Piquete por el joven que se aferró a su moto y encontró la muerte

Los familiares de Carlos Javier Robles, el joven asesinado en Rodeo de la Cruz, hicieron esta tarde un piquete durante el velorio del joven. "Se resistió a que le quitaran la moto porque le había costado mucho comprarla", declaró el hermano de la víctima.

Carlos Javier Robles tenía 22 años cuando dos sujetos lo interceptaron en Bandera de los Andes, Rodeo de la Cruz. Dos impactos de bala, alojados en la pierna y el abdomen, provocaron esta mañana que muriera desangrado al resistirse a entregar su motocicleta Gillera en el asalto.

Por este crimen todavía sin detenidos, sus familiares y amigos decidieron cortar las calles Pedro Molina y Panamá, quemando gomas, como una manera de hacer públicos su dolor e impotencia, justo enfrente de la sala velatoria.

Y es que, desde que Carlos falleció esta mañana, la familia Robles sólo ha recibido un llamado desde el Ministerio de Seguridad. Anoche, desde la cartera solicitaron algunos datos de la víctima.

Según contara a MDZ su hermano Pablo, “Carlos hacía un mes que se había comprado la moto. Los tipos que lo mataron se tentaron porque tenían un arma. Si se resistió, fue porque le había costado mucho esfuerzo comprarla, y da impotencia que te saquen algo así, por la fuerza”.

En el momento del violento asalto, Carlos se había citado con una amiga con la que estaría saliendo en el último tiempo, pero de la que los familiares no tienen mayores datos.

“Eran amigos, y estaban saliendo desde hace poco. A mi hermano no le gustaba sacar la moto de noche, pero había quedado en juntarse con esta chica en la Plaza Independencia, y como ella no podía, se juntaron en su barrio”, señaló Pablo, mientras sus amigos llegaban para expresarle el dolor por la pérdida.

“Carlos trabajaba en la construcción, el año pasado había terminado el secundario en el CENS y le había costado mucho, porque llegaba a las seis de trabajar y ya a las siete entraba a la escuela”.

Como deseando aclarar que su hermano era una persona que no se metía en problemas, y que “se juntaba con sus amigos –Pablo señala a un grupo de cuatro chicos sentados en el capó de un auto- en la esquina, pero a tomar gaseosa. Ni siquiera salía a bailar. No hacía maldades y eso es lo que duele”, aseguró el hermano de la víctima.

Una de las cosas que llamó la atención fue la asistencia médica al lugar donde Carlos quedó malherido. “Fíjese que cuando mis viejos se enteraron, salieron al Central, pero allí tuvieron que esperar porque todavía la ambulancia no llegaba. Dicen que la ambulancia tardó y eso es lo que nos molesta, porque Carlos se murió desangrado”.

“De la policía no hemos recibido nada. Ahora también ahí dentro –señala la humilde casa donde viven, improvisada como sala velatoria- está una señora que le mataron al esposo que era policía, y que ha venido a acompañarnos, pero nada más. Recién llegaron cuando cortamos la calle, pero vinieron patrulleros para ver qué hacíamos y nada más.”

El municipio de Guaymallén sí hizo acto de presencia. “Se acercó una persona, cuando estábamos haciendo el corte y nos dijo que nos podían dar ayuda psicológica”, afirmó Pablo. “Mi familia está destruida, ayer éramos seis y ahora quedamos cinco”.

En medio del dolor de sus allegados, el hermano menor de Carlos también quiso aclarar que es necesario que estas cosas se sepan, "porque si no, estas cosas no se mueven".

“Que la policía deje de encubrir y que pongan leyes más firmes”, enfatizó dolido. “Y a los políticos que sepan esto, porque también les puede pasar a ellos y a sus hijos”.

Segundo crimen en dos días

Este es el segundo homicidio que ocurre en el Guaymallén profundo entre el domingo y el martes.

A pocas cuadras de Pedro Molina y Panamá, donde es velado Carlos Robles, hace dos noches fue asesinado Antonio Limón, un joven de 18 años que había venido desde Salta junto a su padre y hermanos para la temporada de cosecha.

Según lo informado en el parte policial, Antonio recibió un balazo en la cabeza, tras ser insultado por sus agresores.

Hacía menos de un mes que alquilaban en un humilde departamento interno en Panama e Yrigoyen. Tampoco hay detenidos por este homicidio.    



 

Opiniones (4)
20 de octubre de 2017 | 22:15
5
ERROR
20 de octubre de 2017 | 22:15
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. "el guaymallén profundo" jajajaja que carajo es eso???
    4
  2. que harto me tiene el tema de la seguridad,si bien entiendo que las cosas no pueden cambiar de un dia para el otro es terrible ver lo que pasa ahora eso si...me parecen muchas muertes seguidas .....no sera que algun grupito terrorista esta asustando de mas????? que esta pasando????
    3
  3. Carlos Javier Robles y Miguel, su hermano, estudiaron en nuestro Cens de Bermejo. Carlos asistió a la secundaria entre el 2004 y el 2006. Fue un alumno respetuoso que no escatimó esfuerzo para terminar los estudios. Le quedaban unas materias por rendir y el lunes vino a consultar sobre las fechas de exámenes. Todavía no bajaba los brazos. Quería terminar para superarse. Lamentablemente no tuvo esa oportunidad. Lo sentimos muchos. Profesores del Cens "EL Bermejo"
    2
  4. En verdad, no creo que con sangre cambiaría la cosa. Pero al leer esta notas se te cruzan algunas ideas y sentimientos....
    1
En Imágenes
Wildlife Photographer of the Year 2017
18 de Octubre de 2017
Wildlife Photographer of the Year 2017
Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
17 de Octubre de 2017
"Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México