Manos y pies, un detalle muy femenino

Desde el clásico y romántico beso en la mano, hasta los diminutos pies de las geishas -signo de belleza del Japón-, estas partes de nuestro cuerpo tan visibles y expresivas dicen mucho de nosotras. ¿Cómo cuidarlas devolviéndoles su tersa textura y fineza, alegrándolas con un toque de glamour y color?

El engrosamiento de la piel, su sequedad y resquebrajamiento son signos del invierno que pueden ser atenuados con la utilización de cremas granuladas para pulir la piel y eliminar
periódicamente las células muertas. Para combatir las acciones del frío al que tan expuestas
están las manos, hidratarlas debe ser un hábito cotidiano, sobre todo, después de haber tenido
contacto directo con detergentes ó abrasivos.

Semanalmente conviene cuidar de nuestros pies y manos a través de una rutina que incluye limar las uñas, eliminar durezas en torno a los dedos, reducir el exceso de cutícula, pulir las uñas y atenuar las callosidades y engrosamientos de la piel.

Luego conviene aplicar sales marinas que refresquen la zona y continuar con las sesiones de
hidratación y masajes con cremas y aceites ricos en colágeno, procesos que resultan una merecida recompensa para nuestras manos y pies.

“Una forma de proteger piel y uñas de la dureza del frío invernal es realizando tratamientos “Anti age” de hidratación profunda que previenen y preparan la piel para el próximo verano.
Es recomendable realizarse este cuidado tanto en manos como en pies, por lo menos una vez a la semana”. Sugieren desde Glam Hour.

Por otro lado, se trata de tratamientos muy placenteros, la rutina para los cuidados de los pies es por demás cómoda y duradera, lo que asegura una apariencia impecable sin demasiados
sacrificios.

Uñas invierno 2011

Las tendencias apuestan por un estilo sofisticado, pero con un aire hyppie y retro-chic en el
que todo está permitido.

El invierno supone un cambio radical en los colores de las lacas de uñas, que tienden a evocar elegancia y sofisticación frente a la diversión de los tonos veraniegos. La máxima inspiración proviene de las pasarelas de moda por excelencia, Nueva York y París. De sus desfiles se conoce que los tonos se inclinan por los oscuros como grises, violetas, berries, colores berenjena, púrpura y morados, negro o degradados hacia el tono malva, nude y verdes
azulados intensos. De noche, esmaltes que evocan frío y oscuridad con brillos galácticos y destellos metalizados en tonos tierra y topo. El rojo es un clásico.

En cuanto a las formas se usan preferiblemente cuadradas y no excesivamente largas. A diferencia de años anteriores, se trata de un cuadrado más natural, no tan largo y con cutículas muy bien trabajadas. De todas maneras, vale lo que mejor quede a la forma de la mano, ya sean uñas cuadradas o redondeadas.

La técnica de la decoración, que hace unos años no gozó de gran aceptación, ha vuelto con fuerza esta temporada y, contrariamente a las decoraciones recargadas de otras temporadas, se trata de un trabajo artístico pero discreto y sutil a la vez.

Finalmente, no te dejes influenciar solamente por la moda y optá por lo que te divierta y haga mejor, al fin y al cabo ¡de sentirnos bien se trata!

Asesoró: Glam Hour
Opiniones (0)
17 de agosto de 2017 | 05:04
1
ERROR
17 de agosto de 2017 | 05:04
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial