Deportes

¿Se puede jugar peor en el fútbol argentino?

Nada más que 14 goles en nueve partidos disputados en la primera fecha. Entre viernes, sábado y domingo, seis empates y cero triunfos locales marcaron una jornada pobre en el arranque del torneo Apertura 2011. La mediocridad del fútbol argentino, salvo contadas y milagrosas excepciones.

Los grandes referentes del balompié nacional son Riquelme y Verón. El 10 de Boca no está bien físicamente y el equipo espera por su fútbol a cuentagotas. En tanto, el símbolo de Estudiantes hoy es noticia ya que podría jugar sus últimos cuatro meses para tomar el cargo de manager de Selecciones Argentinas. Detrás de Román y la "Brujita", el torneo argentino carece de ídolos o referentes de peso en sus clubes.

Algún fanático que supere los 50 años contará que en los 70 o 80 sabían las formaciones de sus equipos de memoria. ¿Como formaba Boca, Independiente o Banfield en el Apertura 2009? El éxodo de jugadores al exterior es tan masivo que ante el primer talento que surge, ya hay varios interesados de mercados poco convencionales como Rusia, Ucrania, China o México.

De los 20 equipos de Primera, Vélez, Estudiantes y (tal vez) Godoy Cruz se muestran superiores al resto. Si a los 17 conjuntos restantes les sumamos 18 más de su nivel tendríamos un torneo lamentable, de muy bajo nivel. La Primera B Nacional, que también puso en marcha la temporada 2011/2012, habla el mismo idioma que la máxima categoría: pocos espacios, demasiada marca, presión y escasez de talentos.

Si se concretaba el campeonato de 38 equipos propuesto por la AFA, el torneo contaría con algo más que nueve partidos malos en su primera fecha. El campeonato argentino necesita una renovación de base, no un experimento.

¿Soluciones? Federalizar el fútbol, frase utilizada para el torneo, debería generar más talentos en el Interior y que no sólo sea una oportunidad de tener a Boca o River en su provincia. Los últimos cracks argentinos surgieron de clubes de Capital Federal o Gran Buenos Aires (Agüero, en Independiente; Tevez, en Boca; Mascherano, en River; Romero, en Racing). Lionel Messi es el caso más emblemático: se formó en Newells, River no quiso pagarle el tratamiento para su problema de crecimiento y recaló en Barcelona.

La pelota se desangra año tras año, en cada torneo que se disputa. No interesará si el nuevo formato sea de 20, 38, 40, 58 o 100 equipos. El problema está en la renovación de jugadores a futuro. La mediocridad de hoy, a este paso, llevará a una precarización del deporte más popular de este país.

Si, se puede jugar mucho peor en el fútbol argentino.

Fuente: Terra
Opiniones (1)
21 de noviembre de 2017 | 13:45
2
ERROR
21 de noviembre de 2017 | 13:45
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. El fútbol es un fiel reflejo de la Argentina de hoy. Los deportistas, los dirigentes, los políticos, los empresarios, los ciudadanos, la sociedad en general refleja la "chatura" de nuestro país. Ya no creemos en nada ni en nadie. Desconfiamos de todos, hasta de los jueces. La salud, un desastre, la educación: pase-pase y ni qué hablar de la seguridad. Estaba convencido que en octubre la cosa podía cambiar, pero después de De la Sota ayer en Córdoba, ya no creo en nadie.
    1
En Imágenes
Grammy Latinos 2017
18 de Noviembre de 2017
Grammy Latinos 2017
Lluvias torrenciales en Grecia
16 de Noviembre de 2017
Lluvias torrenciales en Grecia