Consumo crece más en provincias amigas al Gobierno

En Santiago del Estero, Formosa, Corrientes y Chaco, donde el oficialismo obtuvo más del 60% de votos, el crecimiento de las ventas de los supermercados desde el 2009 hasta el 2011 superó el 80%. Donde el salario aumentó más fuertemente desde el 2009, como en Tierra del Fuego, Chaco o Tucumán, la presidenta también logró obtener un buen caudal de votos.

En las últimas elecciones primarias, la presidente Cristina Kirchner junto con el Frente para la Victoria, obtuvo más de un 50% de los votos del total de país, augurándole de esta manera un buen futuro para las presidenciales de octubre. Hay varias causas de diversa índole e importancia que pueden explicar este amplio triunfo.

Desde el ámbito económico es posible encontrar varios factores que siempre son decisivos al momento de votar por la importancia que tienen en el bolsillo de la gente. La visión que tienen los votantes con respecto al futuro la situación macroeconómica, del empleo y la seguridad económica influye directamente en el apoyo al partido gobernante de turno.

Esto es lo que ha ocurrido en Argentina en los últimos años: en las anteriores elecciones presidenciales de octubre de 2007, las proyecciones económicas eran buenas y las perspectivas de perder el empleo eran bajas. Como consecuencia, la confianza de los consumidores se encontraba en niveles elevados, llegando hasta los 48 puntos a nivel nacional según el índice de la Universidad Di Tella. Así, el partido oficialista logró un amplio apoyo que superó el 45%.

En cambio, en las elecciones legislativas que se desarrollaron en junio de 2009 el escenario no era tan favorable. La crisis financiera había impactado fuertemente en la actividad local y el desempleo estaba creciendo. Las perspectivas ya no eran tan favorables, y a ello se le sumaban las heridas todavía latentes a causa del conflicto entre el Gobierno y el campo por las retenciones. De esta manera, la confianza había caído hasta los 40 puntos, resintiéndose así el apoyo al Gobierno Nacional: el Frente para la Victoria sólo obtuvo poco más de un 30% de los votos del total del país.

Durante estos días la situación es bastante diferente: la confianza se ubica en niveles muy elevados, rozando los 60 puntos y superando los niveles previos a la crisis. El empleo se encuentra estable, y si bien hay ciertas cuestiones todavía no resueltas como la inflación, la visión general de los consumidores es positiva. Este envidiable contexto explica en gran parte porque el gobierno obtuvo tan buena performance en las elecciones primarias.

Al analizar aquellas provincias en dónde Cristina Kirchner obtuvo la más amplias mayorías, es posible encontrar puntos en común en la evolución de los salarios, el empleo y el consumo.

Por ejemplo, en Santiago del Estero, Formosa, Corrientes y Chaco, donde el oficialismo obtuvo más del 60%, el crecimiento de las ventas de los supermercados desde el 2009 hasta el 2011 superó el 80%.

Con el desempleo ocurrió algo similar: el impacto de la crisis financiera internacional aumentó el número de desocupados en las provincias, pero las cifras comenzaron a descender durante 2010 y 2011. En aquellas provincias en donde los números bajaron fuertemente, como en Río Negro, Tucumán, Corrientes y Misiones, el oficialismo logró un alto respaldo popular. Por supuesto, siempre hay lugar para algunas particularidades: en comparación con el 2009 el desempleo aumentó en Santiago del Estero, Salta o Catamarca. Sin embargo, en estos tres distritos Cristina Kirchner ganó con más del 60%.

Asimismo, en aquellas provincias en las cuales el salario aumentó más fuertemente desde el 2009, como en Tierra del Fuego, Chaco o Tucumán, la presidenta también logró obtener un buen caudal de votos. En la Ciudad de Buenos Aires, en cambio, las remuneraciones crecieron menos que en el resto del país.

Fuente: Abeceb.
Opiniones (0)
20 de enero de 2018 | 06:46
1
ERROR
20 de enero de 2018 | 06:46
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    El ciclón que congela a los Estados Unidos
    4 de Enero de 2018
    El ciclón que congela a los Estados Unidos