Amenazas detrás de un porcentaje

Aunque el pedido puso en guardia a todas las entidades empresariales, no puede decirse que las haya tomado por sorpresa. Era previsible que la CGT moyanista iba a mostrar los dientes después de que Cristina la dejara colgada a la hora de armar las listas de candidatos para las elecciones.

El frustrado aumento del 41,3% en el salario mínimo vital y móvil (SMV) que reclamó Hugo Moyano representaba mucho más que un simple porcentaje. Un abogado laboralista, veterano en estas lides, lo explica gráficamente: "Si la CGT pedía un ajuste de entre el 20 y el 25%, significaba que estaba dispuesta a negociar; si llegaba al 30%, iba al choque con Cristina".


Mirá el texto completo aquí

Opiniones (0)
21 de agosto de 2017 | 19:35
1
ERROR
21 de agosto de 2017 | 19:35
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes