Etiqueta Negra: De la gula como inmoralidad

La revista de culturas Etiqueta Negra ofrece uin ensayo de Francine Pose que podés leer desde aquí.

Para un hedonista no hay nada más inmoral que reprimir los sentidos y convertir al del gusto en mero acto fisiológico. La gula se ha vuelto un pecado estético (y dietético). A los gordos se les condena por su apariencia y no porque hayan hecho algo malvado.

Demasiado pronto, con demasiada delicadeza, a un precio demasiado alto, con demasiada voracidad, demasiado. Según San Gregorio Magno, pionero en la enumeración de los siete pecados capitales, éstas son las cinco maneras en las que la gula se manifiesta, o bien se esconde, cebando la trampa con una razón más, con la exquisitez cara, el apetitoso tentempié entre comidas.

De hecho, la fórmula de Gregorio describe las distintas formas en que la mayoría de nosotros comemos, planeamos comer o pensamos sobre la comida, con una frecuencia más o menos diaria. En realidad, de las cinco señales de advertencia que identificó el papa como signo distintivo del glotón, sólo hay dos –«con demasiada voracidad» y «demasiado»– que sigamos relacionando con la gula. ¿Acaso el deseo de comer carne cara o de disfrutar de platos delicados suena a crimen contra Dios, una maldad que nos envía directamente a pasar la eternidad en el tercer círculo del Infierno? Si la gula fuera en realidad un pecado, ¿quién de nosotros estaría libre de culpa?

Leé más desde aquí. Hacé clic.

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
3 de Diciembre de 2016|22:56
1
ERROR
3 de Diciembre de 2016|22:56
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016