Alquileres: el difícil acceso para la clase media

La escasez de viviendas nuevas, sea por operatorias del IPV o a través de créditos Hipotecarios bancarios es el principal factor que deriva en la fuerte demanda que hoy supera la oferta. Para una familia tipo el panorama en San Rafael es complicado.

El concepto clave cuando se habla de alquileres, -y en esto coinciden los agentes del rubro consultados por Mediamza.com-, se asienta en la premisa de que una familia tipo de clase media o media baja, le es imposible el acceso a un crédito bancario que le permita construir o comprar su vivienda propia. Esto provoca una fuerte demanda que supera la oferta de viviendas destinadas al alquiler. También hay otras razones que, según reconocen desde el rubro, inciden en la escacés de oferta de alquileres, tal es el caso de la afluencia de estudiantes que San Rafael recibe de otros lugares. 

 

En la actualidad se necesita un ingreso mínimo de alrededor de 10.000 pesos para poder acceder a un crédio hipotecario suficiente para construir una casa tipo. Con sueldos promedios entre 3.500 y 4.000 pesos es muy difícil que un número significativo de personas pueda acceder a la vivienda propia. El Estado se encuentra muy lejos de satisfacer la demanda presente y cada día que pasa surgen nuevas necesidades que difísilmente puedan ser satisfechas con operatorias, teniendo en cuenta que hay inscriptos que hace mas de diez años esperan por sus casas, aún habiendo pagados su proporcional del lote y urbanización.

“Para la clase media hoy están faltando viviendas, mientras que para la clase baja es imposible hoy que llegue a una vivienda digna. El Estado, por medio de los bancos, no está generando préstamos, o exigen mucho con un préstamo de dinero, y eso deriva en este problema de que haya una demanda tan grande de alquileres”, comenta Juan Carlos Lacam, de larga trayectoria en el mercado inmobiliario. 

El problema más agudo se le presenta principalmente a un padre de familia tipo que busca una vivienda o departamento, y que necesita de dos a tres habitaciones, cocina, living-comedor, uno a dos baños y patio. Casos típicos de estas viviendas son aquellas de los barrios TAC, Docente o Unimev, cuyos alquileres rondan en promedio los 1.800 pesos mensuales, o 2.000 pesos en aquellos caso en que se les haya hecho ciertas mejoras.

“La oferta entonces tiende a dirigirse hacia las parejas jóvenes sin hijos o a las personas solas. Y lo que resulta escaso es la disponibilidad de viviendas o departamento para una familia tipo”, resume en sintonía con lo expuesto Gabriel Omar Moreno (foto), Delegado Zona Sur del Colegio de Corredores Públicos e Inmobiliarios.

 
El panorama a nivel nacional no difiere del local: el doctor José Griselli, asesor legal de la Unión Argentina de Inquilinos, decía al diario La Nación, en una nota publicad el 30 de abril de este año: “la oferta está saturada porque hay mayor demanda y porque la falta de créditos blandos obliga a alquilar, y a seguir respondiendo a requisitos de los propietarios cada vez más duros. Es cierto que algunos inmuebles a estrenar se han volcado al mercado, pero esa oferta no se corresponde con la realidad de la gente".

En la misma nota, Griselli agregó: "quien invierte 140/150.000 dólares en una propiedad exige infinidad de garantías para alquilarla. Lo que digo no es resultado de un relevamiento particular, es lo que percibimos diariamente a través de la gente que nos consulta. Estamos en contacto con una cara de la realidad que las inmobiliarias no suelen mirar. Para ellos el cliente, aunque le cobren comisión al inquilino, no es éste, sino el propietario que les da una vivienda para alquilar”.

Con esto último se abre otra arista: la de los inversionistas: “la persona que construye –teniendo en cuenta que los materiales han aumentado entre un 15 al 20 por ciento en el último mes-, siente la obligación de recuperar el capital y por eso también el valor de los alquileres se incrementa”, reflexiona Lacam. En referencia a ello, Mauro Riéffolo, del Colegio de Corredores Públicos e Inmobiliarios, contestó a una pregunta que se le formuló la semana pasada en una programa radial en referencia a cuán accesible es alquilar: “no es fácil para quien busca y los dueños también juegan con eso, para incrementar los valores”.

En definitiva y como conclusión, aunque el valor del alquiler aumente sin ajustarse al “bolsillo” de los inquilinos, más temprano que tarde, el inmueble acaba por alquilarse: “siempre aparece un cliente. Si no alquila uno, viene otro detrás”, concluyó Gabriel Moreno.

Esta realidad que vive San Rafael abre muchas aristas para ser analizadas pero, cuaquiera sea que tomemos para justificar el desequilibrio que se nos ha presentado, concluye en algo irrefutable por quien pretenda ver las cosas desde otra óptica y es que la dirigencia política viene fracasando sistemáticamente en la materia; radicales o peronistas no han encontrado la receta para que el IPV aporte respuestas mas eficientes; ¿no será la hora de repensar el IPV?

Opiniones (0)
18 de agosto de 2017 | 21:56
1
ERROR
18 de agosto de 2017 | 21:56
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial