Fuerzas de la OTAN bombardean el bunker de Kadhafi en Trípoli

Esta noche, fuerzas aliadas recrudecieron la embestida contra el complejo de Bab Al-Aziziyah mientras sigue la incógnita por el paradero de Gadafi.

La cadena árabe Al Arabiya reportó fuertes bombardeos en el marco de la batalla para apoderarse del complejo de Muammar Gadafi en Trípoli, aunque se desconoce si el dictador se encuentra allí. El líder de 69 años, que instó a los civiles a tomar las armas contra las "ratas" rebeldes, dijo en una grabación de audio que estaba en la ciudad y que permanecería allí "hasta el  final". Se cree que Gadafi estaría en alguna parte de la región de Sirte, donde nació.
 
Según reportó un vocero de las fuerzas rebeldes al canal Al Jazeera, y que reporta Infobae, "cualquiera dentro del sitio tiene pocas posibilidades de escapar". "No me imagino que el complejo de Bab Al-Aziziyah caiga con facilidad e imagino que será una pelea dura", dijo Abdel Hafiz  Goga, portavoz del rebelde Consejo Nacional de Transición, en una entrevista difundida por la emisora de televisión. "Los rebeldes están instalando puestos de control en las entradas de Trípoli y no creo que él (el hijo de Gadafi, Mohammad) sea capaz de escapar de Trípoli, y lo mismo aplica para el coronel Gadafi", agregó.
 
El enorme complejo de Gadafi en Trípoli, que incluye barracas militares, ha sido blanco de los ataques aéreos de la OTAN en las últimas semanas, pero rebeldes dijeron el lunes que sigue siendo defendido por tanques y francotiradores. Bab Al-Aziziya fue blanco de un bombardeo de Estados Unidos a  Libia en 1986, bajo la administración de Ronald Reagan, en represalia por lo que el presidente estadounidense llamó la complicidad libia en el atentado contra un club nocturno en Berlín.
 
El paradero del veterano líder libio es desconocido desde que los rebeldes tomaron la mayor parte de Trípoli. Sin embargo, por estas horas las especulaciones proliferan: Estados Unidos sostiene que el dictador continúa dentro de Libia, mientras que el gobierno de Argelia desmintió que se encuentre en su territorio. También fueron negadas las informaciones que daban cuenta de que el líder libio se dirigiera a Sudáfrica y resulta difícil, cuando no imposible, que pueda llegar hasta Venezuela, donde cuenta con el apoyo del caudillo bolivariano Hugo Chávez.
 
Dos hijos del líder fueron capturados, incluyendo a Saif al Islam, acusado al igual que su padre de crímenes contra la humanidad, mientras que Mohamed, preso en su residencia de Trípoli, logró escaparse, indicó el lunes una alta fuente de la rebelión, que pidió el anonimato. "Sí, es cierto, se escapó", declaró esta fuente, interrogada por la AFP en Bengasi, "capital" de los rebeldes en el este del país.

Casi 48 horas después de un ataque rebelde desde varios frentes sobre Trípoli, lanzado junto con un levantamiento en la ciudad, los tanques y francotiradores de Gadafi parecían controlar sólo pequeñas zonas de la capital, incluyendo su cuartel general de Bab al Aziziya. Los civiles, que el domingo por la noche abarrotaron las calles para celebrar el final de la dictadura, se quedaron en casa el lunes mientras sonaban los disparos.
 
El primer ministro de Gadafi llegó el domingo por la noche a la isla tunecina de Yerba, un destino escogido por varios desertores y negociadores procedentes de Trípoli. Fuentes locales no pudieron indicar qué estaba haciendo allí.
 
En tanto, la televisión estatal suspendió sus emisiones y los rebeldes dijeron haber capturado sus sedes.
 
En el extranjero, un creciente número de embajadas libias tenía la bandera rebelde ondeando. Corresponsales de Reuters informaron que las fuerzas rebeldes buscaban a francotiradores de edificio en edificio.
 
Tiroteos esporádicos y explosiones mantenían a los civiles dentro de sus hogares, esperando ansiosamente por el fin del enfrentamiento, luego de un breve estallido de júbilo el domingo por la noche.
 
Miles de personas habrían muerto o estarían heridas por los enfrentamientos de casi dos días. Los líderes mundiales no dudan que, luego de seis meses de una revuelta muchas veces irregular respaldada por aviones de  la OTAN, la a menudo dividida alianza rebelde esté a punto de tomar control del Estado del norte africano y sus extensas  reservas del petróleo. Algunos advirtieron sobre el riesgo de una guerra civil más prolongada y anárquica, que ha sido la más sangrienta de las revueltas de la Primavera Arabe iniciada en Túnez y Egipto.
 
Laila Jawad, de 36 años, que trabaja como enfermera en Trípoli, dijo a Reuters: "Estamos a punto de librarnos del gobierno del tirano. Es algo nuevo para mí. Estoy muy  optimista. Alabado sea Dios".
 
En una medida coordinada el sábado por células rebeldes en la capital y con asaltos desde varios frentes, Trípoli fue escenario de uno de los peores enfrentamientos de la guerra. Un funcionario del gobierno había informado a Reuters que 376 personas de ambos bandos habían perdido la vida y que alrededor de 1.000 habían resultado heridas, aunque no estuvo claro qué tan actualizadas estaban las cifras.
 
Civiles se congregaron tarde el domingo en la Plaza Verde, un símbolo del culto a la personalidad del líder, y ondearon banderas rebeldes. Algunos dijeron que rebautizarían el lugar como "Plaza de los Mártires". Sin embargo, en la mañana del lunes el vocero rebelde Nouri Echtiwi manifestó que soldados en tanques y camionetas armadas con ametralladoras habían salido del complejo Bab al Aziziya de Gadafi. "Ellos dispararon al azar a todas las direcciones cuando escuchaban tiroteos", declaró.
 
Opiniones (0)
17 de diciembre de 2017 | 19:15
1
ERROR
17 de diciembre de 2017 | 19:15
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho