Entretelones suculentos de la Copa Branca Único

La jornada entre periodistas deportivos fierreros fue un éxito rotundo y entregó muchas perlitas que no podés dejar de leer. ¿Quién fue el metrosexual del grupo? ¿Qué organizaron los más noctámbulos? ¿Y la mascota de la tarde? ¿Promotoras chimenteras? Entrá a la nota y mirá además la galería de fotos.

Y pasó la copa Branca Único.

Esta vez fueron los periodistas los que debieron mostrar sus habilidades y destrezas, y ser juzgados por los expertos corredores.

De la mano de Orly Terranova y Chino Yacopini, y la presencia, entre otros, de Sebastián Halpern, las plumas especializadas del periodismo motor se subieron a un Polaris y vivieron por un rato las sensaciones, la adrenalina, los nervios y la ansiedad que pasan por el cuerpo de los pilotos.

Gustavo Salinas y Fede Croce, la digna dupla que
representó a MDZ.

La jornada estuvo plagada de anécdotas y perlitas que MDZ Sociales rescató y te cuenta a continuación:

Los competidores. Estuvieron presente y se animaron al volante el Rifle Varela de TN, Diego Durruty -revista Corsa-, Roberto Berazategui -La Nación-, Pablo Schillaci -Fox Sports-, Marcelo Di Bari -Tiempo Argentino-, Pablo Tiburzi -Canal 7-, Diego Da Orden -Olé-, Federico Juanto -Canal 26-, Ariel González Mouls -Clarín- y otros periodistas del medio.

Hotel mítico. Todos los periodistas invitados estuvieron alojados en el hotel Aconcagua, famoso e idolatrado para todo aquél que se cuenta entre los fans de Charly García.

Es que fue en ese hotel en donde el rockero argentino se lanzó a la pileta desde un noveno piso, hecho que se transformó en una de las hazañas más desopilantes que el autor de “Chipi chipi” y “Cerca de la revolución” concretó.

“Muchos besamos el piso cuando llegamos, como hacen los papas”, dijo uno de los comunicadores. “Yo hasta pensé en repetir la proeza, pero hace bastante frío”, bromeó otro.

Cena de camaradas. El viernes en la noche, luego de la llegada y el check in correspondiente en el hotel, los periodistas se reunieron en el restó bar “En el Fuego” y compartieron una cena súper distendida.

El menú estuvo compuesto por tablas rústicas con variedad de fiambres, quesos y verduras grilladas; provolone fundido con oliva de hierbas y pinchos caprese.

En plena charla. Los periodistas conformaron un grupo de "superamigos".

Luego, pudieron optar entre un delicioso corte de entraña con papas doradas al romero o un pollo de granja con crema de champignones al champagne acompañado de mix de brotes. Finalmente, el postre fue una crostata de nutella acompañada de crema helada de mascarpone.

Una noche para recordar. Luego de la suculenta cena, una parte del grupo –los más correctos y obedientes- se retiraron al hotel a descansar; mientras que los más noctámbulos decidieron continuar la reunión en un reconocido local bailable, en el que tiraron unos pasitos y se divirtieron a rabiar.

El regreso al hotel de esta camada, entonces, se tornó verdaderamente tumultuoso.

Tremendamente enfiestados, los recién llegados decidieron despertar a sus colegas y jugarles todo tipo de chanzas, como el robo de sábanas o la idea de cantar hasta lograr que se despabilaran.

“En realidad, teníamos que chequear que todos hubieran llegado okay y sin problemas”, se justificaron, risueños.

¿Algunos sucesos nocturnos? “Hubo gente que se animó a posar para un futuro almanaque fierrero hot 2012”, comentó por lo bajo uno. “Yo vi periodistas correteando en ropa interior”, dijo otro. “En un momento, otro recorrió los pasillos del hotel envuelto en una sábana”, informó un tercero.

“Lo que podemos decirte, es que hay un himno de este viaje: Bate que bate, el chocolateeeeee…”, cantaron todos al unísono, haciendo la coreografía de rigor.

“Eso sí: no podemos dar nombres: lo que pasó en este viaje, queda en este viaje. Es la máxima y debe cumplirse a rajatabla”, finalizaron a coro.

El arenero fue la sensación del día: nadie quería perderse la vuelta.

Adrenalina. Uno de los momentos más intensos en los recorridos se produjo en el instante en que Orly terminaba una ronda del segundo circuito. Un gran salto del piloto causó sensación.

“El sector es la continuación de un río. Más precisamente, es un bams creado por el circuito de enduro: Orly venía con la Race Amarok muy cruzada y por eso saltó muy fuerte”, explicó uno de los técnicos.

Opiniones. "Como periodistas deportivos, uso un término del fútbol... ¡Este evento es un golazo! Está buenísimo que se le haya ocurrido a Orly hacernos vivir el deporte desde adentro y, por una vez, no ser espectadores", opinó uno de los comunicadores.

"Todo estaba pensado: la posibilidad de correr, la vestimenta propia del piloto... ¡Nos sentíamos en un rally!", completó otro. 

También trabajaron. Además de disfrutar de la carrera, la buena comida y los vinos mendocinos, los invitados hicieron notas para sus respectivos medios.  

La mascota de la jornada. De repente, entre carrera y carrera, una cabra apareció en medio del puesto “El Chavo”. Es que los puesteros las sueltan y parece que una de ellas decidió interactuar con los inesperados visitantes.

Al momento el dócil animal pasó a ser protagonista de la situación: las promotoras se encariñaron con ella y entre cariños y fotos, la acicalaron con un pañuelo. Además muchos de los invitados le convidaron comida y hasta intentaron ponerle nombre.

Una de las bromas que todos los corredores hicieron tuvo que ver con la profusa cornamenta de la caprina: “Es una amiga con cuernos. Si se te acerca… por algo será. ¿Querrá decir que pertenecés al mismo grupo?”, decían entre risas.

Pelea tuitera. Una disputa personal dieron a conocer Rifle Varela y Diego Durruty, que salió a la luz luego de los tiempos de clasificación.

Es que Durruty fue quien ganó esa etapa, y el Rifle salió tercero. Entones este último exclamó: “Bueno, pero en Twitter te mato. Tengo más de 22.000 seguidores y vos, solamente mil”.

“Hagamos una cosa: te dejo ganar y te vas a Marruecos si hacés que me sigan 10.000 seguidores tuyos”, retrucó Durruti. “Lo que pasa es que no tenés carisma, no tenés ángel”, le lanzó el Rifle.

“Basta chicos. Diego, te doy un consejo: ponete a contar chismes por Twitter: garpa siempre”, aconsejó Caro Di Nezio, metiéndose en la charla.

Una imagen del puesto "El Chavo", donde se desarrolló el evento.

Almuerzo criollo. Luego de las pruebas de clasificación, todos los presentes en el puesto “El Chavo” –lugar donde se realizó la Copa Branca Único- compartieron empanadas mendocinas, ensaldas varias y un asado completísimo de la mano del excelente catering de Juri Bianchini. ¿El postre? Helado de frutos rojos con brownie y cortes de dulce de batata y membrillo. 

Promotoras on fire. El chimento del día estuvo a cargo de las chicas encargadas de los stands de Yacopini y Fernet Branca. Discutían sobre el accionar de una ex compañera, y se escuchaba que una decía "Yo nunca tocaría al novio de nadie, y menos, al de una amiga".

"Es que todos sabemos como es Flor: toquetona, provocadora... demasiado confianzuda con los novios de las demás", apuntó otra. "Tres o cuatro veces, en distintas fiestas, venía y se apoyaba en el hombro de mi chico... se le hacía la linda. Cuando yo reclamaba, me contestaba que me relajara, que estaba todo bien. Pero todo bien, no estaba", aportó una tercera.

"Es una cualquiera, chicas. Lo sabemos". En realidad, la palabra que escuchó el periodista no fue "cualquiera"... pero es la que podemos reproducir. Hablaban de una joven mendocina que recientemente dejó, casi de forma escandalosa, un reinado departamental de la Vendimia.

El Chino Yacopini... todo un personaje.

Showman. Definitivamente, fue uno de los que más buena onda le puso a la reunión. Súper carismático y conversador, el “Chino” Adrián Yacopini fue uno de los bromistas del día.

¿El blooper? Luego del almuerzo, improvisó una reposera y se acostó a tomar sol, mientras desde allí daba órdenes y recomendaciones. “¡Terminen rapidito, que hay que completar las carreras antes de la salida del avión!”, decía.

En Imágenes
Grammy Latinos 2017
18 de Noviembre de 2017
Grammy Latinos 2017
Lluvias torrenciales en Grecia
16 de Noviembre de 2017
Lluvias torrenciales en Grecia