Deportes

Este será el rival de Godoy Cruz: Vélez

El “Expreso” enfrentará al último campeón en la primera jornada del torneo Apertura que marcará el inicio de la temporada para ambos conjuntos. El “Fortinero” es uno de los pocos equipos que mantiene equilibrio entre su buen pasar futbolístico y su actualidad institucional.

Fórmulas que aseguren el éxito deportivo no hay, pero tal parece que a partir de su pericia institucional, Vélez es capaz de consolidar una posición que a priori lo coloca a la vanguardia del fútbol argentino.
   
Vanguardia, desde luego, entendida como la palabra que expresa el acto de llevar la delantera, aunque no necesariamente esa condición se exprese en un monopolio de títulos.
   
Es que a diferencia de las ligas más poderosas de Europa, por ejemplo, en la Argentina no hay margen para polarizaciones de poderío o dominios tan ostensibles como el de Barcelona en España, Inter en Italia (en 2009/2010) o antes Bayern Munich en Alemania.
   
En la Argentina son unos cuantos los clubes que aspiran a ganar el título o en todo caso clasificarse a las competencias internacionales.
   
Pero sí es un mérito enorme, y además de enorme, excepcional, mantenerse en un lugar de privilegio. En ese lugar que durante varias décadas fue patrimonio exclusivo de los cinco grandes tradicionales.
   
¿Y dónde constan hoy esos cinco grandes? Boca lleva un par de años de sequía, River descendió a la B, Independiente pugna por olvidarse de las zozobras que pareció disipar la conquista de la Copa Sudamericana 2010, Racing ha devenido la eterna promesa incumplida y San Lorenzo es un náufrago de un mar de mediocridad.
   
Vélez es el único club argentino con cuentas que cierran y prosperidades constantes y sonantes. El único que dispone del listón alto en el plano institucional y en el futbolístico, y que en los dos está a la altura de las circunstancias.
   
Nobleza obliga: Lanús se mueve en una sintonía análoga, aunque sin tanto predicamento en los resultados; y más allá de sus claroscuros Estudiantes de La Plata también sabe merodear esa zona de fecundidad.
   
Y ahora, cuando despunta la temporada 2011/2012 y cada club examina su inventario, sus aspiraciones y sus posibilidades, los esplendores de Vélez son más visibles que nunca.
   
Cuando cabía la posibilidad de que se desprendiera de unas cuantas de sus figuras, vendió apenas dos (Maxi Moralez y Ricky Álvarez) y al tiempo que acrecentó su patrimonio se dio el lujo de conservar la base del actual campeón argentino.
   
Y es así que a fuerza de no tratarse de una política circunstancial, sino más bien de una política planificada, consolidada y honrada año a año, Vélez se ufana de haber alcanzado algo bastante más primordial que una primavera de verano.
   
De una metódica suma de excepciones ha labrado su propia regla: transparencia financiera y excelencia organizativa. De allí se desprende en Vélez el arte de conservar un muy buen equipo que hoy, en los albores del Torneo Apertura, es más candidato que nunca. (Télam).
Opiniones (0)
19 de noviembre de 2017 | 21:52
1
ERROR
19 de noviembre de 2017 | 21:52
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Grammy Latinos 2017
    18 de Noviembre de 2017
    Grammy Latinos 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia
    16 de Noviembre de 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia