Deportes

"Sería un placer y un orgullo dirigir a River", confesó Gallardo

“Obviamente que es una de mis metas en esta nueva carrera que inicié como entrenador. La verdad que ni el acérrimo contrario al club podía imaginar que el equipo llegaría a la B Nacional”, confió el actual DT de Nacional.

Marcelo Gallardo, flamante entrenador de Nacional, de Uruguay pero, sobre todo, ídolo riverplatense, sostuvo hoy que sería "un placer y un orgullo" dirigir al equipo de Núñez, al que le resulta "increíble" verlo en la B Nacional.
   
"Dirigir a River sería un placer y un orgullo. Obviamente que es una de mis metas en esta nueva carrera que inicié como entrenador. La verdad que ni el acérrimo contrario al club podía imaginar que el equipo llegaría a la B Nacional", confió Gallardo en una entrevista con el programa radial Deportivo Télam.
   
"Lo que pasa es que en los últimos tiempos en que estuve en el club ya se veía lo mal que se estaban haciendo las cosas, pero nunca se me pasó por la cabeza caer tan bajo", admitió.
   
Precisamente respecto de su alejamiento definitivo como jugador de River reveló que no se quedó "con un sabor amargo", pese a la desagradable situación que le tocó vivir en el partido de despedida, cuando el entonces técnico del primer equipo, Angel Cappa, no lo incluyó "ni un minuto" en la derrota sufrida frente a Tigre por 5 a 1 en el estadio Monumental.
   
"Ese fue un momento poco agradable pero minúsculo ante la cantidad de cosas hermosas que me tocaron vivir en el club. Mi identificación con River es tan fuerte y mi amor por esos colores es tan grande, que ni eso no otras tantas cosas que no me gustaron, podrán empañar lo que siento por esta institución", destacó.
   
"Ahora a (Matías) Almeyda lo veo muy bien y confío en que va a tener éxito como entrenador, fundamentalmente porque está feliz con haber vuelto al fútbol", apuntó.
   
Y respecto de otro notorio ex compañero como Ariel Ortega, el "Muñeco" se alegró de que a partir de hoy se haya convertido en jugador de Defensores de Belgrano.
   
"Ariel es fútbol. Por eso, mientras tenga ganas seguirá jugando donde sea, no importa si es en la B o en cualquier otro lugar", exclamó.
   
"Lo que pasa es que para el retiro hay que prepararse, porque de lo contrario es muy complicado. En mi caso, antes de tomar la decisión lo analicé muchísimo, hasta que me di cuenta que el momento había llegado. Por eso hasta ahora no extraño estar dentro de una cancha. Y haber empezado enseguida como técnico no lo tomé como algo necesario para olvidar rápido mi etapa de jugador", aclaró.
   
Gallardo reveló que los últimos años de futbolista los disfrutó "mucho más. En ningún momento me pesaba entrenar o concentrarme. Lo único que no me gustaba era que no podía practicar al ciento por ciento en lo físico, porque no es muy lindo pasarse más tiempo en el consultorio del médico o el gimnasio, que en el campo de juego".
   
"Por eso sostengo que uno debe jugar mientras se sienta importante para un equipo. Y el día que deja de serlo, entonces debe retirarse. En mi caso, cuando lo hice, más allá de que fue el mismo día en que salimos campeones de Uruguay con Nacional, sabía que había entregado todo en el fútbol y no había cuentas pendientes que lamentar", confesó.
   
"Después, el técnico del equipo (Juan Ramón Carrasco) renunció sorpresivamente y me ofrecieron su cargo, algo que me sorprendió pero que acepté inmediatamente, porque este es un club de jerarquía y prestigio que me permitía iniciar una carrera nueva desde un lugar de privilegio", argumentó.
   
Desde Montevideo, "una ciudad en la que se vive muy tranquilo",  que disfruta "mucho" y que la siente "muy cómoda como para trabajar", Gallardo expresó que la pasó "muy bien con Carrasco como técnico" y que es bueno que muchos jugadores "se retiren grandes, sobre todo en Argentina, donde a los futbolistas ya se los quiere jubilar a los 30 años".
   
En cambio se mostró disgustado con los últimos acontecimientos que se registraron en torno al seleccionado argentino. "Fue muy desprolijo todo lo que pasó con Sergio Batista. Hay que terminar con eso de una buena vez".
   
"Tantas desprolijidades le hacen mal al fútbol argentino. Ojalá que a Alejandro Sabella lo dejen trabajar como se debe. Es un tipo al que admiro mucho en lo profesional y en lo humano. Su designación sí que me alegró", reconoció.
   
"Ojalá algún día pueda yo también llegar a ese lugar. Pero soy consciente que debo dar los pasos como corresponde y Nacional es mi primer gran desafío", completó un Gallardo feliz con su presente y también con su pasado. (Télam).
Opiniones (1)
19 de agosto de 2017 | 02:09
2
ERROR
19 de agosto de 2017 | 02:09
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Marcelito esperá que llegué nuevamente a la "A" para dirigirlos y enseñarles a arañar como gatitos , por ahora todos vestidos de negro parecen gallinas viudas
    1
En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial