Curiosa exhibición de "secretos" del Santo Oficio

Por primera vez para el público, en Roma muestran documentos sobre la vida durante la Inquisición. Entre ellos, el misal de un santo que creía ser la reencarnación de Cristo y decretos de censura de libros.

Una década después de la apertura oficial de los archivos del Santo Oficio del Vaticano, numerosos documentos raros y preciosos son exhibidos por primera vez al público en una exposición organizada en Roma con el fin de develar los "secretos" de la temida época conocida como la Inquisición.

Bajo el título "Raros y preciosos", la muestra abierta al público este jueves hasta el 14 de marzo en el céntrico Vittoriano, permite descubrir el ambiente religioso, cultural, artístico, literario y político en el que surgió el tribunal eclesiástico, instituido en el siglo XII para acabar con la herejía.

Entre los documentos expuestos, muchos de ellos frágiles, escritos con tintas vegetales, figura el sobrecogedor índice del archivo del tribunal, el misal de un santo del siglo XVII que creía ser la reencarnación de Cristo, así como las primeras plantas de los barrios judíos de Italia y los decretos con los que la Iglesia ordenaba censurar libros.

Inaugurada con ocasión de un seminario en Roma sobre la historia y los archivos de la Inquisición, la exposición exhibe sobre todo documentos únicos e inéditos y evita presentar los célebres instrumentos de tortura con los que la Inquisición y el Santo Oficio pasaron a la historia.

"Gozaba de muchas competencias, en principio todo tenía que ser revisado por el Santo Oficio", explicó a la prensa Marco Pizzo, entre los curadores de la exposición junto con Alejandro Cifres, director del Archivo de la Congregación para la Doctrina de la Fe, ex Santo Oficio.

Para dar a conocer otra visión de ese momento histórico, los curadores se sirvieron de los documentos guardados por siglos en el Vaticano y que tan sólo desde hace una década pueden ser consultados por historiadores y estudiosos.

"Se descubre una imagen del Santo Oficio muy diferente a la que pasó a la historia. Su tarea no era sólo reprimir y censurar sino que abordaba otros ámbitos", sostiene Pizzo.

Entre las curiosidades exhibidas se encuentra el modelo del Santo Oficio con el que se ordena realizar el retrato de Pío V y las anotaciones de las censuras a los textos del célebre escritor italiano de inicios del Renacimiento, Ludovico Ariosto, autor del célebre poema Orlando furioso.
Opiniones (0)
7 de Diciembre de 2016|16:56
1
ERROR
7 de Diciembre de 2016|16:56
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes