Anses admite que no puede pagar todos los fallos

Diego Bossio, director del Anses, le explicó ayer a la Corte Suprema que el organismo no está en condiciones de actualizar los haberes a todos los jubilados y, por lo tanto, el organismo no pagará automáticamente la movilidad que reconoció el tribunal en varios fallos (como el caso Badaro). Anses cancelará en efectivo sentencias por un máximo de $ 2400 millones,  menos del 2% de los 137.000 millones que gasta el organismo

Diego Bossio, director de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses), le explicó ayer a la Corte Suprema que el organismo no está en condiciones de actualizar los haberes a todos los jubilados y, por lo tanto, el organismo no pagará automáticamente la movilidad que reconoció el tribunal en varios fallos (como el caso Badaro). Como respuesta, se decidió crear una comisión de trabajo para analizar el tema.

Además, para el presente año, sólo se autorizó a la Anses a cancelar en efectivo sentencias por un máximo de $ 2400 millones, lo que equivale a poco menos del 2% de los 137.000 millones que gasta el organismo en el pago de jubilaciones, pensiones, asignaciones familiares y subsidios.

Estos son datos oficiales de la Anses, que están contenidos en un informe de varios cientos de páginas que Bossio presentó hace un mes ante la Corte y sobre el cual, ayer, el funcionario dio explicaciones. Bossio nunca aceptó difundir ese informe, pero La Nacion tuvo acceso a su contenido.

La reunión que Bossio pidió a la Corte y que se concretó ayer se prolongó por más de una hora, y la decisión de crear una comisión de trabajo evidencia la encrucijada en que está el alto tribunal, que está preocupado por la proliferación de juicios previsionales, pero, al mismo tiempo, no se anima a avanzar con una condena colectiva.

La preocupación del tribunal presidido por Ricardo Lorenzetti se funda en que en la justicia previsional se acumulan más de 470.000 demandas y el cúmulo de trabajo crece a razón de miles de nuevos casos por mes.

En el informe, Bossio había dado algunos números sobre cómo ve el problema: a raíz del fallo Badaro, por el cual la Corte reconoció la movilidad de haberes por el período 2002/2006, se presentaron 297.500 demandas contra la Anses.

Pero el organismo -que dilata el pago de las sentencias- sólo consintió pagar la movilidad dispuesta en los fallos o desistió los recursos en 22.900 casos.

Según Bossio, los demás casos no son aplicaciones puras del criterio Badaro, porque involucran otras fechas u otros intereses, con lo cual la Anses no los puede consentir.

Ese es el criterio con el que Bossio, de alguna manera, justifica desde lo técnico las dificultades financieras que enfrentaría la Anses. El organismo no tiene atribución para pagar fallos más abarcativos que el dictado en el caso Badaro.

Bossio también afirmó que en los últimos cuatro años se multiplicaron por cuatro los créditos presupuestarios que estableció el presupuesto nacional para pagar sentencias.

Pero, de cualquier forma, la conclusión es inequívoca: si un jubilado quiere obtener la movilidad de sus haberes debe saber que la Anses no aceptará su reclamo y que tendrá que iniciar y tramitar un largo juicio, como viene ocurriendo hasta ahora. En suma, la reunión entre Bossio y la Corte fue positiva, pero no arrojó avances concretos.

La situación de los jubilados
Mientras esta situación no cambie, los jubilados se verán obligados a continuar con su largo peregrinar por la Justicia.

Los pasivos reclaman que el organismo les recalcule el haber inicial (el monto de la primera jubilación), que le pague a cada jubilado la actualización que ya reconoció la Corte en el fallo Badaro para el período 2002-2006, que se reconozca el ajuste por períodos posteriores hasta 2011 y, también, que una vez ganados cada uno de esos juicios, la Anses finalmente acepte cumplir las sentencias y efectivizar los pagos.

Los jueces de la Corte no ocultan el verdadero fastidio que les produce la actitud de la Anses, que si bien hace varios años se comprometió ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA a no apelar las sentencias que benefician a los jubilados, igualmente continúa apelando decenas de miles de fallos ante el máximo tribunal.

El mes pasado, la Anses también volvió a ser noticia cuando recusó a uno de los camaristas previsionales, Luis Herrero, en cientos de causas, algo que la cámara previsional rechazó en forma inequívoca.

Aprovechando que hace dos años la Defensoría del Pueblo presentó una acción de clase (admitida por única vez en el caso Halabi, ajeno al problema jubilatorio) para que la Corte, en una única sentencia, les diera la razón a los jubilados y brindara una solución definitiva, el tribunal decidió escuchar a Bossio. Pero la solución de dictar un único fallo, por cuestiones técnicas, sigue generando muchas dudas entre los jueces:


La Corte, cuando dictó el fallo Halabi, lo hizo con una mayoría ajustada de cuatro jueces: Lorenzetti, Juan Carlos Maqueda, Eugenio Zaffaroni y Elena Highton, mientras que los otros tres magistrados lo hicieron en disidencia.


Halabi era un caso que no tenía impacto económico. Sería muy difícil lograr reconstruir esa mayoría ajustada en el caso Defensoría del Pueblo, especialmente porque Zaffaroni y Highton no siempre tienen la misma visión política que Maqueda y Lorenzetti y porque Argibay rechaza una solución semejante.

470.000
Demandas
Son los juicios contra la Anses; incluyen reclamos por cálculo del haber inicial y por distintos períodos de actualización.

297.500
Demandas
Son las causas iniciadas para que se aplique el fallo Badaro, que admitió la movilidad por el período 2002/2006.

$ 2400
Millones
Son los fondos asignados en el presupuesto de este año para que la Anses pague sentencias.

Claves del conflicto

Juicios Los reclamos de jubilados contra la Anses crecieron fuertemente en los últimos años; una razón fue la pérdida de poder adquisitivo de los haberes de cientos de miles de pasivos entre 2002 y 2006, por la falta de actualización ante la inflación.


Incumplimientos A la hora de cumplir con las sentencias, la Anses sigue demorándose respecto de los plazos legales y, en muchos casos, no paga lo que le ordenan los jueces.


Requisitoria A fines de mayo pasado, la Corte Suprema le exigió al director de la Anses, Diego Bossio, la presentación de una serie de datos sobre la litigiosidad; lo hizo en el marco de una demanda presentada por el defensor del pueblo de la Nación, que busca que se generalice un ajuste de haberes.


Causa madre El fallo sobre el que se basa el pedido del defensor es el que favoreció al jubilado Badaro, al disponer que su haber debió haber aumentado entre 2002 y 2006 en igual porcentaje que los salarios activos.


Negativa Al igual que lo había hecho el año pasado en el Congreso Nacional, Bossio afirmó ayer que el organismo no está en condiciones de pagar los ajustes que se le debe a un grupo importante de jubilados y pensionados.

www.lanacion.com.ar
Opiniones (1)
20 de octubre de 2017 | 15:21
2
ERROR
20 de octubre de 2017 | 15:21
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. AHORA NO PUEDEN PAGAR LO QUE LES CORRESPONDE A LOS JUBILADOS, MIENTRAS SE PATINARON LA PLATA DE LA ANSES EN FUTBOL PARA TODOS Y TODA CLASE DE PLANES PARA CONSEGUIR VOTITOS, METERLOS PRESOS ES POCO
    1
En Imágenes
Wildlife Photographer of the Year 2017
18 de Octubre de 2017
Wildlife Photographer of the Year 2017
Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
17 de Octubre de 2017
"Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México