Deportes

Ex jefe de La Doce revela su interna y que son "una sucursal de la Federal"

El Uruguayo Richard acusó a Rafael Di Zeo de mandarlo a matar aquella noche en Cocodrilo, donde recibió tres tiros en la espalda por los que aún sigue hospitalizado. "Ofrecí las pruebas pero la Justicia no hace nada porque tienen el acuerdo con la política y la Policía".


Desde el 12 de marzo, La Doce tiene un enemigo íntimo: el Uruguayo Richard, quien sigue hospitalizado por recibir tres tiros en la espalda en el boliche Cocodrilo. Despechado, el barrabrava arrepentido apuntó a Rafael Di Zeo y su gente.

"Esa noche eran 20. Llegué y quise acercarme pero Fernando Di Zeo me dijo ‘salí de acá, con vos está todo mal’. Me di vuelta y siento unos tiros. Miro para atrás y veo a Gabriel Melo, alias Polilla, chofer de Rafa, con la pistola. Hago dos pasos y me caigo. Ahí Tyson me da un botellazo en la cabeza y el resto patadas gritando ‘matémoslo como una rata’", recordó.

En una entrevista en el diario Olé, denunció: "Ofrecí las pruebas pero la Justicia no hace nada porque tienen el acuerdo con la política y la Policía. Siempre fue así La Doce, una sucursal de la Federal. Con Rafa, con Mauro. Laburan para el Gobierno, la protección viene de ahí. Y me quieren bajar para que no hable. Responsabilizo a los Di Zeo por cualquier cosa que me pase".

"La Doce pagaba por mí libertad. ¿Sabés por qué? Porque al lado mío nadie los tocaba. Me garpaban por cuidarlos, porque cuando yo salí de prisión, Boca corría en todos lados y cuando se supo que estaba yo con mis pibes, nos tenían terror, había llegado el Uruguayo, el que manejó durante 11 años el penal de Devoto. Ahora me reemplazaron por la Policía, a la que llevan hasta en los micros. Les salvé la vida tres veces y me mandaron a matar por la espalda estos cagones", reveló.

El Uruguayo no tiene dudas de por qué quisieron matarlo: "Yo había salido de prisión y se decía que iba por la barra de nuevo. Y me tienen miedo en serio. Me tiraron de atrás porque de frente no podían ganarme, no me duran un minuto. Hoy Rafa quiere ser presidente, Mauro se la lleva toda del club y yo estoy así. Por eso ahora hablo, porque rompieron los códigos: me mandaron en cana, casi matan a mi hermano el día del Parque Lezama, me secuestraron a mi hijo y me pegaron tres tiros. Ahora los quiero presos a todos. Maldito el día que entré a La Doce: el mundo del delito tiene códigos, el de los barras, no".

Además, reconoció: "Yo me llevaba una moneda, tampoco voy a hacer gratis que La Doce sea otra vez la más poderosa. Ellos son tan cagones que en el Mundial 06 les dije: “Vamos y les plantamos la bandera de Boca a los de River en el medio”. Y no quisieron los cobardes. Si vos sabés que la barra la gané yo, no Mauro, y como temblaba me mandó a la Policía. Maldito el día que les conté que tenía el pedido de captura. Si no fuera por eso, yo era el jefe".

Lejos de pintarse como una carmelita descalza, mostró los dientes: "Soy el monstruo que todos pintan. Manejé pabellones, penales, la cana me ve y me tiene miedo. En cambio los barras son todos panchos que necesitan, como en La Doce, andar con la Policía para que no les pase nada. Pero que se queden tranquilos ésos, no los voy a matar, que es lo que se merecen. Si en este país hay Justicia, los voy a mandar presos".
Opiniones (0)
20 de agosto de 2017 | 02:22
1
ERROR
20 de agosto de 2017 | 02:22
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial