El baile del caño arrancó con gran escándalo

Adabel Guerrero realizó una coreografía hot en la primera gala de “caño” y se cruzó duramente con Alfano y Moria en  el programa que conduce Marcelo Tinelli en El Trece.

Adabel y Martín Whitencamp ofrecieron una nueva propuesta: los sado-masoquistas. Látigo en mano, la bailarina obligó a Marcelo Tinelli a subirse a la H con una voz sensual que le hizo honor a las correcciones que le habían dado los jueces de Bailando 2011. Con una coreografía super hot y cubierta apenas por un par de cinturones alrededor de su escultural figura desnuda, Guerrero prendió fuego el estudio y exclamó al final: “¡Lo quiero hacer de nuevo!”

Las repeticiones de los mejores momentos del “caño” de Adabel se sucedían una tras otra mientras el conductor recuperaba el aliento. La cadena nacional le dio el tiempo suficiente a Tinelli para lograrlo y darle paso al jurado.



“Ese cuerpo tiene una disciplina extraordinaria. Me encanta la voz que impostaste. Te suma. Lo que hiciste en el caño –a nivel técnico- es extraordinario, pero no sentí. Fue como frío todo”, fue el análisis de Graciela Alfano (8). “Voy a disentir con mi compañera: después de éste caño no habrá otro igual. Te veo en bolas y me olvidé hasta de Marcelo. Nunca en mi vida hice una inversión hacia abajo. Por más que haya gente que vaya en contra de todos, lo que hiciste fue lo más perfecto que ví”, concluyó Mendoza.

Moria Casán (7) criticó la “tomada de pelo” de haber cambiado la voz en la previa y más tarde, señaló: “Lo que hiciste no coincide con tu Tibet de cabotaje que traés acá. Fue porno y debería haber sido más acotado. Sentí que toda esa performance hubiese sido mejor si no hubiese tenido tanta silicona suelta. No es acorde con el planteo espiritual, con esa intención que tenés de darnos lecciones de moral. Es una falta de respeto. Es too much. Se vio vulgar”.

Adabel retrucó: “No los entiendo. No comprendo la devolución de algunos. Se agarran de mi previa para decir cualquier cosa. Estoy harta de escuchar pavadas. No es soberbia lo mío, pero para una fue frío y para otra pornográfico”. Su compañero se quejó: “Es una ridiculez. Nos matamos laburando y dicen esto… Con todo respeto, Graciela y Moria me parecen ridículas” A continuación, se sumó la coach: “¿Se castiga el saber (bailar)?” El debate quedó abierto.

Alfano intentó cambiar su nota, de 8 a 1, debido a la reacción de Whitencamp pero Marcelo Tinelli le aclaró que no era posible. Graciela amenazó con renunciar al certamen si el soñador no se retractaba públicamente: “Yo no lo insulté al Sr. y no tengo por qué recibir insultos de una persona que recién comienza. Mi trabajo es juzgar y no tengo por qué bancarme esto. Sinceramente no quiero seguir en el concurso”.

Adabel buscó una nariz de payaso y se la colocó para escuchar las palabras de Alfano y Moria, provocando el enojo de las juezas.

Pachano (8) tomó la palabra y dijo: “Me parece, de corazón, que hay ciertas contestaciones que están de más. Fue una coreografía impresionante con una destreza pocas veces vista y quisiera decir que faltó en ese cuerpo maravilloso que tenés, un sentimiento. Estuvo bueno lo que dijo Graciela para ser escuchado, en ese sentido. Nunca logré subir 10 centímetros en tela y sé lo que cuesta, por eso creo que el bailarín habló desde el cansancio”.

Marcelo Polino cerró la ronda de devoluciones con un 10: “La córeo fue impactante. Me deslumbró la pareja con su belleza, carisma, juventud y erotismo. No merecen más que un escandaloso 10”. Total: 33 puntos.

Antes de retirarse del estudio, Martín Whitencamp le pidió disculpas a Graciela y Moria: “Fue una exaltación de mi parte y les pido perdón”.

Fuente: exitoina.com

Opiniones (0)
21 de agosto de 2017 | 11:54
1
ERROR
21 de agosto de 2017 | 11:54
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes