Interiorismo a flor de piel

Una de las virtudes del interiorismo es desnudar el espíritu de cada lugar. En este trabajo que tiene a la Piel en su mayúscula expresión, diseño e interiorismo en manos de Daniela y Laura Lacroix se combinan creando piel en las paredes, recreando su luminosidad en la iluminación y transmitiendo la pureza y perfección de su textura en la estética general.

El proyecto consistió en crear la imagen, el concepto y el estilo de un servicio profesional desde la gráfica y el interiorismo. La superficie en blanco se trabajo en principio en planta, sectorizando los espacios necesarios según fueran los tratamientos de medicina estética a realizarse. El estudio de la circulación de los pacientes y profesionales marcó las divisiones necesarias y la construcción en seco de diferentes boxes y privados.


Las mesadas de trabajos se trabajaron en superficies completamente transparentes, en vidrios de 10 ml de espesor, apoyados en cuerpos laqueados en blanco cuyas cajoneras y puertas sirven para el guardado.

















Las sillas fueron enteladas en tapicería de cuero blanco y patas cromadas de diseño liviano, con almohadones en sedas y panas en tonos naturales y de diferentes pero sutiles estampados.


Las puertas interiores fueron ploteadas con gigantografías que hacen referencia a la actividad, brindando imágenes fotográficas de diferentes pieles del cuerpo.


El uso del ventilador de ratán blanco en el cielorraso provoca un suave movimiento de aire generando un ritmo apacible en el lugar.

Se agregaron frases en los boxes para acompañar el mensaje y ambientar cada sector.


Se realizaron divisiones en los boxes para brindar intimidad. Estos fueron diseñados y confeccionados con tiras de algodón blanco en diferentes anchos y largos, en sistemas de rieles corredizos para su desplazamiento.


Ningún accesorio debía interrumpir la sensación de piel reflejada en toda la ambientación. Por lo tanto, el diseño del mobiliario tampoco debía eclipsar las vistas homogéneas e integradas entre sí.


El hall de acceso, de gran importancia, debía ser un espacio amplio, despojado y tranquilo.

En el piso se colocó un cuero de piel (sintética) en los mismos tonos, que agrega textura sin interrumpir la sensación de calma y pureza.

Una pantalla de led proyecta imágenes informativas y de actualidad mientras la paciente espera ser atendida.

Era importante agregar vivos verdes como las dos palmeras de interior que se ubicaron en la recepción.

El verde natural aporta vida y contrasta con los tonos naturales utilizados en el lugar.




















Opiniones (0)
19 de agosto de 2017 | 07:27
1
ERROR
19 de agosto de 2017 | 07:27
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial