"El preso debe portarse bien, trabajar y estudiar"

Lo dijo el director de la Penitenciaría local. Se apunta a tener analfabetismo cero y a que los internos aprendan un oficio mediante diversos talleres destinados a beneficencia.

San Rafael cuenta con 355 personas privadas de su libertad, de los cuales  311 están alojados en la Penitenciaría y 44 en la Colonia Penal de calle Tirasso. En este momento sólo 8 mujeres están cumpliendo condena y dos tienen a sus hijos con ellas. Si bien es una cantidad considerable de personas privadas de su libertad, hubo años en que el número de internos era superior. De ese total un 10 por ciento es analfabeto y el resto cursa estudios primarios o secundarios.

Una de las premisas de la actual gestión es que los presos estudien para que “realmente su paso por la institución sea provechoso. Queremos que se aprenda un oficio para que cuando recupere su libertad tenga como ganarse el pan. Además estamos trabajando en un proyecto junto al rector de la Escuela Normal, para que con planes de estudio lleguemos a tener cero analfabetismo” sostuvo  Ricardo Gatica, director de la Penitenciaría.

 
En diálogo con Mediamza.com, Gatica aseveró que lo primordial es que los internos respeten las normas de convivencia, trabajen y estudien. “En comparación con años anteriores tenemos más gente que estudia y que aprende un oficio. Estas matrículas se han incrementado notablemente siendo fundamental para la calificación de cada preso. Un interno que no va a la escuela nunca podrá llegar a la Colonia Penal” aseguró.

En breve se pondrá en marcha un proyecto articulado entre el INV, la Asociación de Productores de Vino casero y la Cárcel, mediante el cual los internos construirán máquinas destinadas a la elaboración de vinos.

De acuerdo a sus gustos, cada detenido asiste a un taller en particular más allá de cumplir con las labores diarias de fajina y la asistencia ala escuela primaria, secundaria o terciaria. Incluso hay 4 internos que cursan la carrera de Abogacía y uno Filosofía.

Los talleres en donde se les enseña un oficio son optativos, cada preso elige de acuerdo a su gusto. La premisa es insertar la Cárcel en la sociedad y se pretende lograr a través de talleres de mecánica, instalacionesdomiciliarias, carpintería y construcción. “No hacemos trabajos para la venta, sino que sólo están destinados para ayudar a entidades públicas o instituciones” comentó Gatica.

"Quienes asisten al curso de carpintería ya fabricaron todo el mobiliario para el jardín maternal recientemente inaugurado en Rama Caída, además el año pasado reconstruyeron 400 sillas de la escuela Normal. Ahora trabajan en la fabricación de puertas y aberturas para otras escuelas del centro y en la construcción de 60 camas destinadas al predio (ex orfanato) de los Jubilados que se ubica en la Villa 25 de Mayo. Se realizan juguetes didácticos para los jardines maternales y se colabora de manera permanente con el Hospital y escuelas carenciadas. Las mujeres realizan costura, manualidades y fabrican barras de cereal mediante un convenio con la empresa Hinisa-Hidisa".

“Yo no quiero que los trabajos se vendan porque le quitamos posibilidades al ciudadano que no está privado de su libertad, que paga sus impuestos y que dignamente trabaja, por eso nuestra labor tiene como finalidad ayudar a las entidades que lo necesitan” manifestó el director de la Penitenciaría.

Son 44 los condenados que pasan sus días en Colonia Penal sin importar el tipo de condena que cumplan. Allí gozan de un régimen abierto, es decir que no se encuentran tras las rejas, pero sí deben respetar normas y cumplir con sus obligaciones. La Colonia se ubica en la calle Tirasso y en el lugar se cultivan tomates y cebollas que se venden al público, se crían pollos para consumo interno y lechones para el que quiera comprar. La idea es centrar en pocas actividades para que el aprendizaje sea fructífero. Prácticamente con lo producido se abastece las necesidades de todo el personal penitenciario.

Las premisas impuestas son claras y concisas. Se pretende mantener el orden por sobre todas las cosas, elevar el nivel de alfabetización de cada persona que ingresa a la cárcel y brindarle a través de los talleres una herramienta que le permita reinsertarse en la sociedad una vez que haya cumplido su condena.
Opiniones (1)
11 de diciembre de 2017 | 07:08
2
ERROR
11 de diciembre de 2017 | 07:08
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Esta muy buena la nota. Gatica es todo un personaje.
    1
En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho
Incendios en California
6 de Diciembre de 2017
Incendios en California