Santas: desnudez y éxtasis erótico

En la lucha entre el cuerpo y el espíritu, el Bien y el Mal y la salud y la enfermedad, estas mujeres ganaron su alma perdiendo la vida. Y rechazaron el poder mediador de la Iglesia para entrar, con su propia piel, en contacto directo con Dios. O con el Diablo.

Durante la Alta Edad Media, la mujer y el hombre no podían quedarse desnudos más que en el lecho, el sitio donde tenía lugar la procreación. De ahí que el lecho fuera sagrado porque para los paganos la fecundidad, el embarazo, el tener hijos era una de sus estrategias de supervivencia.

Pero para los cristianos el desnudo tenía un significado diferente, ya que el bautismo se llevaba a cabo en una pileta cercana a las iglesias en la que hombres y mujeres entraban al agua para salir de ella, como nuevos seres creados sin pecado. Es decir, el desnudo cristiano representa a un ser creado; el desnudo pagano, a un ser procreador, con una clara implicancia de lo sexual y lo genital.

La Iglesia señalaba que el matrimonio era la única solución para aquellos que no podían “elevarse” de las ataduras del cuerpo conservando la virginidad y manteniéndose castos y célibes. Pero alentaba más a los hombres que a las mujeres a tomar los hábitos, ya que las jóvenes tenían como mandato principal la concepción.

Sin embargo, el discurso eclesiástico proponía constantemente el modelo de los santos, desde la iconografía de las iglesias y monasterios a la difusión de las hagiografías. Y la aspiración de santidad en las mujeres comenzó a ser una alternativa poderosa sobre todo para las jóvenes adolescentes que, como producto de la combinación de una serie de complejos factores sociales, rechazaban la “cárcel” del matrimonio para elegir la libertad de la celda monacal.

Primero monjas, muchas de estas mujeres que elegían con voracidad el camino de la castidad, la oración, el silencio y la penitencia se convirtieron en fanáticas del ayuno místico para estar más cerca de Dios. Lo llamativo es que, como las brujas, sus contemporáneas en versión maligna, llegaron al extremo de no ingerir alimentos, convirtiéndose en víctimas de la anorexia.

Recordemos que este término deriva del griego orexis y significa apetito, voluptuosidad, deseo. Por lo tanto, estas doncellas con aspiraciones de santas creaban en sus mentes, cultivaban con dedicación la falta de deseo, de cualquier deseo, empezando por los que se imponen al cuerpo como el apetito.

En una ecuación extraña en el debe y el haber del Cielo, muchas de estas mujeres llegaron a la santidad, pasando antes por la enfermedad, el éxtasis religioso, el delirio y la muerte Y mientras más “flacas”, desnutridas y sucias, más santas; mientras más vomitaban los alimentos, más elegidas por Dios; mientras menos glóbulos rojos y más anemia, más cerca del Paraíso.

En la lucha entre el cuerpo y el espíritu, el Bien y el Mal y salud versus enfermedad, estas mujeres ganaron su alma perdiendo la vida. Entre ellas, Hildegarde (1098-1179), Clara de Asís (1139-1253), Hadewijch (circa 1240), Catalina de Siena (1347-1380) y Juana de Arco (1412-1431).

Entre la cordura y la gordura, el ascetismo extremo que cultivaron estas mujeres era sospechoso de herejía; el rechazo constante a ingerir alimentos, los vómitos constantes y la inanición crónica llevaron a cientos de jovencitas a proclamar sus visiones de Cristo, el cual, decían, las alimentaba con su sangre y su cuerpo, y profundos éxtasis eróticos que mantenían en vilo a la Iglesia.

El no comer era la máxima desobediencia a los mandatos de la Iglesia ya que la comida es un símbolo de pertenencia a una comunidad y un signo de acatamiento a las normas establecidas por la sociedad ya que había que alimentarse para reproducirse. Es decir, el ayuno místico era para estas jóvenes la gran transgresión.

Un acto de rebeldía altamente sospechoso para la desconfiada Iglesia, porque ¿cómo podían los sacerdotes estar seguros de que se hallaban ante una auténtica mística y no ante una verdadera bruja? Ambas mujeres sirven a seres superiores, comparten la clarividencia y la profecía, pueden levitar, tienen estigmas en su cuerpo, tienden a desnudarse en público y caen en alarmantes éxtasis eróticos.

Pero lo más preocupante era que santas y brujas, en su ascetismo místico o en su perfidia demoníaca, representaban una amenaza para las autoridades religiosas porque desafiaban con su escape “de este mundo” las reglas del mundo eclesiástico. Y lo peor: rechazaban el poder mediador de la Madre Iglesia para entrar, con sus propios cuerpos, directamente en contacto con Dios. O con el Diablo.

Patricia Rodón
¿Qué sentís?
100%Satisfacción0%Esperanza0%Bronca0%Tristeza0%Incertidumbre0%Indiferencia
Opiniones (7)
5 de Diciembre de 2016|18:11
8
ERROR
5 de Diciembre de 2016|18:11
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Brillante, como siempre
    Patricia, tus notas son interesantísimas; el machismo de algunos foristas, como todo machismo es una forma de oligofrenia: La defensa de la iglesia y de parte de su pasado negro es una manifestación adicional. Machismo y fanatismo.... intelecto de almeja.
    7
  2. Señor trapast. Tome nota de las fuentes. "Historia de las mujeres", comp. por Georges Duby y Michelle Perrot; "Historia de la belleza", de Umberto Eco; "El país de nunca comer. Historia ilustrada de la anorexia", de Silvia Fendrik y "Sor Juana Inés de la Cruz o las trampas de la fe", de Octavio Paz. Lea estos libros y luego los comentamos. Patricia Rodón
    6
  3. "La Iglesia señalaba que el matrimonio era la única solución para aquellos que no podían %u201Celevarse%u201D de las ataduras del cuerpo"...¿?..."las jóvenes tenían como mandato principal la concepción"...¿MANDATO?...." rechazaban la %u201Ccárcel%u201D del matrimonio para elegir la libertad de la celda monacal"...¿?..."fanáticas del ayuno místico"... Admiro las aspiraciones de Patricia de convertirse en una periodista transgresora y (localmente) original; lo cual no dice que esté de acuerdo con sus opiniones...poco creo de los escritos sin fuentes bibliográficas, citas o pruebas de algún tipo para fundamentar lo q dice...es por eso q poco periodistas me caen bien. Para mi, esta nota no es más que un rejunte de palabras (estéticamente) bien utilizadas, expresando su hierofobia o cristianofobia. Salud!
    5
  4. Patética nota!! Todo mezclado con una superficialidad alarmante y un nihilismo escabroso. Escribi sobre otros temas, Patricia, POR FAVOR !!!
    4
  5. No estas mujeres que se enamoraron de un Dios que es AMOR y que descubrieron a un Dios tan sercano que nos abraza y te abraza sin importar tus ideas o tus confuciones. Hay muchas maneras de escribir una historia de vida, la tuya es solo agresiva y deplorable. Si algún día descubris a quien estas mujeres amaban dejaras de escribir contra la Iglesia como vos lo haces. La única pobresita en esta historia sos vos, que no alcanzas a captar el inmenso AMOR estre estas mujeres y su Dios.-
    3
  6. Muy buena la nota, súper interesante. Si leemos la Biblia completa vemos que el celibato, las monjas y demás no están escritas en ningún lado. No hay versículo que te diga que tenés que dejar todo para estar con Dios encerrado en un convento. De hecho lo que sí te manda a realizar es a predicar "Id y haced discípulos a las naciones" dice la Palabra. Va a ser dificil con la "gran comisión" si no salís de un convento... Menos aun te va a pedir que pases hambre, ayunar no es pasar hambre por ejemplo. El cuerpo, según la Biblia, es el Templo de Dios. 1 Corintios 6:19 %u201C¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?%u201D. 1 Corintios 3:16 %u201C¿No saben que ustedes son templo de Dios y que el Espíritu de Dios habita en ustedes?%u201D Dios no desea que descuidemos nuestro cuerpo. La anorexia por ejemplo es algo contra el cuerpo, no es algo que pida Dios, de hecho todo lo contrario, es el diablito el que nos quiere ver destruidos, vernos sucios, flacos, demacrados es como ver el templo de Dios destruido. ¿Se entiende? Aun hay muchas monjas que dedican su vida a Dios, no se casan ni nada sencillamente porque se les ocurre porque la Biblia no pide eso. A mi humilde entender, tenemos que despojar la relación con Dios de todo elemento espurio, toda doctrina de hombre que no esté en la Biblia. El celibato, las monjas y demás son cosas que no están en la Biblia y de hecho van contra la naturaleza y el sentido común. Bendiciones. www.danypacheco.com.ar
    2
  7. Vaya saber que quiere decir este articulo. El creyente (hombre o mujer) en gracia de Dios, actua en imitacion de Jesus y la Virgen Maria, y observan sus enseñanzas para los desafios de la vida. Los 40 dias de ayunos y meditacion en el desierto de Jesus, enseña al hombre como afrontar sus desafios de la vida. "No solo de pan vive el hombre", porque hay algo sobrenatural que no vemos, que nos asiste, nos fortalece, cuando sobre el cuerpo controlamos nuestros excesos de vicios, alcohol, droga, comidas. Las llamadas "brujas" por no estar en gracia de Dios, dificilmente reciban esta asistencia.
    1
En Imágenes
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
28 de Noviembre de 2016
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016