwarul Haq Helal.

"Es el partido más importante de la historia de Bangladés. Esperamos vender todas las entradas justo ante del partido. Confío en que cuando Messi llegue aquí, las cosas cambien", aseveró.

En Bangladés, donde más de un 30% por ciento de la población vive por debajo del nivel de la pobreza, han tenido lugar disturbios cuando cortes de luz dificultaron la cobertura de partidos de fútbol.

De cara al duelo del martes, sólo un pequeño canal vía satélite se hizo con los derechos de retransmisión, después de que una gran cadena comercial internacional no pudiera alcanzar un acuerdo con los organizadores del amistoso.
Opiniones (0)
25 de septiembre de 2017 | 19:37
1
ERROR
25 de septiembre de 2017 | 19:37
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
    20 de Septiembre de 2017
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'