Independiente no sumó otra copa en Japón 

Esta vez no se dio en los penales para sumar una copa: Independiente empató 2-2 y perdió en la definición contra el Jubilo Iwata la Suruga Cup. Erraron Pellerano y Báez, que se fueron llorando y golpeados como todo el Rojo. Ahora se viene la Recopa. Esta vez no. Esta vez los penales no fueron el camino a la felicidad, a la fiesta, a la alegría.

Esta vez no hubo un Tuzzio heroico, esta vez se falló en la definición (y también antes, en los 90') y la alegría fue toda japonesa. Y llegaron las caras largas, las lágrimas de algunos, del pibe Báez, de Pellerano, los dos que erraron sus tiros. Y llegaron los consuelos, las miradas perdidas en Shizuoka, donde por momentos se escuchó a la hinchada del Rojo haciendo ruido. La Suruga Bank, que podía sumar un título internacional más en las vitrinas del club para llegar a la número 16 y pelear por el reinado, para quedar a una de Boca, se voló en los penales.

Así, este Independiente de Mohamed que en diciembre festejaba gracias a los penales en la definición contra el Goiás, se quedó con las ganas de otra Copa en Japón y sufrió el festejo de los japoneses del Jubilo Iwata, que tuvieron como estrella al arquero Kawaguchi, un tipo de experiencia, de selección, que tapó dos tiros consecutivos y similares de Pellerano y de Báez (ninguno había pateado con el Goiás, el año pasado) y le dio el título a su equipo. Así, tuvo que sufrir en la cara la corrida de los nipones hacia su arquero tras el quinto penal convertido.

Mohamed y todo el Rojo tenía muchas expectativas en esta Copa, después de que la Sudamericana le abriera la puerta de jugar varias. Fue un paso en falso en Japón y ahora habrá que poner todas las pilas en la Recopa Sudamericana contra un equipo más bravo como el Inter de Porto Alegre (la ida es el miércoles que viene). Esta vez los penales fueron la pena máxima.
Opiniones (0)
21 de agosto de 2017 | 09:07
1
ERROR
21 de agosto de 2017 | 09:07
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes