Deportes

"Nos molestó que Silva dijera que nos dormimos", dicen desde Vélez

El vicepresidente de la entidad de Liniers, Miguel Calello, manifestó el enfado que siente la dirigencia para con el delantero uruguayo que decidió emigrar al fútbol italiano para continuar con su carrera en la Fiorentina.

El vicepresidente de Vélez Sarsfield, Miguel Calello, afirmó que se siente "molesto con Santiago Silva, porque dijo que los dirigentes nos habíamos dormido y por eso Fiorentina se lo llevó por los 2.000.000 de dólares de la cláusula de rescsión, cuando nosotros no podíamos evitarlo".
   
"Estoy y estamos todos muy molestos con Siva, porque no nos dormimos con lo de su cláusula de rescisión, sino que lo sabíamos de antemano y confiábamos en él, ya que le acabábamos de renovar el contrato hasta junio de 2014, por lo que pasaba a ser uno de los cuatro o cinco jugadores mejor pagos del fútbol argentino", le explicó Calello al programa radial Deportivo Télam.
   
"No sé por qué Silva dijo eso ni tampoco por qué afirmó que entre los dirigentes y Ricardo Gareca no había comunicación. Al técnico se lo informamos el lunes al mediodía, apenas un rato después que nos llegara el fax desde Italia confirmando el pase", cuestionó.
   
Calello también cargo sus dardos contra el representante del uruguayo, su compatriota Pablo Betancourt.
   
"El estaba en Italia desde hacía dos meses y cuando lo llamábamos nunca podía atendernos. Recién hablamos cuando se cerró allá lo de Maximiliano Moralez a Atalanta. Pero obviamente que lo de Silva estaba cocinado desde hace rato", expresó.
   
"Lo sospechoso es que el monto de la cláusula de rescisión solamente lo conocíamos Silva y nosotros, así que es obvio que
Betancourt se lo ofreció a Fiorentina. Esa es su manera de operar. La gente de Banfield lo conoce bien, porque también les hizo cosas parecidas", apuntó.
   
"Con Silva siempre nos dijimos las cosas en la cara, pero evidentemente él está de acuerdo con la manera de proceder de Betancourt. El `Tanque` nos dijo que se iba porque quería una revancha deportiva en Italia, ya que cuando estuvo con 21 años (ahora tiene 30) no le fue bien. De hecho, en Fiorentina no va a ganar más que en Vélez", explicó.
   
El dirigente remarcó que es "necesario establecer una medida de protección para los clubes argentinos ante los europeos con las cláusulas de rescisión, que podrían ser, por ejemplo, de un valor nominal de 10.000.000 de euros, así nadie se ve perjudicado con un caso como éste".
   
"Pero esto debe ser interpretado así por todas las partes, que incluyen a AFA y Agremiados, ya que obviamente no es posible pagar contratos que sean compatibles con esas cláusulas de rescisión", advirtió.
   
"Por ejemplo nosotros teníamos a Nicolás Otamendi, cuya cláusula de rescisión era de 20.000.000 de dólares, pero lo vendimos por 8.000.000. Así debe ser con todos", apreció.
   
Calello se apresuró en aclarar también que la venta de Moralez al Atalanta "se hizo en un monto total de 6.000.000 de dólares, que no era su cláusula de rescisión. Ese fue un error que cometieron todos los medios. Lo de ´Maxi` no fue igual que lo de Silva".
   
"En tanto que a Ricardo Álvarez lo vendimos al Inter por 9.000.000 de euros (unos 12 millones de dólares), que tampoco tenía que ver con esa cláusula", avisó.
   
"Por eso cuando el lunes también nos enteramos que la Roma se quería llevar a Augusto Fernández por el equivalente a su cláusula de rescisión, que es de 5.000.000 de dólares, le pedimos a Christian Bassedas (mánager del fútbol velezano) que hablara con él y nos dijo que nos quedáramos tranquilos, que si se iba sería por una cifra consensuada con el comprador", precisó.
   
Ante la intempestiva salida de Silva, los dirigentes velezanos terciaron ante la AFA para que les habiliten la contratación de un nuevo refuerzo, pero esa petición fue denegada.
   
"Está bien lo que hizo la AFA, porque al cerrar los libros de pases en Europa el 31 de agosto y acá un mes antes, nos quedamos de a pie, pero sería injusto para el resto que nosotros nos reforzáramos fuera de tiempo. Se lo expliqué al presidente Fernando Raffaini y coincidió conmigo", puntualizó.
   
"La verdad que después de esta experiencia será difícil seguir trabajando con Betancourt, con quien solamente habíamos tratado en 2004, cuando estuvimos a punto de incorporar al volante uruguayo Walter Gargano, que estaba por jugar la Copa Libertadores con Danubio contra nosotros. Por eso el pase se cayó y después el jugador se fue al Napoli", advirtió finalmente Calello. (Télam)
Opiniones (0)
22 de octubre de 2017 | 12:51
1
ERROR
22 de octubre de 2017 | 12:51
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Wildlife Photographer of the Year 2017
    18 de Octubre de 2017
    Wildlife Photographer of the Year 2017
    Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
    17 de Octubre de 2017
    "Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México