Hace 36 años River cortaba 18 años sin títulos, hoy está en la "B"

En el 36° aniversario del campeonato del 75, River vive una etapa más oscura que los 18 años sin títulos: en dos días debuta en la B. Era la peor mancha de la historia, el karma de los hinchas de River, el ciclo oscuro que originó el apodo de Gallina...

En el 36° aniversario del campeonato del 75, River vive una etapa más oscura que los 18 años sin títulos: en dos días debuta en la B.
Era la peor mancha de la historia, el karma de los hinchas de River, el ciclo oscuro que originó el apodo de Gallina... Fueron 18 años de frustraciones, de campeonatos perdidos en las fechas finales, de un sufrimiento que parecía insuperable, irrepetible. Nadie imaginaba algo peor. Sin embargo, 36 años después de aquella ansiada vuelta olímpica de 1975, en Núñez se vive otra pesadilla, mucho más dolorosa y humillante.

Habían pasado 17 años, ocho meses y nueve días desde la última alegría, en 1957. El jueves 14 de agosto del 75, en un estadio de Vélez repleto de hinchas millonarios (otros diez mil lo palpitaron desde la avenida Juan B. Justo), River venció a Argentinos y se reencontró con la gloria.

El equipo que volvió a gritar campeón tuvo como emblema y conductor al gran Angel Labruna. El ídolo había logrado una buena campaña en Talleres de Córdoba y el presidente Rafael Aragón Cabrera lo fue a buscar. “Volví para ser campeón”, decía Angelito, convencido de que lograría el objetivo. El DT armó un plantel con jugadores de experiencia. Trajo a Perfumo, Artico, Raimondo, Comelles, la Pepona Reinaldi, Pedro González y Pinino Más, que volvía de Europa. Ellos aportaron la espalda para bancar esa pesada mochila que ya era insoportable, pero las figuras fueron el Pato Fillol, Jota Jota López, el Beto Alonso y el Puma Morete. Salvo el arquero, todos chicos formados en el club. También empezaban a alternar Mostaza Merlo y Daniel Passarella. Paradoja del destino, este descenso manchó a tres de aquellos héroes: al Kaiser, a Fillol (aunque renunció antes del desastre) y fundamentalmente a Jota Jota, la cara más visible.

Hace 36 años, una huelga de futbolistas dejaba la definición del Metropolitano 75 en los pies de todos pibes de las Inferiores. Ni siquiera Angelito se sentó en el banco ese 14 de agosto, sólo eligió a los chicos durante la semana: el técnico fue Federico Vairo. Ese grupo de juveniles luego sería “proscripto”, según aseguraron ellos mismos, por jugar ese partido, pero el 14 de agosto de 1975, en Liniers, hicieron historia. Sobre todo, Rubén Bruno, el autor del 1-0 a Argentinos. Era el fin de una pesadilla, que no sería la peor: en dos días River debutará en B Nacional...
Opiniones (0)
17 de agosto de 2017 | 02:17
1
ERROR
17 de agosto de 2017 | 02:17
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial