Alemania Federal quería "vender" Berlín a la Alemania del Oeste

La República Federal Alemana (RFA) y Estados Unidos consideraron vender Berlín del Oeste a la Alemania comunista, reveló hoy, cincuenta años después de la construcción del muro de Berlín, un semanario alemán, citando documentos gubernamentales revelados recientemente.

El canciller de la RFA de entonces, Konrad Adenauer, sugirió luego de la construcción del muro, el 13 de agosto de 1961, que Berlín del oeste, ocupada por Francia, Gran Bretaña y Estados Unidos y totalmente aislada dentro del bloque comunista, fuera intercambiada por partes de la República Democrática Alemana (RDA), publicó el semanario Spiegel.

Citando documentos gubernamentales revelados recientemente, el Spiegel indica que Adenauer evocó la idea con el entonces secretario de Estado estadounidense, Dean Rusk, y con el presidente John F. Kennedy, sugiriendo que Estados Unidos propusiera ese intercambio a la Unión Soviética, que tenía el control de Alemania del Este.

La idea era dejar a la RDA y las fuerzas soviéticas tomar el control del oeste de Berlín a cambio de que la RFA extendiese sus fronteras al este hacia Turingia y partes de Sajonia y Mecklemburgo-Pomerania Occidental.

Estas áreas estaba ocupadas por las potencias occidentales al final de la Segunda Guerra Mundial y fueron entregadas al Ejército Rojo como lo estipulaban los acuerdos de la posguerra.

Sucedió lo mismo con Berlín, que estaba totalmente ocupada por el Ejército Rojo en 1945 y que se dividió en cuatro zonas después de la guerra.

La RFA no creyó realmente que Moscú fuese a aceptar el acuerdo ya que el recientemente creado Estado de Alemania del Este hubiese tenido que entregar partes de su cordón industrial al Oeste.

Pero Adenauer pensó que podía sacar provecho con este intercambio o, al menos, resolver problemas con las autoridades soviéticas y de Alemania del este si Moscú hubiese estado tentado por la idea.

Para las potencias occidentales el intercambio hubiese sido provechoso ya que hubiese puesto fin a las tensiones con el bloque soviético por el control de Berlín del Oeste, uno de los focos calientes de la Guerra Fría.

Según estos documentos, Kennedy desechó la idea.

En junio de 1963, el presidente estadounidense visitó Berlín y declaró su apoyo a los berlineses del oeste con la famosa frase: "Ich bin ein Berliner" (Soy un berlinés).
Opiniones (0)
9 de Diciembre de 2016|16:13
1
ERROR
9 de Diciembre de 2016|16:13
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic